Repsol ganó el 27,3% más en el primer trimestre

La petrolera cobra hoy 3.825 millones de euros en bonos argentinos como compensación por la expropiación de YPF

1
Se lee en minutos
AGUSTÍ SALA / Barcelona

Repsol obtuvo en el primer trimestre del año un beneficio neto de 807 millones de euros, lo que supone una subida del 27,3%. El  resultado se obtuvo en un entorno de caída de los precios internacionales del crudo y la interrupción de las operaciones de explotación en Libia. También se ha visto marcado por la depreciación del euro frente al dólar y el mantenimiento de los márgenes de refino de la compañía frente al deterioro de los mismos en Europa.

Este saldo trimestral incluye el ingreso por la venta del 11,86% que aún poseía en la antigua filial YPF, como fruto de los acuerdos de compensación con el Gobierno argentino por la expropiación del 51% en el 2012. La compañía recibirá hoy la compensación acordada en bonos soberanos argentinos con un valor equivalente a 3.825 millones de euros al cambio actual.

El responsable financiero del grupo, Miguel Martínez, ha insistido en un encuentro con analistas en que el objetivo es "monetizar" los títulos en un plazo máximo de dos años. En todo caso, "si existe una ventana de oportunidad antes, la utilizaremos" ha agregado. Ha anunciado que la compañía actualizará su plan estratégico y lo presentará probablemtene a la vez que los resultados del 2014. La empresa, a su vez, mantiene su objetivo de adquirir empresas o activos gracias a los ingresos extraordinarios obtenidos.   

Una de las actividades del grupo presidido por Antoni Brufau con unos buenos resultados en el primer trimestre fue el que incluye la red de gasolineras. Destaca el negocio en España, con un crecimiento del 4% hasta marzo. En su conjunto, la división que incluye este negocio y en el que está también el refino alcanzó un resultado de 290 millones de euros, con un alza del 27,8%.

Noticias relacionadas

La actividad de exploración y producción, con un resultado de 255 millones, registró un decenso del 26,9%. Uno de los factores de la caída fue la interrupción de la producción en Libia.

Al cierre del periodo, la deuda neta del grupo ascendió a 4.722 millones de euros, lo que supone un descenso del 12% respecto al cierre del 2013. Asimismo, Repsol cuenta con una liquidez de 8.900 millones de euros para acometer su crecimiento. La semana pasada, la compañía aprobó una remodelación organizativa que incluye la recuperación de la figura del consejero delegado, cargo para el que fue elegido Josu Jon Imaz.