circulación de monedas

El número de billetes falsos de euros se reduce en el primer semestre

El Banco Central Europeo ha retirado de la circulación 251.000 billetes ilegales

Fajos de billetes de euro.

Fajos de billetes de euro. / ANDREA COMAS (REUTERS)

1
Se lee en minutos
El Periódico

En el primer semestre de 2019 se retiraron de la circulación unos 251.000 billetes falsos en euros, lo que supone un descenso del 4,2% respecto al segundo semestre del 2018 y un 16,6 % menos que en el primer semestre de 2018, según datos del Banco Central Europeo (BCE) para quien la probabilidad de recibir un billete falso es remota, "ya que su número sigue siendo muy bajo en comparación con el de los billetes auténticos en circulación, que ha aumentado ininterrumpidamente a ritmos superiores al del crecimiento del PIB desde la introducción del euro".

En el 2018, el número y el importe de los billetes en euros en circulación aumentaron en torno a un 5,6% y un 5,2%, respectivamente. Actualmente, el número de billetes en euros en circulación asciende a más de 22.000 millones y su importe total supera los 1,2 billones de euros.

La mayoría de los billetes falsos (el 97,2%) se encontraron en los países de la zona del euro y el resto, en Estados miembros de la UE no pertenecientes a la zona del euro (2,1%) o en otros lugares del mundo (0,7%).

Prestar atención a los billetes

Desde que se emitió la primera serie de billetes en euros, el Eurosistema, formado por el Banco Central Europeo y los 19 bancos centrales nacionales de la zona del euro, recomienda a los ciudadanos que presten atención a los billetes que reciben. Señala que se puede comprobar la autenticidad de sus billetes utilizando el sencillo método «toque, mire y gire» descrito en la sección «El €uro» del sitio web del BCE y

Noticias relacionadas

en los sitios web de los bancos centrales nacionales.

Asimsimo, piede que si se recibe un billete sospechoso, debe compararse con uno que sepa que es auténtico. Si la sospecha se confirma, se recomienda dirigirse a la policía o, cuando la práctica nacional lo permita, a su banco central nacional u oficina bancaria.