Ir a contenido

Reunión ministerial del G20

La OCDE pide a España menor fiscalidad para los sueldos bajos

La organización económica denuncia el mayor nivel de desigualdad en la sociedad española

El organismo aboga por mejorar el acceso a la educación profesional y superior

Rosa María Sánchez

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, el pasado 12 de marzo en ciudad de México.

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, el pasado 12 de marzo en ciudad de México. / EFE/ Mario Guzman

La organización de países desarrollados OCDE abogó este lunes por una redistribución más equitativa del crecimiento en la economía mundial, en general, y en la española, en particular. "Cabe esperar que el estancamiento en el nivel de vida que ha padecido un importante porcentaje de la población en muchos países de la OCDE esté llegando a su fin", señaló Álvaro Pereira, economista jefe en funciones de la OCDE, en la presentación del informe provisional 'Apuesta por el crecimiento 2018'. El informe fue presentado durante la jornada inaugural de la cumbre que celebran en Buenos Aires los ministros de Finanzas y los bancos centrales de los países del G-20.

"Las mejoras observadas en los mercados laborales no se han traducido aún en un incremento salarial importante de carácter general", lamentó Álvaro Pererira. En particular, la OCDE recomienda a España rebajar más la fiscalidad de las personas con bajos salarios y reducir la dualidad entre trabajadores fijos y temporales con "una mayor convergencia" de los costes por despido de unos y otros. En el capítulo sobre España del informe presentado en la capital argentina se subraya que la desigualdad es superior a la media de los países miembros de la OCDE, por "el descenso del porcentaje de ingresos que se destina a los segmentos más pobres de la población" y por la acumulación de "varios años consecutivos de moderación salarial".

Recomendaciones a España

Para hacer frente a esta situación en la sociedad española la OCDE recomienda "favorecer la eficacia y la progresividad del sistema tributario", reduciendo "aún más" la presión fiscal sobre los trabajadores con salarios más bajos. También se plantea la eliminación "gradual" de las exenciones fiscales en el IRPF, el IVA, el impuesto de sociedades y los medioambientales. En particular, sobre estos últimos, la OCDE plantea incrementar los impuestos al gasóleo "como mínimo" hasta el mismo nivel con que se grava la gasolina.

Facilitar el acceso a la educación superior y profesional, ampliar los programas de educación dual y "velar por que los empresarios tengan un mayor peso en el diseño de los programas de esudios y la formación de sus alumnos" es otro bloque de recomendaciones sobre España en el que incide la OCDE.

Además, se aboga por reducir las barreras de entrada en el sector servicios "disminuyendo el número de profesiones para cuyo ejercicio se exija pertenecer a un colegio profesional", así como por rebajar las barreras regulatorias de entrada en el sector del transporte marítimo y ferroviario y por acelerar la adaptación sectorial de la ley de unidad de mercado y su plena aplicación a todas las actividades económicas.

Lentitud en las reformas

En general, el tono del informe presentado por la OCDE en la reunión de los minisros de Finanzas y banqueros centrales del G20 supone un toque de atención para una mayor redistribución de la recuperación económica en el mundo. El informe parte de la base de que esta recuperación constituye "una oportunidad" para avanzar en "un crecimiento sólido, verde y más inclusivo".

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, puso el acento en la parte del informe que alude a la ralentización en los procesos de reformas en las economías avanzadas. "En los diferentes países del G20, han sido escasas y aisladas las reformas de calado destinadas a impulsar la productividad y reducir el grado en que nuestras economías dependen de los estímulos generados por la política macroeconómica", denunció. 

En concreto, la OCDE aboga por reformas en los ámbitos laboral, educativo y del marco institucional de la actividad económica. "Se trata de reformas difíciles, pero gracias a que el crecimiento vuelve a ser fuerte, existen muchas más posibilidades de que den sus frutos con mayor rapidez", apuntó Gurría.

Nuevo proyecto de Presupuestos, el día 27

El Gobierno de Mariano Rajoy prevé aprobar el 27 de marzo el proyecto de Presupuestos del Estado para el 2018 que, entre otras cuestiones, prevé incluir la rebaja fiscal para sueldos de hasta 17.000 euros anuales pactada con Ciudadanos. Fuentes del PP confirmaron este lunes la intención de presentar el proyecto en el Congreso el 3 de abril. El debate de las emmiendas de totalidad que presente la oposición podría celebrarse el 25 y 26 de abril, informa Pilar Santos.

El PP aún no cuenta con los apoyos que garanticen la aprobación final del proyecto de ley. Pero confía en lograr el voto del PNV antes de final de mayo, cuando se haría imprescindible el respaldo de la mitad más uno de los votos para el primer dictamen.  

0 Comentarios
cargando