Ir a contenido

LLEGA EL CÁSICO

Los otros Lopetegui

Extécnicos del Madrid explican cómo afronta un partido un entrenador cuando tiene la soga al cuello

Emilio Pérez de Rozas

Julen Lopetegui, entrenador del Real Madrid.

Julen Lopetegui, entrenador del Real Madrid. / AFP / GABIEL BOUYS

Dicen en Madrid, los que saben del Real Madrid, los que conocen bien a Florentino Pérez, que el fichaje de Julen Lopetegui fue un ataque de ansiedad del 'ser superior', que veía transcurrir los días y semanas y no conseguía frenar las fugas de agua y el desespero ocasionadas por las salidas repentinas y desplantes de Zinedine Zidane y Cristiano Ronaldo.

Dicen en Madrid que hasta cinco entrenadores le dijeron a Florentino "no" o que se esperase. Y hablan, concretamente, no diría que por este orden, de Mauricio PochettinoMassimiliano AllegriJürgen KloppAntonio Conte y el joven alemán Julian Nagelsmann. Así que el presidente del Real Madrid decidió torpedear el proyecto de 'La Roja' y, perdiendo buena parte del señorío blanco, arrancó a Lopetegui de Moscú.

Y, ahora, meses después, alcanzados y superados los peores récords de ineficacia en el arranque de cualquier temporada blanca (incluidas todas las de Florentino), el conjunto capitalino se presenta en el Camp Nou con un entrenador que no se sabe si va a seguir y con el convencimiento de que sigue ahí, en el banquillo merengue, porque Florentino o no sabe qué hacer o no tiene sustituto para él. O las dos cosas a la vez.

Es evidente que se trata de una de las situaciones más comunes en la historia del fútbol. Es más, es pura historia balompédica. Un entrenador temblando en un club grande porque los resultados, no tanto el juego, más bien, la eficacia, no está de su lado. Este año, sin ir más lejos, se ha elucubrado con los ceses en los banquillos del Atlético, del Sevilla y del Barça. Y ya ven, no solo ahí siguen, sino que triunfando. O casi.

Benito Floro

"No vamos a decir que el Real Madrid es un club cualquiera o que lo que le está pasando a Lopetegui es especial. No, no, yo creo que lo que le pasa a Lopetegui en el Real Madrid es idéntico a lo que le pasa a cualquier entrenador del mundo y de cualquier categoría o división que no obtiene los resultados que sus dirigentes o afición esperan de él", comenta Benito Floro, extécnico blanco, experto en la materia. "Es más, yo creo que si eso te ocurre en el Real Madrid tienes más posibilidades de llevarlo con cierta calma, que si te ocurre en un equipo de Regional donde todo el pueblo o la ciudad pequeña está pendiente de ti y hasta te pueden insultar por la calle".

Floro, que suele dar muchas charlas sobre métodos de entrenamiento e, incluso, comportamiento de los entrenadores, asegura que “yo siempre les he dicho a los míos que no quiero saber nada de lo que dicen los medios de comunicación, que no me cuenten nada o, si quieren, que solo me cuenten lo bueno que dicen de mí. Y es que, a día de hoy, si diriges un equipo de las dimensiones del Real Madrid y estás pendiente de los medios de comunicación, eres hombre muerto. Pero, desde luego, lo peor es que sean tus jugadores los que estén obsesionados con lo que dice la prensa, entonces es posible que se convierta en un vestuario ingobernable”.

Floro no se refiere, no, a la obsesión y ataque desesperado que el otro día protagonizó un capitán y veterano como Marcelo contra los periodistas, pero casi. "Me refiero a todo, porque si te dejas influir por el ruido, entonces esos días de inquietud se convierten en un auténtico tormento. Tú tienes que vivir tu vida y compartirla con la familia, tu casa, el fútbol y el vestuario, olvidándote de todo lo demás".

