PRIMERA JORNADA DE LA CUMBRE EUROPEA

La UE priorizará la lucha contra el paro, pero insiste en el ajuste

Los líderes intentan contrarrestar el malestar de la población contra la política de austeridad con nuevas promesas verbales

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. / YVES HERMAN (REUTERS)

1
Se lee en minutos
ELISEO OLIVERAS / Bruselas

Los líderes de la Unión Europea (UE) han prometido dar más prioridad a la lucha contra el paro y a impulsar el crecimiento económico, pero sin gastar más y sin abandonar la actual política de ajustes, reformas y saneamiento presupuestario. La primera jornada de la cumbre europea de primavera ha fijado las orientaciones generales de política económica para la UE y sus estados miembros este año y para el próximo, que suponen una continuidad de la política aplicada hasta ahora a pesar de su impacto negativo en el crecimiento.

«Abordar el desempleo es el más importante desafío social al que nos enfrentamos», han acordado los Veintisiete. “El paro, especialmente el juvenil, ha estado en el centro de las discusiones”, ha asegurado el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, al concluir la primera jornada de la cumbre. Pero Van Rompuy ha advertido que “el crecimiento y el empleo no son cosas que los gobiernos puedan comprar o invocar”. “Tenemos que tomar las decisiones adecuadas y encontrar un buen equilibrio”, ha añadido Van Rompuy.

SANEAMIENTO PRESUPUESTARIO Y REFORMAS

Los líderes han insistido también en que «debe seguir progresándose en las consecución de unos presupuestos estructuralmente equilibrados». «El saneamiento presupuestario» debe ir acompañado de «reformas estructurales» para mejorar la competitividad y «la corrección de los desequilibrios macroeconómicos», precisa el borrador de conclusiones de la cumbre.

Noticias relacionadas

El énfasis verbal de los líderes sobre el paro y a favor del crecimiento intentan contrarrestar el creciente malestar de la población europea ante la política de austeridad a ultranza impuesta por la Comisión Europea y Alemania, que ha hecho caer de nuevo a la eurozona en la segunda recesión desde la crisis financiera del 2008 y ha disparado el paro hasta récords históricos.

“La economía se recuperará a finales de este año, pero para ello es clave la estabilidad financiera y no podemos correr ningún riesgo con la estabilidad financiera”, ha insistido Van Rompuy para justificar la insistencia en el mantenimiento de las políticas austeridad, ajuste y reducción acelerada del déficit público.