Ir a contenido

Hortelano: "Doctor, cure mi mano y no se preocupe por cómo me agarraré a la pista"

El atleta tranquilizó al doctor Mir antes de la operación asegurándole que lo importante era recuperar la mano para hacer pesas y no para correr

EMILIO PÉREZ DE ROZAS / BARCELONA


“Yo les dije que en Madrid había extraordinarios especialistas, cirujanos fantásticos, tal y como se ha demostrado en la primera intervención que le hicieron a Bruno Hortelano, pero ellos quisieron venir a Barcelona y la responsabilidad que hemos asumido nos llena de satisfacción y orgullo, pero nos preocupa mucho, mucho, pues el destrozo, por decirlo claro y mal, que se ha producido Hortelano en su mano derecha es tremendo”.

El doctor Xavier Mir y su equipo del Institut Universitari Dexeus vive estos días “con enorme tensión y atención” la operación que ayer le realizó, por espacio de varias horas, al mejor atleta español del momento en un intento de recuperar la mayor movilidad posible en la mano derecha del campeón europeo de los 200 metros lisos. “Como ocurre con los pilotos de motos, a los que estoy mucho más acostumbrado a tratar, estos muchachos son de acero y tienen unas ganas locas de curarse. Y esa determinación por volver a entrenarse cuanto antes, hace que todo tenga otra pinta. Aún y con todo, Bruno sabe que ha de tener mucha paciencia pues el proceso es largo y delicado, muy delicado”.

TRES DEDOS DESTROZADOS

Mir explica que el dedo pulgar de la mano derecha de Hortelano está bien “pues es el que menos sufrió en el accidente”. No así su dedo meñique “que está muy dañado, mucho, y en el que, de momento, no hemos intervenido”, de modo y manera que donde más se centró la intervención fue en la reconstrucción de los dedos índice, medio (o corazón) y anular. “Después de limpiar con detenimiento y mimo toda la mano, nos dedicamos a un trabajo casi, casi, de microcirugía al sustituir con pequeñísimos tornillos y fragmentos de titanio las agujas que le habían colocado en Madrid para reconstruir las articulaciones pero que, al cruzarlas entre los huesos, le impedían mover los dedos”.

Un injerto de piel de su propio brazo derecho recubre ahora los tres dedos más afectados de Hortelano, como si fuese el pie de un pato

A continuación, el equipo del doctor Mir extrajo, del antebrazo del atleta, un injerto de piel vascularizado, es decir, que lleva también la arteria radial, para tapar por completo los tres dedos más afectados, creando una especie de membrana que cubre las tres extremidades. “Le ha quedado, para que se entienda, no por bromear, no, pues todo esto es doloroso, delicado y muy serio, una mano como el pie de un pato”.

QUINCE DÍAS CON EL INJERTO

Con ese tipo de cirugía e injerto, los médicos lo que pretenden es facilitar la recuperación del riego sanguíneo en los dedos más afectados y la regeneración de toda esa parte lo más deprisa posible. Hortelano ha de ser curado varias veces al día, no solo para que la mano no sufra infección alguna, que retrasaría considerablemente la recuperación, sino, también, para facilitar los siguientes pasos.

El paso final consistirá, si todo va bien, en retirarle la membrana que cubre casi todos los dedos de su mano derecha y, con una nueva intervención sumamente delicada, sustituir los tendones de silicona por otros procedentes de su cuerpo.

“Evidentemente estamos hablando de una lesión, de una reparación, que no es a vida o muerte, pero la entereza con la que Hortelano afronta este accidente es admirable, la verdad”, señala el doctor Xavier Mir, que, desde el primer momento en que aceptó realizar la segunda operación tras la sufrida por el atleta, el pasado 5 de septiembre, en el Hospital 12 de Octubre, de Madrid, le comentó a Bruno la dificultad de la misma y, sobre todo, no pudo garantizarle el éxito “porque es imposible, dado el destrozo de su mano”.

Xavier Mir

CIRUJANO ESPECIALISTA DE LAS MANOS

"Dentro de dos semanas sabremos si los dedos índice, medio y anular se empiezan a recuperar después de tan grave accidente. Hay que ser optimistas"

RECUPERARSE PARA ENTRENARSE

Hortelano, según relata uno de los mejores especialistas del mundo de clavícula, hombro, brazos y manos, siempre se ha mostrado optimista de cara a su futuro. “Doctor”, cuenta Mir que le explicó el atleta”, “sé que usted está preocupado por si podré apoyarme bien en el tartán, en la pista, en el momento de la salida, que es, sí, muy importante, tanto en los 100 como en los 200, pero para ese momento tendremos soluciones, seguro, hay muchas maneras de agarrarse a la pista y salir”.

Según Mir, Hortelano lo que quiere es recuperar la movilidad y volver a aprehender objetos, con la mano. Al atleta le preocupa es recuperar su capacidad de agarrar cosas con su mano dañada. “¿Por qué?, porque, doctor, lo importante para un velocista es el entrenamiento y yo me entreno mucho con pesas y he de recuperar mi mano lo mejor posible para seguir entrenándome a tope en el gimnasio”, le dijo el plusmarquista español de 100 y 200 metros al doctor antes de entrar en el quirófano.