Ir a contenido

ANÁLISIS DEL COMITÉ TÉCNICO DE ÁRBITROS

El balance del VAR en la Liga: "Todo OK, José Luis"

El comité técnico de árbitros considera «extraordinaria» la adaptación del campeonato español a la tecnología en su primer año

Raúl Paniagua

El árbitro Sánchez Martínez consulta el VAR en el Barça-Madrid disputado en octubre.

El árbitro Sánchez Martínez consulta el VAR en el Barça-Madrid disputado en octubre. / JORDI COTRINA

El primer curso de implantación de la tecnología en la Liga española se cerró este mes con luces y sombras. Es evidente que el videoarbitraje (VAR) ha servido para solucionar errores, pero no se puede negar que ha causado polémicas entre los clubs tanto por su eficacia como por su método de aplicación.

Es cierto que se han solventado errores, pero también se han cometido fallos flagrantes. El proceso de ejecución no siempre ha sido el más diligente posible. La tecnología es positiva, pero aún quedan por mejorar cosas, aunque el balance del Comité Técnico de Árbitros (CTA) sea muy optimista.

"Toda la vida"

Carlos Verlasco Carballo, director del VAR y presidente del CTA, evaluó este miércoles el primer año tecnológico en la Liga. Como el buen profesor que valora aquello en lo que siempre creyó no escatimó en elogios hacia la nueva medida. «Cuando el VAR actúa, la gente cree en él. Nuestros árbitros se han ajustado muy bien a los cambios. La adaptación ha sido extraordinaria, no solo de los colegiados sino también de los aficionados y medios de comunicación. Parece que llevamos toda la vida con el VAR», proclamó el exárbitro madrileño.

Quizá olvida el incendio que se generó en enero cuando el Madrid fue perjudicado por un claro penalti de Rulli sobre Vinicius que el VAR no corrigió. El escándalo fue tan mayúsculo que el propio Velasco Carballo intervino días después en una rueda de prensa reconociendo hasta siete errores del videoarbitraje sin entrar en más detalles.

Un 96,92% de acierto en los penaltis

Resulta evidente que si uno de esos fallos no hubiese afectado al club blanco nadie habría actuado de urgencia. Entonces se filtró la conversación del árbitro principal, el andaluz  José Luis Munuera Montero, con la sala del VAR, comandada por Melero López. Aquel «todo OK, José Luis» quedará para siempre  como mensaje icónico del estreno tecnológico en la Liga. 

Según el estudio del CTA, la tecnología elevó a un 96,92% el acierto en los penaltis y dejó en 1,68 el porcentaje de error. Durante la temporada se corrigieron hasta 44 fallos en este ámbito y se dejaron sin subsanar 25. En las tarjetas amarillas, el vídeo permitió un 98,32% de acierto y hubo un 94,61% (5,39% de error) de atino en la señalización del fuera de juego.

4.293 incidentes

El porcentaje de goles con intervención del VAR alcanzó un 9,5%. En total se chequearon 4.293 incidentes, con una media de 12 por partido. Los árbitros hicieron 121 revisiones con un tiempo medio de intervención de 83 segundos y de 129 cuando hubo revisión en la pantalla.

«Los errores se han producido porque el VAR no ha entendido qué era un error claro y manifiesto. El mundo cree en la tecnología porque piensa que la decisión que se va a tomar es la correcta, pero hay países donde el 25% de las veces en que ha intervenido no lo era. Cuando lo hace en España, en el 93% de las ocasiones lo hizo de forma correcta», señaló el madrileño, que también hizo autocrítica.

Las "jugadas grises"

«Nuestra filosofía es no entrar en jugadas grises. Hemos insistido hasta la saciedad en que pusieran la línea de intervención muy alta para no caer en intervenir mucho. Preferíamos ir a limpiar los errores donde no hubiera discusión en lugar de crear un debate nacional», recalcó Velasco Carballo. En las últimas jornadas, sin embargo, los árbitros recibieron la indicación de intervenir más.

El margen de mejora es alto. Reducir el tiempo de visionado, buscar el error cero, unificar criterios y cortar el juego grave son los puntos básicos que deben potenciar el VAR. El próximo año debería llegar a Segunda. «España es el país de Europa con más árbitros de alto nivel de la UEFA. Hay que sentirse orgullosos. El arbitraje femenino es ahora uno de nuestros objetivos claves. Falta que las cinco internacionales y las siete asistentes que tenemos estén en posiciones más adelantadas», concluyó Velasco.