LÍDER Y A 7 PUNTOS DEL EQUIPO DE XAVI

Así abatió Míchel al Barça y llevó al Girona "a otra dimensión"

El Girona asalta al campeón para ser el líder de la Liga (2-4)

La contracrónica del Barça-Girona: Cuando Míchel ideó un rondo en Montjuïc

Xavi, tras la derrota con el Girona: "Si hubiera ganado el Barça sería justo"

El Barça de Xavi es la caricatura del Girona de Míchel

Xavi y Michel en la banda durante el partido deLiga entre Barça y Girona en Montjuïc.

Xavi y Michel en la banda durante el partido deLiga entre Barça y Girona en Montjuïc. / Jordi Cotrina

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En Montjuïc completó Míchel, un técnico de Vallecas, "un partido para recordar". Permanecerá por los siglos de los siglos en la memoria del Girona ese triunfo sobre el Barça (2-4), que le coloca en la cumbre de la Liga abriendo la puerta, como el mismo entrenador reconoció, a "otra dimensión".

Una dimensión que le hace mirar desde la cima al Madrid, situado dos puntos por debajo, al Atlético, a siete pero con un partido menos aún, y al Barça, a siete puntos también. "Estamos escribiendo la historia", argumentó el técnico de Vallecas que guía al asombroso líder de la Liga, con cifras impresionantes: 41 puntos de 48 posibles y es, con 38 goles, el máximo realizador del campeonato.

Pero lo primero que dijo Míchel, nada más derrotar al equipo de Xavi, fue bien sencillo. "Estamos salvados, hemos hecho 41 puntos, hemos alcanzado una cifra antes de lo pensado", afirmó el técnico.

Araujo y Dovbyk disputan un balón en Montjuïc durante el Barça-Girona.

Araiujo y Dovbyk disputan un balón en Montjuïc durante el Barça-Girona. / Jordi Cotrina

La táctica: "Buscar a Tsygankov y Dovbyk"

"Sabíamos que el Barça nos iba a hacer una presión alta", reveló Míchel, quien se había visto durante la semana los dos duelos anteriores contra el equipo de Xavi. Tanto el empate del Camp Nou (0-0) como la derrota en Montilivi (0-1). De ahí, extrajo una lección. "Nuestra idea era buscar al tercer hombre con Victor (se refiere a Tsygankov) y "Dovbyk para que ellos conectaran de cara con los jugadores más alejados y a partir de ahí dejarles el balón de cara para que corrieran Sávio, Miguel, Iván Martín… Además, teniendo un lanzador de contrataques como es Aleix García”.

Juego vertical para esquivar el agobio que suponía la presión del Barça. Así llegó el 0-1, asistencia de Victor y gol de Dovbyk.

Sávio controla el balón ante Miguel, su compañero, y Koundé en el Barça-Girona de Montjuïc.

Sávio controla el balón ante Miguel, su compañero, y Koundé en el Barça-Girona de Montjuïc. / Afp

El plan: "Hicimos correr al Barça hacia atrás"

Preparó el partido Míchel con una idea troncal. El Barça le quitaría la pelota al Girona y eso supondría un "desorden mental" para un equipo acostumbrado a tenerla. "Tuvimos una mentalidad increíble. Hemos sido capaces de hacerles correr hacia atrás. Otra dimensión era esto. Que Koundé, Araujo y Christensen corrieran hacia atrás", argumentó el técnico madrileño.

"Esa era la nueva dimensión de verdad. Venir aquí y hacerles correr para atrás, eso demuestra que estamos preparados para todo", añadió Míchel. El Barça firmó 31 disparos, su mejor registro del curso. Y 11 de ellos fueron a puerta. Pero Gazzaniga solo encajó dos goles y dejó para su memoria nueve paradas

Miguel, con este zurdazo, logra el 1-2 del Girona sobre el Barça en Montjuïc.

Miguel, con este zurdazo, logra el 1-2 del Girona sobre el Barça en Montjuïc. / Jordi Cotrina

La clave: "Miguel ha estado increíble, ha sido diferencial"

En la hoja de alineaciones del Girona aparece Miguel como lateral izquierdo. En realidad, fue lateral, interior, volante, extremo, medio centro y, sobre todo, delantero. "Ha hecho un partido increíble, ha sido diferencial. No es fácil aguantarle un duelo a Raphinha y luego hacerle correr para atrás. Y él lo ha hecho", comentó el técnico, explicando que no solo tuvo que defender al brasileño sino al "niño, a Lamine, vamos".

