04 ago 2020

Ir a contenido

INVENTO CUESTIONADO

El VAR de los memes

El videoarbitraje, que debía impartir justicia, ya es la mofa de todo el fútbol

Emilio Pérez de Rozas

Una consulta al VAR, durante un clásico, la temporada pasada.

Una consulta al VAR, durante un clásico, la temporada pasada. / REUTERS / Albert Gea

Cuando un sereno y pacífico seguidor del Mallorca se atreve a llamar a IB3 Radio, la emisora pública de Baleares, en el descanso de un partido de esta Liga de los rojillos para decir que «el VAR se ha convertido en la forma legal de comprar partidos», es que aquel instrumento que se creó para que no hubiesen goles fantasmas o no se repitiesen tantos como el elogiado gol de Maradona (con la mano), ni penaltis como el de Guruceta o subiese al marcador un gol precedido de un escandaloso fuera de juego de más de un metro, es decir, para solventar las injusticias que se podían arreglar con el vídeo, ha tenido también ¡y de qué manera! su parte negativa hasta generar la definición del periodista mallorquín Matías Valles: «Victoria Asegurada Realmadrid».

Ha llegado el momento en el que el plato de los errores, pecados y polémicas que genera la actuación del VAR pesa mucho más que las cosas buenas que ha corregido. «Siempre lo he dicho: no me gusta porque interrumpe y contamina el espíritu salvaje que ha caracterizado siempre al fútbol», señala Jorge Valdano, que de esto sabe un rato.

Mourinho y Pep

«Ahora, el árbitro que arbitra los partidos es el que está escondido en una oficina», señala José Moruinho. «Esa es la realidad. El árbitro del campo, el linier, toman una decisión y, a continuación, es la tecnología, manejada por el colegiado del despacho, quien acaba decidiendo qué ha sido».

La postura de 'Mou' es la misma que reflejó, no hace mucho, Pep Guardiola, cuando le preguntaron por un gol anulado (por el VAR) a su equipo. «Si quieren saber qué ha ocurrido, pregúntele a Mike Riley (jefe de los árbitros de la Premier) y los chicos del VAR. Yo no tengo idea». 

Florentino y Tebas

Y es que el VAR ha promovido la confusión, no solo por cómo interviene sino por cuando interviene y llama la atención del colegiado del césped. Por eso, cuando al Madrid no le pitan un penalti en contra que sí han pitado a otros equipos, surgen Iker Muniain y Josep Maria Bartomeu y denuncian que «el VAR siempre favorece al mismo».

La cosa se agrava cuando el presidente de la patronal, de LaLiga, Javier Tebas, insiste en que el primero que lanzó la piedra, aunque, ahora, esconda la mano, fue Florentino Pérez, presidente del Madrid, «cuando llamó al presidente de la federación para quejarse de los árbitros y el VAR», recuerda Tebas. «Se están viendo fallos clamorosos y se está entrando en demasiadas jugadas. Que el presidente del Real Madrid llamase, 20 minutos después de acabar un partido, al presidente de la federación para quejarse, no es lo más conveniente para el mundo arbitral».

Dos árbitros, un protocolo complicadísimo, la incertidumbre de en qué jugadas se interviene y en cuáles no, el nulo retoque de las cartulinas, cuando algunas amarillas deberían ser rojas, ha hecho que algunos, como Mauricio Pochettino, insista en que «el fútbol también va sobre los errores que cometemos todos: entrenadores, jugadores y árbitros, sí, todos los árbitros». 

Temas Real Madrid