Ir a contenido

MUESTRA EN EL PUERTO DE BARCELONA

Náutica sostenible de fondo

El Salón Náutico abre sus puertas en Barcelona con récord de embarcaciones y lujo a flote hasta el domingo

Eduardo López Alonso

Aspecto general del Salón Náutico. 

Aspecto general del Salón Náutico.  / MANU MITRU

Los vientos de sostenibilidad ganan protagonismo en el Salón Náutico de Barcelona, que abrió este miércoles sus puertas en los muelles de la ciudad con récord de embarcaciones expuestas, un total de 700 (un 9 % más que en la edición anterior). Vela y motores fueraborda de nuevas hechuras ganan peso en un sector que requiere congraciarse con el entorno y en el que la revolución eléctrica empieza a dejarse ver.

Pese a que el presidente del certamen, Luis Conde, mantiene que "navegar no es caro" lo cierto es que el escaparate del Salón Náutico deja boquiabiertos a los visitantes con ofertas que no permiten compras impulsivas. Flotan en aguas calmas de Barcelona objetos de deseo, solo vistos en catálogos, a precio de apartamento de lujo o mansión y tecnología puntera. Pero lo más destacable para Conde es que el Salón Náutico "ha querido ser el primero en tomar el timón de la sostenibilidad", que más allá de decálogos desea impulsar la conciencia de que la náutica puede contribuir a la economía con valores acordes a los tiempos. El sector emplea a unas 9.000 personas en Catalunya.

El Salón Náutico que se celebra hasta el 13 de octubre tiene en los muelles sus mayores atractivos y da muestras ya de limitaciones entre los abarloados . Mientras las embarcaciones brillan, en los muelles existe menos espacio que el necesario para hacer de la feria un encuentro de masas. Pero el ambiente fue en el día de la inauguración innegable y la organización espera unos 55.000 visitantes, cifra respetable en ocios de minorías.

Posibles compradores en el Salón Náutico. /efe

La presente edición está enfocada a la sostenibilidad, con el objetivo de concienciar a los amantes de los deportes náuticos y la navegación sobre el respeto al medio ambiente. Energía solar y motores eléctricos ganan peso. Los fueraborda de altas cilindradas se convierten en soluciones de motorización con cada vez más éxito al moderar consumos y especialmente mantenimientos. Generadores eólicos, placas solares, sistemas electrónicos de geolocalización, aplicaciones domóticas y materiales de construcción se conjuran en las embarcaciones modernas para lastrar menos al medio ambiente.

Pero el alarde tecnológico sigue teniendo precios elevados. Un velero de alto nivel, 16 metros de eslora y acabados acordes con los tiempos, coquetea fácilmente con el millón de euros. Y en el puerto de Barcelona hay algunos ejemplos estos días que superan esa barrera psicológica. 

Pero también es cierto que existen otras alternativas para el disfrute del mar con presupuestos ajustados, desde la tabla de padelsurf hinchable a pequeñas embarcaciones neumáticas. El salón náutico aglutina en su cita de Barcelona todas esas vías de acceso, convirtiéndose cada año en la única oportunidad de acercar al público la oferta existente en un único espacio. En este contexto, el Salón Náutico presenta una amplia serie de propuestas sostenibles, como la presencia de varios barcos solares o híbridos en sus muelles, y organiza diversas jornadas de debate sobre el impacto de la actividad náutica y las alternativas para minimizar el vertido de residuos en los mares y los océanos. El Salón Náutico está hoy por hoy en un resguardado aber y dibuja en sus cartas de navegación nuevas singladuras a la espera de mareas favorables y corrientes de densidad favorables.