29 oct 2020

Ir a contenido

POLÉMICA SOBRE LA AMARILLA AL DEFENSA

Piqué, la tarjeta de la discordia

El Barça espera que no haya sanción y Pochettino dice que la acción «va contra los valores del deporte»

MARCOS LÓPEZ
BARCELONA

Si el Comité de Competición, que se reuné mañana, acepta lo que ha escrito el árbitro Pérez Lasa en el acta, Gerard Piqué no será sancionado. Y podrá jugar el clásico. Si el Comité hace lo mismo que hizo ayer con Barkero, el jugador del Levante, no habrá problemas para que el central del Barça pueda estar en el Bernabéu el día 10. Si Guardiola, claro, lo pone de titular.

Pero si el Comité, sensible como es al ruido mediático, empieza a escuchar otras opiniones, Piqué, y el Barça, tendrán un problema porque se expondrían a una sanción de dos partidos. Ni el sábado frente al Levante ni tampoco dentro de 10 días contra el Madrid, un partido donde el poderío de Piqué en el juego aéreo resulta fundamental para desactivar a tipos como Ronaldo, Higuaín, Benzema, Pepe y Sergio Ramos, que son peligrosísimos cuando la pelota se encuentra volando por el aire.

«Ánimo de perder tiempo»

Por si acaso, el Barça confía en que no haya sanción a Piqué, amparándose en lo que recoge el acta. Pérez Lasa escribió lo mismo para Valdés que para el defensa. Solo cambió el minuto de la acción (la del portero fue el 80), pero la redacción es idéntica: «En el minuto 83 el jugador (3) Gerard Piqué Bernabeu fue amonestado por el siguiente motivo: retrasar la reanudación de un saque a favor de su equipo con ánimo de perder tiempo», escribió el colegiado vasco sin precisar en ningún momento que el defensa fuera a forzarla. Pero la sonrisa del árbitro y el descaro de Piqué desataron la polémica.

«No me corresponde hablar a mí de ese tema, se trata de otro club y de otro jugador», aseguró Xabi Alonso, el centrocampista del Madrid, sin entrar en polémica, después de que él también forzara la quinta amarilla para llegar limpio al clásico. En el Espanyol, en cambio, criticaron con dureza la actitud del central.

«Jugar con fuego»

Le tocó a Mauricio Pochettino, el entrenador blanquiazul, censurar al defensa azulgrana. «Piqué ha jugado un poco con fuego. Es un tema muy difícil que puede levantar opiniones diversas», dijo el técnico, que no se detuvo ahí. «El espíritu de la competición es sano y supuestamente saludable, pero este tipo de cosas hacen que afloren intereses que no tienen nada que ver con el espíritu del deporte. Es una cosa muy personal, pero es una acción que va en contra de los valores del deporte», aseguró Pochettino.

Mañana se sabrá si Piqué, tras jugar con fuego de manera innecesaria, se ha quemado y sale finalmente chamuscado.