Ir a contenido

Armnisticio sindical

CCOO y UGT firman la paz y el nuevo convenio del textil

Los sindicatos llegan a un acuerdo 'in extremis' entre ellos que evita la judicialización del conflicto

Gabriel Ubieto

Concentración de delegados de CCOO frente a una tienda de Zara con motivo del conflicto sindical por el nuevo convenio del textil.

Concentración de delegados de CCOO frente a una tienda de Zara con motivo del conflicto sindical por el nuevo convenio del textil. / El Periódico (Archivo)

CCOO UGT han llegado a un acuerdo 'in extremis' este martes en el campo del textil y los trabajadores del sector tendrán nuevo convenio de eficacia general. El cese de hostilidades se ha producido a las mismas puertas del juzgado, donde CCOO había llevado con una denuncia a UGT tras pactar esta central un nuevo convenio con la patronal. Finalmente ambas centrales han llegado a un acuerdo, evitado el juicio y recuperado la "paz social", tal como describe el comunicado conjunto emitido por las partes.

El textil había sido hasta ahora el escenario de una guerra civil sindical durante los últimos meses. El pasado verano, UGT rubricó un acuerdo con las patronales del sector del que CCOO se desmarcó. El punto de la discordia era la interpretación de una de las principales reivindicaciones del IV Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva que ambas centrales habían cerrado ese mismo verano con la CEOE: ningún sueldo por debajo de 14.000 euros anuales.

UGT, minoritaria en el textil, firmó unas condiciones que dejaban todas las categorías con una masa salarial sobre esa cifra. Esa masa salarial contempla salario base más complementos, como las horas extras o la antigüedad. Es en ese matiz donde CCOO, mayoritaria, veía la diferencia, ya que ellos abogaban por los 14.000 euros del salario base. Ambas centrales contraponen cifras de entre 36.000 y 3.600 personas las afectadas. El rechazo de CCOO provocó que el convenio pactado fuera de eficacia limitada, es decir, únicamente podían acogerse a él los trabajadores que voluntaria y expresamente lo solicitaran. Tras el pacto de este martes, las condiciones pactadas imperan para todos los empleados.

Las diferencias escalaron desde reproches contundentes entre centrales hasta tres reuniones de medicación fallidas previas al juicio de este martes, que finalmente no se ha celebrado debido al acuerdo 'in extremis'. Tal como han afirmado fuentes de ambos sindicatos, el texto del convenio pactado por UGT se mantiene intacto, aunque se añade una cláusula que especificaba que al final del mismo, es decir, a 1 de enero del 2021, las partes adquieren el compromiso de que ningún salario estará por debajo de esos 14.000 euros.