Ir a contenido

novedad salarial

El Santander crea una remuneración variable ligada a la transformación digital

Un máximo de 250 ejecutivos podrán recibir hasta 30 millones si cumplen los objetivos

P. A.

La sede central del Banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte.

La sede central del Banco Santander, en la localidad madrileña de Boadilla del Monte. / DAVID CASTRO

El Santander ha anunciado este lunes la puesta en marcha de una novedosa remuneración variable para su cúpula directiva ligada de forma específica a objetivos tecnológicos. "La finalidad del Incentivo Digital es atraer y retener el talento necesario para avanzar, acelerar y profundizar en la transformación digital", ha argumentado en el orden del día de su próxima junta de accionistas, que se celebrará el 12 de abril.

El 'bonus' beneficiará a un máximo de 250 ejecutivos con un importe tope de 30 millones de euros. "Con este programa, el Grupo Santander ofrece un elemento de remuneración que es competitivo con los sistemas de remuneración ofrecidos por otros operadores del mercado que compiten por el talento digital", ha argumentado.

El cobro estará ligado este año al éxito en cinco proyectos concretos. Se trata del lanzamiento de una plataforma global de servicios de comercio y otra plataforma global de servicios a comerciantes; la migración de Openbank, como banco digital del grupo, a una plataforma de nueva generación y su lanzamiento en tres nuevos países; la extensión de la iniciativa 'SuperDigital' de Brasil al menos a otro país; y el lanzamiento de la aplicación para pagos internacionales basada en tecnología 'blockchain' a nuevos clientes ajenos al banco.

Acciones y derechos

A principios del 2020, el consejo de administración determinará, a propuesta de su comisión de remuneraciones, el grado de cumplimiento de los objetivos fijados. El pago se hará en acciones del banco y opciones gratuitas de compra de acciones durante 10 años, al 50%. Se abonará entre tres y cinco años después, según el grado de responsabilidad del directivo.

"El diferimiento impulsa el fomento de la creación de valor a largo plazo para la acción", ha argumentado el banco. Como también es ya habitual, los desembolsos están condicionados a cláusulas de reducción y recuperación de las cantidades a posteriori ('malus' y 'clawback') y a la permanencia en el grupo.

Compensación máxima

El Santander también ha limitado a 40 millones de euros hasta abril del 2020 el dinero que podrá pagar a directivos que fiche para compensarles por las remuneraciones diferidas que dejarán de cobrar en sus empresas por pasarse al banco. Recientemente, el grupo dio marcha atrás en la incorporación de Andrea Orcel como consejero delegado por considerar excesivos los más de 50 millones que iba a tener que abonarle por este concepto.

Por otra parte, el banco ha fijado otros dos incentivos variables tradicionales, a parte del digital. El primero beneficará a los 300 principales ejecutivos del grupo y el segundo a los 1.200 siguientes. Se pagará en en efectivo y acciones, una parte en el 2020 (entre un 40% y un 60%) y otra durante un periodo de tres o cinco años posterior, según corresponda en función del perfil del beneficiario. El pago variable estará limitado al 100% del salario fijo, salvo en algunos casos concretos donde podrá llegar al 200%.