23 sep 2020

Ir a contenido

resultados del primer trimestre

Bankia ganó el 54% menos hasta marzo por el coronavirus

El banco reservó 125 millones extraordinarios para absorber las pérdidas que le provoque la pandemia

Sevilla descarta que España necesite un rescate europeo, pero pide unos nuevos Pactos de La Moncloa

P. Allendesalazar

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en una foto de archivo.

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en una foto de archivo. / REUTERS / JUAN MEDINA

Los bancos se preparan para encajar el golpe económico del coronavirusComo hizo el Santander en la víspera, Bankia ha anunciado este miércoles una provisión extraordinaria de 125 millones de euros para afrontar las pérdidas que le causará la pandemia y ha apuntado que seguirá engordando esa hucha a lo largo del año. Como consecuencia de ello, su beneficio del primer trimestre cayó un 54%, desde los 205 millones que obtuvo en el mismo periodo del año pasado hasta los 94 millones. Si ese efecto, la caída hubiera sido del 11,3%.

La entidad está trabajando con unas previsiones económicas similares a las del Banco de España (caída del PIB de entre el 6,8% y el 12,4% este año y recuperación de entre el 5,5% y el 8,5% en el 2021). Ese escenario le ha llevado a calcular que el coste del riesgo (provisiones a hacer sobre el total del crédito) se mantendrá en torno a los 60 puntos básicos en el año, muy por encima de los 25 puntos básicos del año pasado, ante la necesidad de hacer frente a unos impagos de clientes que crecerán y a la depreciación del valor de ciertos activos.

En una rueda de prensa a distancia, su consejero delegado, José Sevilla, ha descartado que España necesite un rescate europeo por el coste de la enfermedad para las finanzas públicas y se ha mostrado convencido de que tanto el Gobierno como la oposición "están tratando de hacer lo que consideran mejor para los ciudadanos", pero les ha exhortado a "llegar a consensos" porque "juntos es más fácil" salir de la crisis. En esta línea, les ha instado a alcanzar unos nuevos Pactos de La Moncloa: "No sé si es posible, pero es deseable llegar a acuerdos para favorecer la rápida recuperación económica de nuestro país". 

El ejecutivo, así, ha defendido que la "situación de emergencia" generada por la enfermedad va a provocar una "perdida de riqueza que hay que cubrir" con medidas que mantengan la renta de las familias y apoyen a las empresas para "no dejar a nadie atrás". En este sentido, ha pedido al Ejecutivo que "flexibilice" los ertes para favorecer que las empresas los puedan "desescalar" de forma gradual. En cuanto a la renta mínima vital, ha diferenciado entre una medida temporal y una permanente, de la que ha llamado a considerar sus efectos sobre la economía sumergida y la "aproximación" al mercado laboral de los beneficiarios.

Privatización

Sevilla también ha considerado que se podrían nacionalizar empresas de forma temporal si es necesario, pero ha afirmado que no cree que esté "sobre la mesa de nadie" convertir Bankia en un banco público de forma permanente como ha defendido tradicionalmente Unidas Podemos, una opción que los gestores del banco controlado por el Estado rechazan. En esta línea, no ha querido valorar si la situación actual hace más probable que el Gobierno fusione Bankia con otra entidad en lugar de ir vendiéndola en el mercado para avanzar en su privatización: "Ahora mismo el 'timing' para cualquiera de esas opciones es malo" por la caída de los bancos en bolsa. 

El ejecutivo ha apuntado también que el banco ha recibido ya solicitudes de empresas de créditos con aval público del ICO por valor de 7.320 millones de euros y que ya ha otorgado el 75% del cupo que le correspondió de los primeros 40.000 millones aprobados por el Gobierno. Bankia, ha explicado, está manteniendo los precios con un tipo medio del 2%, pero ha alargado a cinco años el plazo de la mayoría de los préstamos con un año de carencia, unas condiciones que ha asegurado que no hubiera podido ofrecer sin la garantía pública.

Sevilla ha mostrado comprensivo con las "quejas" de algunos colectivos empresariales, pero ha mantenido que solo se producen errores y retrasos "puntuales" y que las operaciones que rechaza son básicamente las que tratan de financiar "morosidad encubierta", como fijó el Ejecutivo. En cuanto a las solicitudes de moratorias en el pago de créditos, el banco ha recibido más de 19.400 en hipotecas y más de 14.100 en consumo. Suponen el 3% y el 2% de la cartera, pero se irán "fácilmente al doble".

El banquero, asimismo, ha descartado que la entidad vaya a cerrar el año en pérdidas, aunque ha reconocido que el beneficio "no será enorme". También ha apuntado que los consejeros ejecutivos han seguido las recomendaciones de las autoridades bancarias y han renunciado a su sueldo variable de este año. En cuanto al dividendo extraordinario que el banco se comprometió a pagar este año en el 2018 y que ha retrasado también a instancias públicas, ha asegurado que "es pronto" para adelantar si podrá pagarlo o no en el 2021. 

Temas Bankia Bancos