27 nov 2020

Ir a contenido

PARTIDO DE EUROPA LEAGUE

Guadalupe Porras firma otra página de la historia del arbitraje

La extremeña ha sido la primera colegiada española en un partido europeo de fútbol masculino

Alejandro García

Guadalupe Porras durante su primer partido internacional masculino. 

Guadalupe Porras durante su primer partido internacional masculino.  / EPA

Todavía está lejos en el fútbol la naturalidad con la que otros deportes asumen la presencia de mujeres en el arbitraje de competiciones masculinas de máximo nivel, como el caso de la granadina Alhambra Nievas, nombrada mejor árbitro de rugby del mundo en 2016, al mismo nivel que sus compañeros hombres; pero la extremeña Guadalupe Porras ha asumido el papel de pionera y sigue haciendo historia del arbitraje en España. 

Después de haber sido la primera colegiada en debutar en Primera División, en agosto de 2019 en un Mallorca-Eibar, Guadalupe Porras ejerció este jueves como asistente de Estrada Fernández en el partido de la Europa League entre el LASK Linz austriaco y el Ludogorets búlgaro, la primera árbitra española en un encuentro internacional de competición masculina.

Un paso más

Con más de un año de experiencia como integrante habitual en el equipo arbitral del catalán Xavier Estrada Fernández, la presencia de Porras en la liga española ya es habitual. “Es un paso importante, supone un objetivo más. Lo afronto con muchas ganas y con la ilusión con la que he venido trabajando”, decía en la previa de su debut europeo en un vídeo de la RFEF.

Guadalupe Porras (d) calienta antes del LASK-Ludogorets junto a Xavier Estrada (c) y Roberto Alonso. / HARALD DOSTAL (EFE/EPA)

También con carrera en el fútbol femenino, Guadalupe Porras acumula seis años como internacional, arbitra con regularidad partidos de la Liga de Campeones y de selecciones de máximo nivel internacional, como el Gales-Noruega de la clasificación para la Eurocopa de 2022 del martes, en el que fue asistente de Marta Frias Acedo. 

Un mundo muy duro

Pacense de 33 años, Porras es la figura en la vanguardia del arbitraje femenino español, en constante crecimiento y con más nombres llamando a la puerta: “Espero que sigas haciendo historias, que detrás vamos las demás”, le dedicó en un mensaje Marta Huerta de Aza, colegiada UEFA élite, capacitada para pitar en el máximo nivel y desde este verano árbitra principal en Segunda División B. Ella es la primera línea del arbitraje español junto a Eliana Fernández y Judit Romano, asistentes en Segunda A, un paso por detrás de una precursora que no esquiva su papel: “Todas las chicas que comienzan en este mundo, que es muy duro, pueden ver con este partido que pueden conseguir cualquier cosa que se propongan”, explica Porras sobre su hito. Antes que ellas estuvo Marilla Villa, que ascendió a Primera en 2007, que no consiguió debutar porque no superó las pruebas físicas.

Como pasa en el rugby, FIFA ha eliminado recientemente la distinción de sexos en sus listados de árbitros internacionales y la presencia de mujeres en las máximas categorías del fútbol masculino es cada vez más habitual en Europa.