Ir a contenido

Reestructuración del sector financiero

El BBVA elimina la marca Unnim y cierra 91 oficinas en Catalunya

Las sucursales están hoy inoperativas por la integración informática que dura hasta el lunes

La entidad se hará cargo del pago de la remuneración de las preferentes

MAX JIMÉNEZ BOTÍAS
BARCELONA

El fin de semana de la integración informática de Unnim en la estructura del BBVA de Catalunya tendrá un impacto numérico en la estructura del grupo y otro sentimental. Durante los próximos tres días cerrarán 91 oficinas, como consecuencia de la aplicación del plan de reestructuración aprobado por Bruselas. Además, el resto de sucursales que permanecerán abiertas dejarán de exhibir la marca Unnim, creada en el 2010 para identificar la fusión de las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu. Una marca condenada al ostracismo ante el peso de la del banco comprador, el BBVA, desde el mismo momento en que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) adjudicó la fusión del banco de las tres cajas catalanas.

Desde la tarde de ayer hasta el próximo lunes, las oficinas de Unnim permanecerán abiertas, pero fuera de servicio y los cajeros inoperativos para realizar la integración informática que implica, además, una nueva operativa y un nuevo número de cuenta para los clientes del grupo que proceden de Unnim. El número incorpora el código del banco que preside Francisco González ( el 0182) además de una nueva cuenta de 10 dígitos. «No habrá cambios en la política comercial, que será única para la entidad ya integrada», comentaron fuentes del banco. «Todos los clientes dispondrán de las mayores funcionalidades de esta plataforma, así como de su red de cajeros y de su banca electrónica», destacó la entidad financiera.

RED ÚNICA / Tras la finalización de este proceso, el grupo en Catalunya contará con una única red de 843 oficinas, que operará bajo la marca BBVA y que dará servicio a más de dos millones de clientes. A raíz de la fusión por absorción, todas las emisiones realizadas por Unnim y sus filiales de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas perpetuas retomarán el pago de la remuneración.

El BBVA se hará cargo a partir de ahora de abonar los cupones a los titulares de participaciones preferentes y de obligaciones subordinadas de Unnim. Además, en el caso de las obligaciones subordinadas perpetuas, tal y como establecen los términos y condiciones de estas emisiones, la entidad devolverá el importe de los intereses acumulados y no pagados que fueron suspendidos por Unnim. Esta paralizó el pago de la remuneración en el primer semestre de 2012, al presentar pérdidas en su balance. Una vez integrada en BBVA, la entidad vuelve a tener beneficios y por lo tanto se restablecerá el pago.

El cierre de las oficinas, algunas de Unnim y otras del propio BBVA

-el criterio determinado para la clausura es el del menor volumen de negocio-, no implicará salida de plantilla del grupo más allá del plan de ajuste pactado con los trabajadores, que afecta a 1.200 empleados y que se llevará a cabo en dos fases.

OBRA SOCIAL / La integración definitiva de las dos entidades implica también un cambio en la estructura de la obra social de Unnim Caixa, que ayer culminó el proceso de transformación en fundación especial. Se mantendrá una entidad común, denominada Fundació Especial Antigues Caixes Catalanes de Manlleu, Sabadell i Terrassa y tres fundaciones que actuarán en los territorios de orígenes de estas cajas. No cuentan con ingresos procedentes del negocio bancario, aparte del acuerdo con el BBVA por el que destinará 2,2 millones a las actividades sociales de las centenarias cajas que les dieron origen.