Ir a contenido

INFLUENCIA DE TRUMP

EEUU evita que el G20 se pronuncie contra el proteccionismo

El acuerdo entre las principales economías mundiales también obvia su compromiso con el Acuerdo de París contra el cambio climático

Carles Planas Bou

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, en la conferencia del G20. 

El secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, en la conferencia del G20.  / RONALD WITTEK (EFE)

Había muchas expectativas puestas en la primera reunión entre las 20 potencias económicas del mundo industrializado y parece que Donald Trump se ha salido con la suya. El encuentro del G20 que se ha celebrado este viernes y sábado en la ciudad alemana de Baden-Baden ha concluido sin que los ministros de Economía hayan pedido reforzar el comercio libre ni “resistir todas las formas de proteccionismo”. A pesar de que este ha sido el dogma que han seguido en los últimos años, la llegada del republicano a la Casa Blanca ha cambiado las cosas.

La falta de este capítulo supone una concesión temporal al “América primero” que ha esgrimido Trump desde el inicio de su campaña electoral para poder así firmar un informe final común. A diferencia de todos sus antecesores, el presidente estadounidense ha dado la espalda a grandes acuerdos de libre comercio como el controvertido TTIP y ha amenazado con multar a las empresas nacionales que fabriquen sus productos fuera de los Estados Unidos e imponer nuevas tasas sobre las importaciones. Así, el secretario del Tesoro Steven Mnuchin tampoco ha descartado pedir la renegociación de la Organización Mundial del Comercio (OMU). La influencia del gabinete negacionista de Trump también ha forzado al G20 a obviar en el documento el compromiso de las potencias más contaminantes del mundo con el histórico Acuerdo de París del 2015 para frenar el cambio climático.

A pesar de que ese giro proteccionista y nacionalista ha disgustado a la Unión Europea (UE) el ministro de Finanzas alemán Wolfgang Schäuble, padre de la ortodoxia fiscal, ha pedido en este encuentro a puerta cerrada con los principales bancos mundiales comprensión ante la falta de consenso que muchos han visto con decepción. Este viernes el presidente del Bundesbank Jens Weidmann ya advirtió a los estadounidenses que apostar por la “desregulación para estimular la economía puede tener un efecto contrario”.

En el documento que recoge las primeras conclusiones de las negociaciones si se incluye la voluntad de trabajar “para fortalecer la contribución del comercio” mundial así como “reducir la desigualdad” mientras se impulsa el crecimiento económico. A pesar de esas promesas, varios informes apuntan que tras el impacto de las crisis financiera global la brecha social entre ricos y pobres se ha incrementado beneficiando solo a las elites y grandes empresas.

0 Comentarios
cargando