Ir a contenido

CAMBIOS EN UNA TECNOLÓGICA

Abril-Martorell, presidente de Indra tras la entrada de Telefónica

Las acciones de la compañía suben un 19,15% en la bolsa después del relevo

El consejo de administración de Indra aprobó por «unanimidad» el nombramiento de Fernando Abril-Martorell como nuevo presidente en sustitución de Javier Monzón. El cambio de presidente se produce un día después de que trascendiera la entrada de Telefónica en el núcleo duro de la tecnológica con la toma de un 6,2% del capital y el cambio de rumbo que deseaba la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), el principal accionista de la compañía.

Monzón asumirá la presidencia de honor «en reconocimiento a su contribución» a la multinacional tecnológica durante los más de 22 años al frente de la misma, según comunicado remitido por la empresa a la Comisión Nacional del Mercados de Valores (CNMV).

Monzón era presidente de Indra desde la creación de la compañía en 1993, fruto de la fusión de cuatro sociedades -Inisel, Ceselsa, Eritel y Disel- de capital español dedicadas al sector de la electrónica, la informática y las comunicaciones.

Abril-Martorell, que fue consejero delegado de Prisa hasta octubre de 2014, cuenta con el respaldo de Telefónica, en la que también desempeñó el cargo de consejero delegado durante la primera etapa de la presidencia de César Alierta, así como del resto de miembros del núcleo estable, formado por la SEPI, con un 20% del capital, y de Corporación Financiera Alba, con un 10%.

El nuevo presidente de Indra ha sido designado consejero para cubrir la vacante tras la dimisión del consejero Casa Grande de Cartagena el pasado 31 de julio. Además, Abril-Martorell será presidente del consejo de administración y de la comisión de estrategia, con el carácter de consejero ejecutivo.

Los motivos

Las acciones de Indra se dispararon casi un 20% (19,15%) en bolsa aupadas por el desembarco de Telefónica en su accionariado, que desde el mercado han traducido como un puntal que refuerza la estabilidad a la vez que su «españolidad».

En el 2014, el Ministerio de Defensa, que controla los derechos de voto de SEPI en Indra, había reclamando un mayor alineamiento con la estrategia definida para las empresas del sector. La SEPI solicitó el relevo de Monzón ante la fuerte caída de la cotización de Indra, los malos resultados obtenidos en los últimos ejercicios y la «decepción» percibida en los accionistas de la compañía, sobre todo entre los institucionales, según indicaron a Efe fuentes de la empresa pública.

Temas: Indra Empresas