08 ago 2020

Ir a contenido

Fira de Barcelona se blinda contra el covid y retomará la actividad en septiembre

Las medidas de prevención reducirán los aforos y podrían comportar el control de la temperatura de los asistentes

"La trazabilidad de la identidad y los contactos de los asistentes nos hace más seguros", asegura el director general de Fira

Guillem Tapia

El salón Alimentaria es uno de los eventos previstos para septiembre

El salón Alimentaria es uno de los eventos previstos para septiembre / FERRAN SENDRA

Tras un parón forzoso provocado por la pandemia que ya ha durado casi 4 mesesFira de Barcelona se prepara para retomar la actividad en el último cuatrimestre del año. Los planes de la institución pasan por reanudar el calendario ferial a partir del 4 de septiembre con el salón Valmont Barcelona Bridal Week, especializado en moda nupcial. Otros de los eventos que se pretenden llevar a cabo durante los últimos cuatro meses del 2020 son el Bizbarcelona, el Salón Náutico o el Smart City Expo World Congress. No obstante, el gran congreso programado para este periodo es el salón Alimentaria -debería llevarse a cabo entre el 14 y el 17 de septiembre-, el cual estaba previsto que congregara a 150.000 asistentes si se hubiera celebrado en condiciones normales.

Para garantizar que todos estos eventos se llevan a cabo con las máximas garantías de seguridad, Fira ha elaborado un protocolo de prevención. El documento ha sido el resultado de analizar 400 procesos asociados a la celebración de las ferias y para el cual se han identificado cerca de 1.000 actuaciones de mitigación posibles. Entre algunas de las principales medidas que se van a adoptar destaca la apuesta por digitalizar completamente algunas actividades propias de los eventos multitudinarios, como son la acreditación para entrar al recinto o el pago en los locales y paradas de la feria.

“La actividad de la Fira se asemeja por sus características a la de un gran centro comercial, pero contamos con la ventaja de que tenemos una mayor trazabilidad en cuanto a la identidad y contactos de los asistentes profesionales”, valora el director general de Fira Barcelona, Constantí Serrallonga. El ejecutivo también asegura que se ha realizado “un análisis pormenorizado de todas las acciones que llevan a cabo las personas que participan en los salones, y esto permitirá minimizar cualquier riesgo”.

La 'nueva normalidad' en la Fira

Todas estas medidas preventivas repercutirán inevitablemente en la forma de celebrarse de los salones. Los aforos se reducirán en general para asegurar que se puede respetar la distancia de seguridad entre los asistentes, mientras que los expositores tendrán un diseño más abierto y con superficies más fáciles de limpiar. En caso de que fuera necesario, también se contempla el control de temperatura de los asistentes mediante cámaras térmicas o equipos portátiles en los puntos de entrada.

Todas las acciones de prevención sanitaria se han recogido en un protocolo que cuenta con el aval del Hospital Clínic de Barcelona. Además, Fira de Barcelona y el centro hospitalario han firmado un acuerdo de colaboración que prevé el asesoramiento continuado por parte de la entidad sanitaria.

Temas Alimentaria