la financiación de la economía

El BCE consigue mantener bajo control la prima de riesgo española

El diferencia con el bono alemán ha caido más de 15 puntos básicos tras la últimas medidas adoptadas

El Estado consigue financiarse a un coste del 0,3%, porcentaje similar al de las emisiones del 2019

El edificio del Banco Central Europeo (BCE), en un día tormentoso en Fráncfort.

El edificio del Banco Central Europeo (BCE), en un día tormentoso en Fráncfort. / EFE / ARMANDO BABANI

3
Se lee en minutos
Max Jiménez Botías

La ampliación del programa de compra de activos (deuda) contra la pandemia (PEPP, en sus siglas en inglés) del Banco Centra Europeo (BCE), hasta los 1,3 billones de euros ha tenido un efecto claro en el coste que representa para los países miembros financiar su endeudamiento como consecuencia de la crisis sanitaria y España es uno de los estados que se han visto más beneficiado por esa política monetaria al mantener bajo control el coste de su financiación. "El PEPP ya ha demostrado ser una herramienta efectiva de política monetaria al apoyar la estabilización de los mercados y revertir las dinámicas adversas de las condiciones financieras", defendió ayer el economista jefe del BCE, Philip Lane.

El comentario ilustra que tras conocerse la decisión de ampliar el programa de compra deuda en 600.000 millones, la prima de riesgo ofrecida a los inversores en bonos españoles con vencimiento a 10 años frente a los alemanes, bajó de 90 puntos básicos, con una caída de casi el 10%.  Ayer se situó en los 83 puntos básico. Se trata de un descenso significativo si consideramos que en mayo esa referencia --indicador del riesgo de impago para los mercados-- estaba situada en torno a los 140 puntos básicos. Pero la ampliación del PEPP ha reforzado de forma generalizada la confianza en la deuda periférica, con una caída de las primas de riesgo de 30 puntos básicos en Grecia, 20 en Italia y 15 en España, prácticamente en un sola jornada.

Casi 60 puntos básicos representan un alivio extraordinario para las arcas públicas.  Sobre un volumen de deuda total de 1,2 billones de euros, que es la que Estado tiene en estos momentos, cada 10 puntos básicos suponen un coste de 1.200 millones, luego la caída registrada desde mayor supondría un coste de financiación menor de 7.200 millones. Es el cálculo más sencillo del efecto de las medidas, pero hay que considerar que ni toda la deuda emitida es a 10 años, ni su coste es igual, "por lo que se trata de un cifra orientativa", apuntan fuentes financieras.

Mayor margen de endeudamiento

De hecho, el Ministerio de Economía prefiere no hacer el cálculo, pero reconoce que las medidas permiten amortiguar el mayor margen de endeudamiento de las economías, como consecuencia de la crisis sanitaria. El Tesoro español, que tenía una previsión de endeudamiento de 30.000 millones, ha incrementado esa cifra a 130.000 millones, pero a pesar del incremento ha conseguido mantener el coste financiero en el 0,3% en las ultimas emisiones realizadas,  --"igual que el año pasado",  señalaron fuentes consultadas-- y un coste total de la deuda del 2%.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, destacó en una entrevista con Bloomberg, tras la reunión del consejo de gobierno del BCE, que el organismos"seguirá ejerciendo la flexibilidad total del programa sin considerar la clave de capital (según la participación de los bancos centrales de los estados en el capital del BCE) como una restricción". Pese a ello, Alemania es el país del que el BCE ha comprado más deuda entre abril y mayo (46.749 millones). España, con 22.392 millones es el cuarto país, por detrás de Italia (37.365 millones) y Francia (23.575 millones).

Los mercado mantuvieron ayer la buena acogida brindada a la medida, pero algunos analistas mantienen ciertas dudas sobre las medidas."Como consecuencia de la sorpresa positiva, el mercado reaccionó, al menos inicialmente, favorablemente. Pero creemos que algunos detalles podrían haberse entregado mejor. Primero, extender hasta junio del 2021 y agregar solo 600.000 millones requerirá un ritmo de compras más bajo que el necesitado recientemente u otra decisión pronto. En segundo lugar, las reinversiones de PEPP potencialmente dirigidas a un período de tiempo menor que el resto de activos (APP) no son consistentes con el largo periodo de absorción que necesita el impacto del choque del Covid-19", afirma el departamento de análisis de Bank of America, que observa cierta ambigüedad en el programa de compra del BCE, puesto que enfrentándose a las peores perspectivas de inflación a mediano.

Noticias relacionadas

El euríbor se mantiene al alza

La actual situación económica, con un abultado incremento del crédito para garantizar la liquidez también se ha dejado notar en la evolución del índice euríbor. Ese indicador, que no cuenta con el 'dopaje' del BCE sigue mostrando las tensiones en los mercados financieros. La principal referencia para fijar el tipo de interés de los préstamos hipotecarios concedidos por las entidades de crédito españolas, subió en mayo hasta el -0,081 % desde el -0,108 % del mes anterior. Tomando como referencia los últimos 12 meses, el índice registra un ascenso de 0,053 puntos, según los últimos datos del Barco de España