Medidas económicas

El FMI avala que España gaste en sanidad y apoyo social todo lo necesario

El Fondo anima al Estado a apoyar con dinero público las reducciones temporales de empleo

El organismo internacional pide frenar los abusos en la contratación temporal

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI. 

Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI.  / Reuters

5
Se lee en minutos
R. M. Sánchez / P. Allendesalazar

Tras años predicando austeridad, ha llegado la hora del gasto. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha urgido a España a tomar medidas para afrontar las "sumamente inciertas" perspectivas en que se encuentra inmersa la economía a causa del coronavirus. "El Gobierno debe dotar de recursos suficientes al sector sanitario, además de destinar un apoyo específico a los más afectados, y estas medidas temporales de carácter extraordinario deberían intensificarse según sea necesario para prevenir y contener el virus y mitigar el impacto económico", ha defendido. 

El organismo ha incluido la recomendación en la declaración sobre la economía española que ha emitido este miércoles como avance del informe definitivo anual que publicará previsiblemente a partir de mayo . La jefa de su misión a España, Andrea Schaechter, ha apuntado que el país no crecerá el 1,6% este año que el FMI calculó en enero, pero ha precisado que no revisará la estimación hasta que no desvele sus previsiones para la economía mundial en abril.

Una posible recesión, ha apuntado en una conferencia telefónica desde Washington que ha sustituido a la tradicional rueda de prensa en Madrid, no es el escenario principal "en este momento" y la experiencia apunta a que el impacto de la enfermedad debería ser "temporal". Pero, ha advertido, su institución todavía tiene que seguir la situación de cerca. "La magnitud de la ralentización dependerá del alcance y la duracion del brote, que son sumamente inciertos en este momento", afirma el documento.

Schaechter ha apuntado que la economía se está viendo afectada por dos vías: el impacto en la demanda del sector servicios, particularmente del turismo (12% del PIB), y los problemas en la cadena mundial de suministros y el comercio global. Ante esta situación, las prioridades del Gobierno, ha mantenido, deben ser garantizar que la población esté "segura y sana", mediante el refuerzo de los recursos al sistema sanitario, e impulsar apoyos específicos que permitan que las "compañías no vayan a la bancarrota y los trabajadores no pierdan su empleo". En el pasado, ha reconocido, el FMI recomendó a España reducir el déficit, pero ahora hace falta una política fiscal "flexible", que se vea acompañada de una "compromiso creíble de ajuste futuro".

Medidas de choque

El organismo con sede en Washington, así, ha planteado al Ejecutivo medidas de liquidez a las empresas afectadas para garantizar los pagos a proveedores, por ejemplo con iniciativas ya utilizadas en el pasado como las garantías públicas. Asimismo, ha aconsejado mantener la flexibilidad en el mercado laboral, para que puedan fijarse salarios y condiciones del trabajo en funcion de las necesidades de cada empresa. En esta línea, recomienda adoptar "regímenes de reducción del tiempo de trabajo" en los que el Estado "compense parcialmente la renta salarial perdida por los empleados", así como complementos públicos a los sueldos de los trabajadores que deban permanecer en cuarentena. 

El FMI parece otorgar 'barra libre' al gasto necesario para contener los efectos de la epidemia. Para el resto de las políticas se recomienda dejar actuar libremente a los "estabilizadores automáticos en apoyo de la actividad económica" (es decir, asumir la menor recaudación o el aumento del gasto en desempleo derivado de la desaceleración económica) y que que cualquier aumento adicional del gasto vaya acompañado de medidas fiscales que lo hagan sostenible. Así, el organismo ve imprescindible adoptar "medidas fiscales sostenibles" para reducir la elevada deuda pública a medio plazo y abordar "el déficit persistente" del sistema de pensiones. 

A medio plazo

En sus recomendaciones, el Fondo insiste en la necesidad de atajar la dualidad del mercado laboral y su brecha entre trabajadores con contratos indefinidos o temporales. En este sentido, se llama a profundizar en la lucha contra "al abuso de los contratos temporales" y para ello se propone "reducir los incentivos a que los trabajadores recurran en exceso a la contratacion tamporal".

Para avanzar en este objetivo, el FMI insiste en la necesidad de minimizar la diferencia entre el coste del despido de los contratos indefinidos y temporales medianta la creación de "un fondo de capitalizadión para despidos sufragado por el empleador" (lo que se conoce como 'mochila austriaca'). Según el organismo "esto reduciría la dualidad en el mercado laboral y no debería de incrementar los costes generales de despido para los empleadores ni rebajar la protección del empleo para la mayoría de los trabajadores"

Un año más, el informe vuelve a poner uno de sus acentos sobre los niveles de desigualdad y pobreza, entre los más altos de la Unión Europea, especialmente entre los jóvenes. Frente a esto, plantea una mejora de los programas de asistencia social y una ampliación de la oferta de viviendas de alquiler. En lugar de avanzar en nuevos aumentos del salario mínimo interprofesional, el FMI propone un programa de mayores incentivos fiscales para las rentas del trabajo. Además, se plantea mejorar el gasto en asistencia social, no solo con recursos adicionales, sino con una mejor gestión y diseño de los programas que pemita apoyar "a quienes más lo necesitan" y no solo, a los pensionistas.

Sector financiero

También en lo relativo al sector financiero, los técnicos del FMI llaman a estar alerta en función de la epidemia. "Los supervisores deberían seguir atentamente cualquier riesgo

para la estabilidad financiera derivado del impacto del coronavirus", se afirma. Además, ponen deberes al sistema: "Los bancos tienen que seguir dotándose de capital de alta calidad para potenciar su resiliencia ante 'shocks'. Aunque los balances de la banca han continuado fortaleciéndose, la escasa rentabilidad sigue siendo un reto en un contexto de bajos tipos de interés en la eurozona". 

Noticias relacionadas

El organismo, así, ha destacado que el nivel de capital de las entidades españolas es de los más bajos de la eurozona. Por ello, les ha instado a reforzarlo, particularmente ahora que los "nuevos riesgos reputacionales y legales pueden ejercer una presión añadida sobre la rentabilidad bancaria", les ha advertido tras las últimas sentencias sobre el IRPH hipotecario y las tarjetas 'revolving'.

El FMI también defiende que "podría considerarse eventualmente una activación preventiva" del colchón de capital anticíclico para los bancos si la evolución del crédito lo hace necesario, una posibilidad que defiende el Banco Central Europeo (BCE) pero el Banco de España ha descartado por el momento. "Ayudaría a aumentar la resiliencia de los bancos frente a los shocks, y su liberación durante una desaceleración económica debería mitigar la potencial restricción de la oferta de crédito", ha argumentado el organismo internacional.