Ir a contenido

VICTORIA DE LAS MUJERES

Nike no podrá discriminar a sus atletas embarazadas

La olímpica Allyson Félix denunció en mayo las condiciones discriminatorias que ofrecía la marca a sus deportistas durante y después del embarazo

Andrea López-Tomàs

Allyson Félix durante su última competición de la semifinal de los 400 metros en Iowa en julio del 2019. 

Allyson Félix durante su última competición de la semifinal de los 400 metros en Iowa en julio del 2019.  / AFP / JAMIE SQUIRE

“No lograrás cambiar nada con silencio”. La lucha de la atleta olímpica Allyson Félix contra Nike empezaba con estas palabras el pasado mayo. Tres meses después, ha vencido: la marca se ha comprometido a proteger y no discriminar a las deportistas embarazadas. Nike ha anunciado que ya no rescindirá ni aplicará reducciones económicas en los contratos durante los 18 meses de embarazo y maternidad.

Con 32 años, media docena de oros olímpicos y 11 podios como campeona del mundo, Felix tomó la decisión de ser madre el año pasado. En noviembre nació su hija Camryn, prematura de ocho semanas, mientras su madre esperaba renovar su contrato con Nike. Llegó una oferta: el convenio era inferior en un 70%. Felix lo aceptó no sin antes exigir garantías que la protegieran en caso de que su rendimiento deportivo bajara durante el embarazo y tras el parto. Nike se las negó. Y entonces, Felix rompió su silencio.

Las denuncias de sus compañeras Alysia Montaño y Kara Goucher la inspiraron a hablar. “Mi decepción no es solo con Nike, sino con como la industria del deporte trata a sus mujeres atletas”, publicaba Félix en mayo en 'The New York Times'. “Esto no es solo sobre el embarazo: podemos representar a las marcas que promocionamos, pero también tenemos que responsabilizarlas cuando nos están comercializando para atraer a la próxima generación de atletas y consumidoras”.

La marca les decía a sus deportistas que soñaran más loco (‘dream crazier’ era el lema de su última campaña) pero parece que no tanto. “Nike me dijo que tuviera sueños locos hasta que quise un bebé”, contaba Alysia Montaño en The New York Times. Una docena de atletas se sumaron a la denuncia contra la compañía y algunas de ellas rompieron sus contratos. El divorcio de Felix con ‘Just do it’ llegó a finales de julio cuando volvió a competir después de 13 meses.

Voces poderosas 

La atleta californiana firmó un nuevo contrato con Athleta, una marca de ropa deportiva que era la primera vez que patrocinaba a atletas. Sus voces llegaron al Congreso de Estados Unidos: dos legisladores exigieron a Mark Parker, director ejecutivo de Nike, una aclaración de las discriminaciones de las que se acusaba a la empresa. La compañía se comprometió en mayo a establecer unos salarios estándar para sus deportistas durante los periodos de gestación y los primeros meses de maternidad.  

Y sus promesas se convirtieron en realidad. El pasado viernes Félix publicaba en su cuenta de Instagram una carta que le había enviado John Slusher, el vicepresidente de márketing global de Nike, para anunciar una nueva política contractual no discriminatoria. La marca se ha comprometido a “no aplicar ninguna reducción para cualquier atleta que se embarace por un período consecutivo de 18 meses, comenzando ocho meses antes de la fecha de nacimiento”.

“Durante dicho período la compañía se compromete a no rescindir ningún contrato de ninguna atleta si no compite a causa de un embarazo”, se recogía en la carta. La californiana lo celebraba: “Nuestras voces son poderosas”.