Ir a contenido

La Fiscalía pide 11 años de prisión para Sandro Rosell por blanqueo

También quiere que se le multe con 59 millones de euros por lavar 19,9 millones de euros de la confederación brasileña de fútbol

El ministerio público pide entre 6 y 10 años de cárcel para los otros cinco acusados, entre ellos, la esposa del expresidente del Barça

Ángeles Vázquez

Sandro Rosell, en una imagen de archivo.

Sandro Rosell, en una imagen de archivo.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado a la jueza Carmen Lamela que abra juicio oral contra el expresidente del Barça Sandro Rosell, para el que pide 11 años de prisión por blanqueo de capitales y organización criminal, así como una multa de 59 millones de euros, por el presunto blanqueo de 19,9 millones de euros procedentes del cobro de comisiones por la compraventa de los derechos de 24 partidos amistosos de la selección de fútbol brasileña y su esponsorización por Nike.

Además de Rosell, en prisión desde hace 14 meses, la fiscala Antonia Sanz también pide juzgar a su esposa, Marta Pineda, para la que pide siete años de cárcel; el abogado andorrano Joan Besolí (10 años), y otras tres personas: el cuñado de este último, Pedro Andrés Ramos (8 años), el considerado testaferro de Rosell Shashe Ohannessian (7 años) y su amigo José Colomer (6 años). No actúa contra el expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol Ricardo Teixeira, investigado por la fiscalía de su país. El ministerio público pide también que Rosell y Besolí sean inhabilitados como empresarios durante tres años después de cumplir la pena que se les imponga.

Estructura para blanquear

Según el escrito de calificación, todos ellos "guiados del común propósito de obtener así importantes beneficios económicos como contraprestación a los riesgos que corrían con su ilícita actividad, al menos desde 2006, formaron una estructura estable, reforzada por vínculos de amistad y parentesco, dedicada al lavado de capitales a gran escala". Su dirección correspondía a Rosell.

Así "procedieron a ocultar las cantidades ilíticamente obtenidas por Teixeira con ocasión de la firma de contratos en los que este intervenía en representación de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), particularmente el de compraventa de los derechos audivisuales de la selección nacional de Brasil en favor de International Sports Events y el contrato de esponsorización firmado por la CBF con la marca deportiva Nike". La fiscala pormenoriza los movimientos que hizo el dinero y cifra en 19.972.612 euros "el importe total de los capitales enlucidos en este procedimiento a cargo del entramado del que formaban parte todos los acusados". 

Para ello Rosell utilizó la sociedad instrumental Uptrend Developments, que constituyó en New Jersey en 2006, y un entramado de cuentas en Andorra, "destinado a hacer llegar el dinero finalmente a Teixeira, alejándolo de su origen, fragmentándolo y oscureciendo su trazabilidad". También se valió de la venta simulada de su empresa Bonus Sport Marketing a Ohannessian.

Venta de derechos y de Bonus Sport Marketing

El 24 de noviembre de 2006 Texeira firmó un contrato con la sociedad árabe domiciliada en las Islas Caimán International Sports Events para adquirir 24 partidos amistosos de la selección brasileña. Solo un día antes Rosell, en nombre de Uptrend, habría suscrito un contrato con ISE, para ser la intermediaria de la venta de derechos de los 24 partidos amistosos. Los 8,3 millones que recibió la instrumental de Rosell "en realidad constituía una parte de la ilícita comisión que Teixeira iba a desviar en su favor y a espaldas de la CBF".

El escrito también acusa a Rosell de idear "escenificar la venta de la empresa Bonus Sport Marketing a la libanesa Sports Investments Offoshore", inscrita solo un mes antes de la operación y de la que era administrador Ohanessian, quien "carecía en absoluto de experiencia en el sector del marketing deportivo".

Según la acusación, "la aparente venta de BSM facilitó a Rosell y Pineda una fuente abierta de ingresos que les facultaba a recibir transferencias en sus cuentas bajo una falsa apariencia". Así los 6.580.000 euros que recibieron por la supuesta venta formaban parte de las comisiones de los partidos amistosos, por las que Uptrend había recibido ya 8.392.612 en Andorra, lo que supone un total de 14.972.612 euros. La esponsorización de Nike ascendió a otros 5 millones.

Temas: Sandro Rosell