El extécnico blanco, protagonista de más de una anécdota dura, salvaje, está convencido de que la directiva del Real Madrid y, muy especialmente, Florentino, claro, le ha hecho saber a Lopetegui su disgusto por la situación que atraviesa el equipo. "Una cosa es que los directivos, que sufren como sufren los aficionados, los jugadores o el cuadro técnico, te transmitan su inquietud, su preocupación, y otra cosa es que no respeten tu trabajo. En ese sentido, es muy importante que el vestuario sea una piña y que los jugadores se comporten, internamente, con honestidad y te hablen a la cara, si es que te tienen que decir algo".

En ese “decir algo”, se supone que está hablar de la manera de jugar, nunca de las alineaciones claro. O incluso demostrar que están contigo públicamente, aunque eso formaría parte de la utilización de los medios, a los que siempre critican, para enviar el mensaje a la directiva, en este caso, claro, solo a Florentino, que es presidente, director general y secretario técnico a la vez, de que están con el entrenador, con Lopetegui, pese a todo. Y todo es mucho, inquietud de salir goleado del Camp Nou este domingo, incluida.

Juan Ramón López Caro

"No nos engañemos", cuenta otro exentrenador blanco, Juan Ramón López Caro, "si Lopetegui y los jugadores no se llevasen bien, no conectasen, no solo se sabría sino que el presidente hubiese intervenido de inmediato e, incluso, por supuesto, ya se hubiera producido el despido de Lopetegui, me temo, digo, supongo". Pero, claro, una cosa es que haya más o menos sintonía, compartan proyecto y digan que sería un error despedir al míster y otra muy distinta la dinámica que lleva el Real Madrid.

“Es evidente que cuando estás en una situación delicada, como está Lopetegui ahora y como hemos estado todos alguna vez en nuestras carreras, o muchas, que los jugadores te muestren su apoyo y respaldo es bueno, seguro. Malo no es, desde luego. Pero como lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace, es evidente que la única manera de demostrar que estas con el entrenador es jugando a tope, elevando el nivel de tu fútbol, del equipo y ganando. Y eso, al parecer, no se está produciendo en estos momentos en el Real Madrid”, añade López Caro.

El extécnico blanco, ahora en China, considera que dirigir a grandes equipos como el Real Madrid o el Barça "te supone saber, pensar y temer que si tus resultados no están a la altura de las expectativas que se esperan de ti o, peor, de tu plantilla, todas las miradas se depositarán sobre tus hombros. Eso está en el libro de estilo de entrenador y, en ese sentido, has de saber sobrellevar ese peso con tranquilidad. ¿Difícil?, por supuesto, pero es lo que toca".

Para López Caro, los problemas actuales del Real Madrid “ya pudieron detectarse, perfectamente, la pasada temporada, muchos de ellos no son nuevos, pero los goles de Cristiano Ronaldo lo tapaban todo. Yo creo, de todos modos, que el Mundial siempre daña a los grandes equipos, pues ha habido jugadores básicos, fundamentales, y estoy pensando, por ejemplo, en Modric, que han llegado tan lejos en la Copa del Mundo que aún no se han recuperado”.

Manolo Ruiz, ayudante de Bernd Schuster

Hay alguien que recuerda, con memoria de vídeo, lo mucho que sufrió en el banquillo del Real Madrid, aunque empezase disfrutando de lo lindo y consiguiendo, no solo la Liga en su primera temporada, sino que el Barça les hiciese el último pasillo que le ha hecho al conjunto blanco en el Santiago Bernabéu, una vez conquistada la Liga y antes de que ese pasillo terminase con una contundente victoria merengue por 4-1. Manolo Ruiz, exjugador del Zaragoza, Deportivo y Levante y extécnico del Levante, Getafe y Real Madrid, que entonces era segundo del alemán Bernd Schuster, recuerda cómo les despidió Ramón Calderón después de que Schuster dijese, el lunes antes de viajar a Barcelona, que "en estos momentos no es posible ganar al Barcelona".

