29 oct 2020

Ir a contenido

Conflicto aeroportuario

UGT y USO convocan huelga en Semana Santa en el sector del 'handling'

Ambos sindicatos registran la convocatoria de paro que amenaza a los aeropuertos en plena la Semana Santa

Sara Ledo / Gabriel Ubieto

Control de pasajeros en la Terminal 1 del aeropuerto de Barcelona.

Control de pasajeros en la Terminal 1 del aeropuerto de Barcelona. / DANNY CAMINAL

El acuerdo colectivo que estaban cerrando los sindicatos UGT, CCOO y USO con la patronal del sector del 'handling', Aseata, ha vuelto a encallar y dos de los tres sindicatos –UGT y USO- han decidido convocar una huelga para los próximos 21 y 24 de abril, en plena Semana Santa, según fuentes de USO. Este jueves ambos sindicatos han presentado la demanda de mediación en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) previa a la celebración del paro en un sector que engloba a 60.000 trabajadores en España que prestan servicios de asistencia a aviones y pasajeros en diferentes empresas.

El 'quid' de la cuestión reside en una cláusula introducida por la patronal en la negociación del IV convenio sectorial para regular al personal subrogado. En julio de este año la patronal del sector y los sindicatos alcanzaron un acuerdo que incluía la regulación de las normas y garantías en la subrogación de los empleados ante un eventual cambio de empresa contratante puesto que el servicio de 'handling' suele cambiar constantemente de empresas.

Sin embargo, las negociaciones se tensaron este miércoles debido al redactado final de dicha cláusula. Aseata considera "innegociable" limitar las garantías de subrogación acordadas en el convenio que se está negociando a "futuras" subrogaciones. UGT y USO no han aceptado dicha condición y exigen un efecto retroactivo, es decir, actualizar las condiciones de los vigentes servicios según los mínimos pactados en el convenio que se está cerrando. "Hacer extendible eso a lo firmado anteriormente podría desencadenar una ola de demandas incontrolable", afirma el presidente de Aseata, Ángel Gallego. CCOO coincide, en este sentido, con la patronal del sector.

UGT y USO creen que "coarta los derechos" de los empleados, tanto de aquellos trabajadores que ya han sido subrogados como los que, en un futuro,  pudiesen verse afectados por un proceso de este tipo. Los primeros porque verían lesionados su derecho a la reclamación individual por la vía judicial de sus garantías económicas, y los segundos, porque si no hubiesen solucionado el derecho a sus percepciones anteriores, no podrían hacer uso de las nuevas garantías.  

Un problema que viene de largo

El conflicto del 'handling' lleva un tiempo enconado. El III Convenio Colectivo agotó su vigencia el 31 de diciembre de 2015 y desde entonces los cuatro actores principales de esta historia –patronal y sindicatos- han intentado negociar sin ningún éxito uno nuevo. En julio se rompieron las negociaciones y los sindicatos iniciaron los preparativos de huelga que, posteriormente desconvocaron, y en octubre se volvió a repetir un escenario similar. "Es un convenio complejo y de mucho calado, por eso estamos tardando tanto. Por eso queremos darle una vigencia de seis años al próximo", explica Gallego.

El 20 de julio en el Servicio de Intermediación y Arbitraje (SIMA) los sindicatos decidieron desconvocar la huelga a cambio de incluir en el convenio las condiciones que hoy reclaman: en caso de subrogación complementos salariales como el plus de fijo a tiempo parcial, plus de jornada irregular, flexibilidad, disponibilidad y turnos se incluirían en el salario bruto, es decir, pasarían a ser conceptos fijos. Así como el mantenimiento de las percepciones económicas que vinieran percibiendo en la empresa cedente, en caso de ser superiores a los que correspondieran en la empresa cesionaria.