25 oct 2020

Ir a contenido

Futuro industrial incierto

Frente común de Gobierno y Generalitat ante la crisis de Nissan

La ministra Maroto y la 'consellera' Chacón trabajan para blindar el futuro industrial de las plantas en España

Gabriel Ubieto / Sara Ledo

Imagen de archivo de una reunión entre la ’consellera’ de Empresa, Àngels Chacón (izquierda), y la ministra de Industria, Reyes Maroto (derecha).

Imagen de archivo de una reunión entre la ’consellera’ de Empresa, Àngels Chacón (izquierda), y la ministra de Industria, Reyes Maroto (derecha). / Andrea Zamorano (ACN)

La crisis que atraviesa actualmente Nissan ha provocado que Gobierno Generalitat aparquen sus diferencias y hagan frente común para garantizar el futuro de las tres plantas que la firma automovilística mantiene en España. Los equipos de la ministra de Industria, Reyes Maroto, y de la 'consellera' de Empresa, Àngels Chacón, están trabajando en un "plan de competitividad industrial" para asegurar la continuidad de las fábricas y los 25.000 empleos (entre directos e indirectos) que de estas dependen. Así lo han confirmado fuentes de ambos departamentos. Sin embargo, los sindicatos exigen "garantías" y no ser "meros espectadores" en dicha negociación.

No existe, por el momento, una mesa u órgano oficial de coordinación entre las diferentes administraciones implicadas, pues Maroto y Chacón fían la acción conjunta a la buena sintonía que rige entre ambas. "A veces las conversaciones informales y con cierta frecuencia son más eficaces que un órgano plenamente constituido", cuentan fuentes conocedoras de las conversaciones. Banderas a parte, la línea que defienden ambas en lo referente a política industrial coincide en muchos aspectos y tanto en Madrid como en Barcelona consideran "prioritario" la continuidad de las plantas de Nissan. Ambos Ejecutivos han apostado su credibilidad en ello, pues Pedro Sánchez en Davos y Chacón desde Japón publicitaron el compromiso de la firma automovilística con Zona Franca y el resto de centros.

Los sindicatos, por su parte, reconocen contactos informales con ambas administraciones y ven con buenos ojos dicha sintonía, pero exigen "garantías, no declaraciones"; afirma el secretario de políticas sectoriales de CCOO de Catalunya, Carlos del Barrio. Desde el Departament de Empresa exhiben el plan de apoyo al sector de la movilidad y la automoción que incluyen los nuevos presupuestos. Este viene dotado de 2,7 millones de euros, para incentivar la modernización de plantas y desplegar una red de puntos de carga para vehículos eléctricos.

Negociaciones a corto y largo plazo

A nivel estatal, desde UGT-FICA andan "preocupados" por la ausencia de una mesa ("o como quieran llamarle") a la que se sienten todos los actores implicados para abordar el futuro industrial de Nissan. Así lo expresa el secretario del sector de la automoción y trabajador de Nissan, Jordi Carmona. "No vamos a consentir que se nos trate como a meros espectadores", afirma.

Las conversaciones para asegurar la viabilidad de las plantas de Nissan y la industria de complementos que vive en torno a las mismas pivotan sobre dos ejes. En el corto, administraciones y sindicatos reclaman producciones que corten la pérdida progresiva de actividad que acumula Nissan en España durante los últimos años. Y, en el largo, un plan estratégico que ofrezca garantías para abordar la transición energética que tiene por delante todo el sector del automóvil.