21 sep 2020

Ir a contenido

Efectos de la cumbre europea

Finlandia y Holanda, en contra de ayudar a la deuda española

Los dos países carecen de poder de veto en el caso de «una emergencia»

La concreción de los acuerdos de la cumbre tropieza ya con dificultades

ELISEO OLIVERAS
BRUSELAS

Finlandia y Holanda comenzaron a cuestionar ayer la aplicación práctica del acuerdo de la cumbre de la eurozona del pasado 29 de junio para flexibilizar el uso del fondo de rescate y anunciaron que se opondrán a que se utilice para comprar deuda pública los países acosados por los mercados, como España e Italia. La recapitalización directa de los bancos por parte del fondo de rescate, cuando esto sea posible no antes de bien entrado el 2013, también podría resultar problemática, dada la actitud de ambos países.

El primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, anunció en el parlamento nacional que su país y Holanda utilizarán su poder de veto para impedir que se utilice el Mecanismo Europeo de Estabilidad para comprar deuda de países en apuros en el mercado secundario, porque consideran que no resultaría efectivo.

No obstante, en caso de «emergencia», el tratado del fondo de rescate prevé que se sustituya la regla de la unanimidad por una mayoría del 85% cuando es necesaria «una decisión urgente» ante una «amenaza a la estabilidad económica y financiera de la zona euro». Finlandia y Holanda sólo suman el 7,51% de los votos, por lo que en caso de emergencia carecerían de poder de veto.

En cambio, la recapitalización directa de los bancos, sin pasar por el Estado, sí que requerirá en el 2013 una decisión unánime, lo que constituirá un obstáculo adicional para los planes del Gobierno de Mariano Rajoy.

Los detalles sobre cómo se flexibilizará en la práctica el uso del fondo de rescate tras los acuerdos de la cumbre deberán negociarse en la reunión del Eurogrupo prevista para el próximo 9 de julio. En la misma reunión, está previsto que se estudie el memorando de condiciones que se impondrá a España para que pueda recibir la ayuda europea para recapitalizar la banca. La Comisión Europea indicó que está trabajando contrarreloj para tener listo ese memorando el lunes y despejar así las incertidumbres sobre el rescate bancario, que dañan a la deuda pública española.

AJUSTES EN FRANCIA / El Tribunal de Cuentas francés, por otra parte, advirtió ayer al Gobierno que deberá realizar un ajuste adicional situado entre 6.000 y 10.000 millones para reducir el déficit público del actual 5,2% del producto interior bruto (P IB) al 4,5% al acabar este año, tal como se comprometió Francia con la UE. El organismo estima que para el 2013 Francia deberá realizar otro ajuste suplementario de 33.000 millones para bajar el déficit al 3%.

El Gobierno francés tiene previsto anunciar hoy un reajuste presupuestario que incluirá el aumento de una serie de impuestos y tasas y una congelación de diferentes partidas del gasto público.