Atletismo

Maratón de Valencia: de la gran sorpresa de Beriso ante la favorita Gidey al ansiado récord de Marta Galimany

  • La ganadora corrió sola desde el km. 35, sin la ayuda de ninguna liebre, con lo que se le escapó el récord mundial, el objetivo principal de la 42ª edición de una carrera que se codea con las 'majors' de la especialidad

  • La atleta tarraconense superó la marca de Ana Isabel Alonso de 1995 y el keniano Kelvin Kiptum se convirtió en el tercer hombre más rápido de la historia (2.01.53) tras los mitos Kipchoge y Bekele

Marta Galimany expresa su alegría al batir el récord de España de maratón, vigente desde hacía 27 años.

Marta Galimany expresa su alegría al batir el récord de España de maratón, vigente desde hacía 27 años. / Efe / Kai Forsterling (EFE)

3
Se lee en minutos
Gerardo Prieto

Con todo a favor, un fallo organizativo privó al maratón de Valencia en su 42 edición de lograr su objetivo principal: el récord mundial femenino, focalizado en Letesenbet Gidey, que partía a priori como indiscutible favorita. La etíope, con dos plusmarcas universales logradas en Valencia, el de 5.000 metros en la pista del Turia en 2020 y el de medio maratón el año pasado, fue cumpliendo los pronósticos, de menos a más, y en el kilómetro 30 disponía ya de un margen de cinco segundos por debajo del tope universal, arropada por su liebre personal y un grupo de una decena de corredores masculinos. Otra atleta etíope, Amane Beriso, aguantaba su posición en el grupo de cabeza. Cuando todas las miradas estaban puestas en Gidey, Beriso se percató de que la favorita flojeaba a partir del 35 y atacó hasta separarse del grupo. La liebre de Gidey no se movió y Beriso tuvo que correr en solitario hasta la meta en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, perdiendo cualquier posibilidad de acercarse al récord, aunque consiguiendo la tercera mejor marca de la historia (2.14.58), a 54 segundos del tope universal de Brigid Kosgei en Chicago.

Amane Beriso cruza la meta como ganadora de la carrera femenina tras superar a Gidey.

/ Efe / Kai Forsterling

Beriso manifestó su enfado con la organización al finalizar su carrera, seguramente viendo cómo los 250.000 euros del récord se esfumaban por falta de ayuda y compromiso con su escapada. Mientras, Gidey acababa rota en la segunda posición con un registro por encima de 2.16, exteriorizando su frustración y llorando amargamente por no haber sabido responder al ataque en solitario de su compatriota. Por detrás, el rostro de Marta Galimany decía todo lo contrario. La tarraconense, feliz, lograba, por fin, un nuevo y ansiado récord de España (2.26.14), hasta ayer en poder de Ana Isabel Alonso desde 1995 (2.26.51), tras varios intentos de la catalana y una puesta a punto definitiva en la altitud de Font Romeu.

El atleta keniano Kelvin Kiptum a su llegada a meta como ganador de la 42ª edición del maratón de Valencia.

/ Kai FORSTERLING / EFE

En hombres, el keniano de 22 años Kelvin Kiptum, con 2.01.53 en meta, se destacó del grupo de cabeza a partir del kilómetro 30, para convertirse en el tercer mejor maratoniano de siempre, solo superado por los registros de Eliud Kipchoge y Kenenisa Bekele en Berlín. Con su magnífica cabalgada en solitario, Kiptum sitúa el circuito valenciano como el segundo más rápido del mundo, solo por detrás del de la capital alemana, en el que se han registrado nada menos que once plusmarcas mundiales en categoría masculina. Tariku Novales fue el primer español en meta con 2.07.18, la cuarta mejor marca española de la historia.

Roig y Roig

El éxito global del maratón levantino tiene como aliado principal las condiciones atmosféricas, casi siempre a favor en Valencia. Y un apellido, Roig, clave para explicar su enorme desarrollo durante la última década. Juan Roig, dueño de Mercadona, ha regado la campaña en pro de la cultura del esfuerzo con una ayuda millonaria a la sociedad deportiva Correcaminos, organizadora de esta y otras carreras en la comunidad valenciana. A través de la Fundación Trinidad Alfonso, aporta casi la mitad de un maratón presupuestado en 4,4 millones de euros. La apuesta de Roig ha convertido a Valencia en la ciudad del 'running', atrayendo la participación de corredores del resto de España y Europa hasta conseguir 30.000 inscritos, la mayor cifra registrada en un maratón español. 

Noticias relacionadas

El fisioterapeuta catalán Marc Roig, por su parte, actúa como mediador entre los organizadores y la élite. De su elección y del generoso patrocinio de su homónimo depende la calidad de los contendientes, saldada con éxito durante el último lustro. Como residente en Kenia, Roig conoce a fondo la cultura deportiva en esta parte de África, y como fisioterapeuta ha tratado personalmente a leyendas de este deporte como Kenenisa Bekele o Eliud Kipchoge . Su vinculación con Global, la empresa que gestiona las carreras deportivas de Gidey y Kipchoge, entre otros, le permite acceder a los mejores. 

Kipchoge ha hecho carrera en los maratones 'majors', como Berlín, Chicago, Londres, y Tokio, y planea completar su gira en el centenario maratón de Boston, en 2023. El maratón de Valencia no pertenece a esta lista de venerables veteranos, que incluye también a Nueva York. No goza de tanta tradición, aunque su ascenso en cohete desde su primera salida en 1981 ha llegado ahora de la mano de los renovados estímulos económicos. Por resultados, organización y difusión, Valencia se ha situado a la altura de los mayores.