“Fuimos despedidos al día siguiente, entre otras cosas porque el 'Marca' y otros diarios de la capital interpretaron esa frase como quisieron y titularon a toda castaña 'en estos momentos es imposible' ganar al Barcelona, cosa que Bernd no dijo", explica Ruiz, que recuerda, no solo la Liga ganada, con 18 puntos de ventaja sobre los azulgranas, sino que la semana que Schuster pronunció esa frase iban a enfrentarse al que acabaría siendo el mejor Barça de todos los tiempos, el que, con Pep Guardiola en el banquillo, ganó los seis títulos. "Así que Bernardo muy mal encaminado no iba, no". El Real Madrid, pese a todo, vendió muy cara, carísima, su derrota en el Camp Nou, donde cayó solo por 2-1.

"Puede, sí, que todos los entrenadores pensemos que la situación que vive estos días Julen Lopetegui es idéntica a la de cualquier entrenador del mundo que no gane con la seguridad y brillantez que quiere su directiva y exige la calidad de su plantilla, puede, pero yo te puedo asegurar que estar en el Real Madrid y/o en el Barça no tiene nada que ver con el resto de equipos, nada. No hay nada comparable en el mundo entero", señala Ruiz. "El Real Madrid es una gran empresa, es una auténtica multinacional, y tú solo tienes que viajar un poco para ver y comprobar lo que representan el Real Madrid y el Barça en el mundo. Pues bien, todo ese peso, que es enorme, recae sobre las espaldas del técnico y tienes que saber convivir con eso".

Ruiz dice que desde el mismo momento que firmas tu contrato, desde el mismo momento que sales de las oficinas del club, desde el mismo instante que empiezas a entrenar, te das cuenta de la grandeza de ese club. “Yo no digo que tengas que poseer la capacidad de un psicólogo o psiquiatra para hacerte con los mandos de todo ese lío o tener conocimientos y técnicas suficientes para sobrellevar ese peso, pero que como entrenador has de estar preparado mentalmente para ese reto, eso es evidente. No puedes cerrar los ojos, meterte en tu vestuario, encerrarte con los jugadores y hacer ver que no pasa nada, porque pasa y la gente te lo hace saber”.

Radomir Antic

Una situación atípica también marcó el final de la etapa como entrenador del Real Madrid de Radomir Antic. "No se puede comparar la situación a la de mi época, nosotros estábamos batiendo récords de puntos y partidos ganados. Eso fue otra cosa, pero yo no voy a entrar a analizar aquello", explica el técnico serbio sobre su despido por parte de Ramón Mendoza.

“Lo primero para resolver un problema es detectar que lo tienes, que no creo que sea el caso. No veo de qué manera quieren jugar, eso es clave para salir de esta situación. El Real Madrid no solo tiene que ganar, tiene que demostrar su autoridad desde una apuesta futbolística", señala Antic como fundamental en la crisis blanca.

"El Real Madrid está atravesando muchos problemas, ha tenido jugadores lesionados... Pero en este momento Lopetegui tiene que tomar sus decisiones, debe confiar en sí mismo. Asumir cualquier otra cosa que no sean sus decisiones puede afectar a su autoridad como primer entrenador", analiza un Antic que se pone en la piel de Lopetegui sin titubear: "Creo que Lopetegui está afectado, es normal, humano".

Pese a todo, los consultados, pues hubo extécnicos, como Rafa Benítez o Leo Beenhakker, que declinaron muy amablemente la invitación de hablar de la situación de Lopetegui e, incluso, ofrecer su versión sobre el clásico que se jugará el domingo, consideran que los Barça-Madrid y Madrid-Barça no tienen nada que ver con el momento que atraviesa cada uno, sea anímico y/o deportivo. "Son partidos aislados en los que no cuenta el antes ni el después y, por tanto, puede ocurrir cualquier cosa", indica Floro. "Yo diría que muy a menudo, demasiado a menudo, el que parece que está en horas bajas y tocado es quien mejor rinde porque encuentra una oportunidad ideal, casi única, de reivindicarse ante los suyos", Manolo Ruiz.