21 feb 2020

Ir a contenido

Foro Económico Mundial

Sánchez vende su agenda digital y climática a los inversores de Davos

El presidente renueva su compromiso de reducir el déficit y la deuda pública

El Gobierno mantiene sus planes de una tasa digital propia si no se logra un acuerdo europeo o mundial

Rosa María Sánchez

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención ante el salón plenario del Foro de Davos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su intervención ante el salón plenario del Foro de Davos.

El presidente Pedro Sánchez, ha comparecido este miércoles ante el salón plenario del Foro Económico Mundial (WEF por su sigla en inglés) de Davos (Suiza) para explicar que el nuevo Ejecutivo de coalición con Unidas Podemos "no será un Gobierno que se quede de brazos cruzados, ni un mero observador, sino que va a actuar" para llevar a cabo su programa que incluye una ambiciosa agenda de desarrollo tecnológico y de transición ecológica.

Ante un auditorio en el que estaban presentes un par de centenares de personas, Sánchez ha presentado la agenda económica y política del nuevo Ejecutivo y sus planes para reducir en un 20% la emisión de gases de efecto invernadero en el horizonte del 2030 y alcanzar la neutralidad en el 2050. Para ello se prevé una inversión pública y privada de hasta 236.000 millones en una década y la creación de hasta 364.000 nuevos empleos relacionados con la transición energética.

Transición energética

Las  vicepresidentas de Economía, Nadia Calviño, y de Transición Ecológica, Teresa Ribera, que acompañan al presidente en su viaje a Davos, estaban presentes en el auditorio junto con una decena de representantes de mutinacionales españolas que también asisten al Foro Económico. Entre ellos, Ana Botín (Santander), Carlos Torres (BBVA), José Manuel Entrecanales (Acciona), Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola) o Iosu Jon Imaz (Repsol), José Vicente de los Mozos (Renault), Francisco Reynés (Naturgy) o Rafael del Pino (Ferrovial).

"Somos el primer país del mundo en haber diseñado una estrategia de transición justa", ha dicho el presidente un día después de que el segundo Consejo de Ministros ordinario del nuevo Ejecutivo haya aprobado (este martes) la declaración de "emergencia climática" y un plan de acción.

"Rigor fiscal"

El presidente ha reiterado su compromiso con "el rigor fiscal" y con la reducción del déficit y la deuda pública. Según el presidente, este elemento "generará sin duda alguna mayor confianza entre los agentes económicos y permitirá al Gobierno más posibilidades de acción e inversiones futuras".

Sánchez también se ha referido al objetivo de "justicia fiscal" que busca el nuevo Gobierno, pero no ha detallado sus planes para lograr una mayor contribución de las rentas más altas ni sobre la puesta en marcha de una nueva tasa digital.

No se renuncia a la tasa digital

Ha sido la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien, en un encuentro previo con los medios de comunicación españoles presentes en Davos, ha explicado que el Ejecutivo esperará a ver si desde la OCDE o la Unión Europea se avanzará en una acción coordinada para aplicar un nuevo gravamen sobre determinadas actividades digitales. En todo caso, el Gobierno no renuncia a aprobar su propia tasa digital si no se alcanza un acuerdo internacional, ha dicho la ministra Calviño

En medio de reuniones en Davos del presidente del Gobierno con representantes de Google, Amazon o Apple, la presidenta Calviño ha señalado que en ninguna de ellas los emrpesarios han planteado inquietud al Gobierno por la eventualidad de una nueva tasa digital.

El presidente también se ha reunido con representantes de Renault y de Arcelor Mittal, así como de bancos y fondos de inversión y en ningún caso --según Calviño-- se ha percibido "preocupación" por la coalición del PSOE con Unidas Podemos. "En todo caso, lo que hay es curiosidad" , ha añadido.

Según la vicepresidenta, en sus encuentros con empresarios Sánchez está transmitiendo "un mensaje de confianza en la economía española" y de apoyo a las prioridades de la agenda política del Gobierno, centrada en la digitalización y la transición ecológica.