Ir a contenido

energía

Facua denuncia que la luz ha subido más de 10 euros en los últimos cuatro meses

La asociación de consumidores critica el bono social y el marco legal que beneficia más a las compañías eléctricas

La luz de una bombilla.

La luz de una bombilla.

La factura eléctrica se ha encarecido un 3,2% en los primeros 25 días de diciembre, lo que sitúa el recibo en 81,87 euros, 10,05 euros por encima de la factura de agosto, según ha denunciado este martes Facua-Consumidores en Acción. La asociación advierte de que con diciembre serán siete los meses en los que habrá subido el recibo en el 2017, frente a dos en los que no hubo prácticamente variación y tres en los que se produjeron bajadas.

Las subidas

En noviembre la subida para el usuario medio fue del 2,7 %, en octubre el 7,2 % y en septiembre del 0,4 %, después de que en agosto quedase congelado. En julio bajó el 0,8 %, en junio subió un 1,2 % y en mayo otro 0,8 %, después de que en abril no hubiese prácticamente variación mensual, mientras que en marzo se produjo una bajada del 6,8 % y en febrero otra del 13,3 % y en enero subió un 9,4 %.

Pasividad

La asociación critica la "pasividad" del Gobierno ante la "injustificada" carestía del recibo de la luz que sufren los usuarios, víctimas de un oligopolio que en lugar de competir, especula con las tarifas. Facua ha insistido en reclamar la bajada del IVA de la electricidad y la intervención del sector, para sea el Ejecutivo el que fije periódicamente una tarifa asequible.

Facua critica el nuevo bono social energético y lamenta que el Gobierno "siga plegado a las eléctricas y no actúe en defensa de los intereses de los usuarios". La asociación denuncia en una nota que este está siendo otro invierno especialmente duro para las familias con menos recursos económicos, "que un año más se están privando del uso de la calefacción o sufriendo cortes por su falta de capacidad de pago, dada la ausencia de medidas efectivas" para paliar la pobreza energética.

Bono social

Ha criticado que el nuevo bono social puesto en marcha por el Ejecutivo "es aún peor" que el anterior, dado que pueden acogerse a él menos familias y representa descuentos muy inferiores.