"DEFENDERÉ MI INOCENCIA"

Rubiales presenta su dimisión como presidente de la Federación por el beso no consentido a Jenni Hermoso

Esta es la carta íntegra con la que dimite Rubiales: "Tengo fe en la verdad"

La reacción del Gobierno español: “Rubiales ha hecho lo que tenía que hacer"

Escándalo en Segunda: Mollejo celebra a lo Rubiales el último gol del Zaragoza en Cartagena

Rubiales: "No puedo continuar con mi trabajo"

VÍDEO: PI STUDIO

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Al final, Luis Rubiales ha claudicado. El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha presentado su renuncia al cargo tras el escándalo que protagonizó el pasado 20 de agosto en la final del Mundial femenino llevándose las manos a sus genitales en el palco primero y luego con el beso no consentido a Jenni Hermoso. Primero se despidió a Jorge Vilda, el seleccionador, y ahora dimite el presidente. Todo en apenas 22 días que han desfigurado la imagen del deporte español.

Tras unas semanas en las que él decía que era víctima de acoso social, político y mediático, el dirigente ha comunicado su decisión en una conversación que ha mantenido con Pedro Rocha, el presidente interino de la Federación. Rubiales, que estaba suspendido durante 90 días por la FIFA, ha informado al que había sido designado como su sucesor y después lo ha comunicado públicamente.

"Insistir en quedarme a la espera y aferrarme no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación ni al fútbol español"

Luis Rubiales

— Expresidente de la Federación

"Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecución desmedida, así como muchas falsedades, pero también es cierto que en la calle, cada día más, la verdad se está imponiendo", ha escrito Rubiales en su misiva en la que reiteraba que se sentía perseguido. La Fiscalía ha presentado una querella contra el dirigente por agresiones sexuales y coacciones contra Rubiales por el beso no consentido a Jenni Hermoso.

Dimite como presidente de la RFEF y como vicepresidente de la UEFA. "Insistir en quedarme a la espera y aferrarme no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación ni al fútbol español", ha argumentado el ya expresidente en su comunicado donde ha insistido en que "poderes fácticos" no le van a permitir su vuelta.

Rubiales, que llegó a la presidencia de la RFEF en  2018, ha renunciado tras sus cinco años en el mandato salpicado de varios escándalos. Pero ninguno tan grave como el que ha concluido con su etapa. Ninguno tan grave como ese beso no consentido a Jenni Hermoso.

Ninguno tan grave como esos actos impropios de un dirigente rompiendo el protocolo en el palco de Sídney. Allí, en Australia, alcanzó su cima como presidente de la Federación con la conquista del Mundial femenino de fútbol. Y allí topó con su final. Final que ha certificado este domingo 9 de septiembre a las 21.30 horas.

"Defenderé mi honorabilidad, defenderé mi inocencia. Tengo Fe en el futuro. Tengo Fe en la verdad", ha escrito el ya exdirigente federación en su cuenta personal de Twitter para anunciar su adiós, al tiempo que concedía una entrevista al periodista británico Piers Morgan.

"¿Resignación? Sí, lo tengo que hacer porque yo no puedo continuar mi trabajo. Tomo esta decisión tras haberme asegurado de que mi marcha contribuirá a la estabilidad que permitirá traer a nuestro país el Mundial de 2030"

Luis Rubiales

— Expresidente de la Federación

Voló a Londres para conceder una entrevista de casi dos horas donde ha comunicado las claves de esa decisión que abre un nuevo escenario en el fútbol español. "¿Resignación? Sí, lo tengo que hacer porque yo no puedo continuar mi trabajo. Tomo esta decisión tras haberme asegurado de que mi marcha contribuirá a la estabilidad que permitirá traer a nuestro país el Mundial de 2030", ha declarado Rubiales en esa entrevista en la que daba marcha atrás.

Se retractó el dirigente de su anuncio en la asamblea ante la Federación en la que llegó a decir hasta en cinco ocasiones que no iba a dimitir. Hasta cinco. Desde entonces, ocurrió el pasado 25 de agosto, ha ido modificando su medida. Se ha sentido acorralado y sin salida alguna. Dimite con todo el escenario legal escogiendo, además, un medio inglés para anunciar su marcha en vez de hacerlo en España. Lo comunicó, eso sí, Rubiales previamente con la carta dirigida a Rocha y después, ya a las 22.00 h, se hacía oficial por los canales escogidos. 

La carta íntegra en la que Rubiales comunica su renuncia

Esta es la carta íntegra en la que Rubiales comunica su adiós

Buenas noches.

Hoy he transmitido a las 21:30 hrs al Presidente en funciones, D. Pedro Rocha, mi renuncia al cargo de Presidente de la RFEF. También le he informado de que he hecho lo mismo con mi cargo en UEFA para que mi puesto en la Vicepresidencia pueda ser sustituido. Tras la veloz suspensión realizada por FIFA, más el resto de procedimientos abiertos contra mi persona, es evidente que no podré volver a mi cargo.

Insistir en quedarme a la espera y aferrarme a ello no va a contribuir a nada positivo, ni a la Federación ni al fútbol español. Entre otras cosas, porque hay poderes fácticos que impedirán mi vuelta. Ahí está la gestión de mi equipo y, sobre todo, la felicidad que me llevo por el enorme privilegio de estos más de 5 años al frente de la RFEF. No quiero que el fútbol español pueda resultar perjudicado por toda esta campaña tan desproporcionada y, sobre todo, tomo esta decisión tras haberme asegurado de que mi marcha contribuirá a

la estabilidad que va a permitir que tanto Europa como África sigan unidas en el sueño de 2030, que permitirá traer a nuestro país el mayor evento del mundo. Debo mirar adelante, mirar al futuro. Ahora hay algo que me ocupa con firmeza. Tengo fe en la verdad y voy a hacer todo cuanto esté en mi mano para que prevalezca. Mis hijas, mi familia y la gente que me quiere han sufrido los efectos de una persecución desmedida, así como muchas falsedades, pero también es cierto que en la calle, cada día más, la verdad se está imponiendo.

Desde aquí transmito a todos los trabajadores, asambleístas, federativos y gente del fútbol en general, un fuerte abrazo, deseándoles mucha suerte.

Gracias a todos los que me han apoyado en estos momentos.

Luis Manuel Rubiales Béjar.