Miguel tenía la ayuda, como reveló Míchel, de "Sávio que le daba la amplitud para hundir a los rivales”, generándole espacios interiores al lateral. Hasta tres disparos: dos a puerta, zurdazo imponente en el 1-2, y uno fuera. João Félix, por ejemplo, se marchó de Montjuïc siendo invisible. 65 minutos jugó y ni un solo disparo. Ni a puerta. Ni fuera. Intentó solo dos tiros, ambos bloqueados por la defensa de Girona.

João Felix no puede superar a Eric García durante el Barça-Girona en Montjuïc.

João Felix no puede superar a Eric García durante el Barça-Girona en Montjuïc. / Afp

El elogio: "Es una bendición que Eric haya llegado al Girona"

Jugó de lateral derecho. Es central, pero Míchel lo situó en la banda para encargarse del marcaje de João Félix, a quien anuló. Jugó Eric García porque el Barça no tuvo tiempo de imponerle la cláusula del miedo cuando lo dejó marchar en el último día del mercado veraniego.

"Es una bendición que haya llegado Eric al Girona, es un jugador top. Desgraciadamente no es nuestro, es del Barça", ha recordado el técnico desvelando la conversación que mantuvo con el central azulgrana para convencerle de que se fuera a Montilivi.

"Cuando hablamos por teléfono, le dije: ‘No vienes solo por la salida del balón, eh! Eres muy bueno defensivamente, eres rápido, intuitivo, anticipas, tienes lectura de juego..‘ Que no mida dos metros no quiere decir que sea mal central", sentenció el entrenador.

João Félix perdió 10 balones y no le regateó ni una vez.

El Girona asalta al campeón para ser el líder de la Liga

El Girona asalta al campeón para ser el líder de la Liga / Jordi Cotrina

El mensaje: "Da gusto vernos, podemos ganar a cualquiera"

"Jugamos muy bien, no sé si somos los que mejor jugamos, pero sí sé que da gusto vernos. Cualquier aficionado al fútbol se va siendo un poquito del Girona", dijo Míchel tras el 2-4 en Montjuïc, una obra de arte colectiva.

"Sé que mucha gente dirá: ‘Estos tíos juegan bien a fútbol y han hecho un partidazo", añadió el técnico, quien no quiere ponerse plazos sobre la candidatura al título de Liga. "No, no lo sé. No es el objetivo. No sé si estamos en disposición de ganar la Liga, pero sí podemos ganar a cualquier rival". Solo el Madrid, y fue en Montilivi (0-3), ha sido capaz de derrotar al Girona. 

Es el equipo de las cinco grandes Ligas que más victorias ha encadenado en este inicio de temporada. Suma 13. El Leverkusen de Xabi Alonso manda en la Bundesligas con 11 triunfos. El Liverpool domina la Premier, también con 11. Y el Inter es el primero de la Serie A italiana con 12 victorias. En Francia, es líder el Paris SG de Luis Enrique con 11.

Aleix García levanta sus brazos tras anotar el Girona el segundo gol durante el partido de liga entre el FC Barcelona (Barça) y el Girona.

Aleix García levanta sus brazos tras anotar el Girona el segundo gol durante el partido de liga entre el FC Barcelona (Barça) y el Girona. / Jordi Cotrina

La gestión: "Se lo dije a Aleix: 'Tus declaraciones nos vienen bien para juntarnos más'"

No fue una semana fácil. No lo fue en Montilivi porque el Girona tenía Copa, que resolvió con solvencia (2-5) con un equipo completamente nuevo. Apostó Míchel por 11 suplentes y le dieron otra remontada. Pero no fue nada fácil porque Aleix García, faro del juego del equipo y capitán, expresó su deseo de jugar algún día en el Barça en una entrevista que concedió a Movistar +.

Un día más tarde, y después de decírselo en una charla cara a cara, Míchel respondió: "Aleix se ha equivocado, se ha equivocado y nada más", aseguró el técnico madrileño.. "Se lo dije a Aleix. Estas declaraciones tuyas nos vienen bien para juntarnos más y así ha sido", confesó Míchel, recordando que el jugador firmó "un partidazo" ante el Barça.

Jugó los 90 minutos desprovisto de su socio habitual: el venezolano Yangel Herrera que causó baja. Formó una nueva sociedad con Iván Martín, escoltado por Yan Couto (derecha) y Miguel (izquierda). Hizo 66 pases buenos de 73 realizados (93% de acierto) y completó con éxito ocho de los nueve balones largos que intentó. Un metrónomo.