MWC 2016

Récord del Mobile World Congress, pese a todo

El Mobile World Congress cierra este jueves una edición marcada por la huelga pero con un nuevo máximo de participantes

Colau asegura que "en ningún momento" la GSMA ha cuestionado la continuidad en Barcelona de la feria

Participantes en el Mobile Word Congress.

Participantes en el Mobile Word Congress. / ALBERT BERTRAN

Se lee en minutos

El Mobile World Congress (MWC), la mayor feria de telefonía y movilidad del mundo, cerrará este jueves en Barcelona con un nuevo récord de asistentes, por encima de los 95.000 que esperaba la organización. Pero esta 11ª edición del congreso en la ciudad no será recordada solo por ese máximo de congresistas, sino también por los problemas de movilidad (traslados) derivados de la huelga en el transporte público (TMB), que han irritado a la organización y puesto en peligro la hasta ahora excelente relación entre la GSMA, organizadora de la feria, y todas las entidades e instituciones locales que hacen posible el MWC.

La GSMA dará a conocer este jueves el balance final, donde revelará previsiblemente un nuevo récord de asistentes. Todo apunta a ello: según diversas fuentes, el número de inscritos antes del inicio de la feria era superior a los del año pasado (hay una parte que se registra in situ); y tanto el lunes como el martes, pese a los paros, se superó el número de visitas en el recinto de Gran Via respecto del 2015. Otro de los indicadores de la mayor asistencia han sido los visitantes al congreso de start-ups 4YFN, paralelo al MWC, que ha cerrado este miércoles su  tercera edición con récord de 12.500 asistentes, más que los 8.000 de la pasada edición y los 12.000 que esperaba la Mobile World Capital, organizadora de esta feria.

MAYOR ÉXITO

En los expositores también se ha notado “una mayor actividad, sobre todo los dos primeros días”, han explicado por ejemplo en el estand de España, que acoge unas 60 empresas del sector mobile; y también en Intel, que han notado un “incremento de las visitas a las demostraciones”. La impresión en los pabellones ha sido de lleno total. “Es la de mayor éxito de las celebradas hasta ahora”, ha destacado este miércoles la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha agregado que está siendo "de éxito en todas sus jornadas" tanto por asistentes como por contactos.

Las claves de la noticia

  • Impacto económico de 460 millones La GSMA preveía que el impacto económico del congreso en la economía local sería de unos 460 millones de euros, récord hasta la fecha. La mayor asistencia supone un incremento de ese retorno. Además, se han creado unos 13.000 empleos temporales gracias a esta cita.
  • Entre 7 y 10 millones de negocio Las empresas catalanas presentes en el estand de Catalunya del Mobile World Congress generan entre 7 y 10 millones de euros de negocio durante todo el año gracias a los contactos hechos durante la feria. Este año, las firmas presentes han mantenido más de 4.500 reuniones.
  • Más que solo cuatro días  Aunque el Mobile World Congress dura oficialmente del lunes al jueves, el impacto en la feria va mucho más allá: las empresas organizan presentaciones tanto el sábado como el domingo previo, y muchos directivos aprovechan para pasar unos días en la ciudad acabado el congreso.

Las razones del récord de asistencia del MWC son diversas: es la feria líder del sector de la movilidad, pues ha mutado de centrarse solo en el móvil a abrir su foco a otros wearables y dispositivos (este año la realidad virtual ha sido muy protagonista); y tiene el apoyo tanto de las grandes operadores de telecomunicaciones como de los gigantes de la tecnología (excepto uno, Apple, que no acude a ferias). Pero si algo había destacado la propia GSMA como razones del crecimiento de esta feria era la perfecta unión con la ciudad, autoridades e instituciones.

Este año, sin embargo, esa unión se ha resquebrajado por la huelga convocada por los trabajadores de TMB tanto en el metro como en el autobús (días alternos), que ha tensado la situación sobremanera. La GSMA confió hasta el último momento en que se solventaría el conflicto (había experiencia: en los últimos cinco años, en cuatro había habido amenazas de huelga), pero al final no fue así. Y eso molestó a la organización, y mucho. Tanto que el consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, máximo responsable de la feria y cara visible de esta cita, no acudió a la visita oficial que todos los años inaugura el encuentro. "Estoy muy decepcionado", aseguró Hoffman en declaraciones a EL PERIÓDICO el mismo lunes.

Te puede interesar

La huelga marcó el inicio de la feria. La GSMA diseñó y puso en marcha un plan de transporte alternativo para evitar problemas, y pese a los paros en el metro, el lunes fue una jornada relativamente normal, según aseguró un miembro de la organización el lunes a este diario. El martes, en cambio, la circulación en plaza de España empeoró (más de la mitad de los asistentes usa la carretera para llegar al MWC).

El enfado de Hoffman podría tener consecuencias, no en vano una de las cláusulas del contrato que tiene la GSMA con Barcelona hasta el 2023 cita expresamente que se debe garantizar la movilidad. Ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, reiteró que su Gobierno va a intentar atraer el MWC hacia Madrid. Pero Colau ha salido al paso este miércoles: ha replicado que “en ningún momento" la GSMA ha cuestionado la continuidad en Barcelona de esta cita hasta el 2023. “No hay motivos para decir que el MWC en Barcelona pueda peligrar, sino, al contrario, se ha consolidado", ha subrayado la alcaldesa, que ha destacado que la relación con Hoffman y la dirección ha sido "muy fluida", "se ha mantenido en todo momento el contacto y (Hoffman) lo ha agradecido". Ayer, Hoffman paseó por el MWC, donde coincidió con el expresident de la Generalitat, Artur Mas, y con el futbolista Gerard Piqué.