Tendencia de futuro

El gran advenimiento de la moda sin género

Firmas, diseñadores y tiendas borran las fronteras entre lo masculino y lo femenino, un concepto que marcará la moda del futuro

La colección de género neutro o fluido Gucci MX.

La colección de género neutro o fluido Gucci MX.

Se lee en minutos

Moda unisex, 'genderless', de género neutro, sin género… Hay muchas formas de llamar a uno de los conceptos más repetidos hoy en la industria. Símbolo de inclusión y diversidad, es cada vez más 'mainstream' gracias a marcas, diseñadores, tiendas y hasta centros comerciales que apuestan por las colecciones unisex para animar a sus clientes a borrar la frontera entre lo masculino y lo femenino, jugar con la moda, liberarse, atreverse y llevar lo que mejor les sienta. Una tendencia que no es nueva, pero que viene acompañada de muchas preguntas ahora que la actitud de los consumidores ha cambiado. Preguntas como qué convierte a una colección en unisex o dónde colocarla dentro de una tienda física o de venta 'online'.

Que el 'genderless' está entre nosotros es muy fácil de comprobar. No hay más que fijarse en cómo se viste en la calle, en los editoriales de moda, la pasarela y hasta el fast fashion: H&M creó su primera línea sin género, 'Denim United', en 2017. Zara lo hizo un año antes con 'Ungendered', acompañada de cierta polémica al tratarse de ocho prendas básicas, anodinas, sosas. Su primera colección unisex se limitó a la silueta 'oversize' y a hacer que las chicas vistan como chicos. De ahí las críticas. También Suzy Menkes firmó en enero de 2016 un artículo en 'Vogue' Italia titulado 'Generación neutra', en un número dedicado a la moda sin género en el que aparecían Tilda Swinton o la modelo Stella Tennant, recientemente fallecida.

Moda neutra en los almacenes de lujo Selfridges, en Londres.

/ El Periódico

"Dos siluetas en la calle al atardecer: pelo despeinado, jerséis grandes, pantalones pitillo, zapatillas. ¿Son dos chicos, dos chicas, chico y chica? Quién sabe. No podemos definir el género de los 'millennials' por su ropa", escribía la periodista. "Generación neutra es mi definición para la moda que veo frente a mí. Una camisa de estilo romántico puede ser tanto de un hombre como de su pareja. ¿Pelo largo? ¿Corto? ¿A quién le importa? Ya no hay códigos o reglas para vestir que diferencien los sexos. Cómo me río cuando recuerdo el drama que Gaultier causó con su colección 'Hombres en falda' en los 80. Como el escándalo de las mujeres con pantalones en los 20". 

 

Un 56% de la generación Z ya adquiere prendas distintas a su género


Y así avanzamos, poco a poco, en la libertad al vestir. Hasta Selfridges creó un espacio dedicado a la moda neutra en 2015. Un 'pop up' junto a la campaña "Agender, que no es la respuesta a una tendencia, sino a un cambio de pensamiento y mentalidad que está ocurriendo y del que somos testigos", decía un portavoz del centro comercial londinense. 

El 'diseñador neutro' Rick Owens, con su mujer y asesora Michèle Lamy, vestida de Comme des Garçons, firma cuyos diseños 'fuerapistas' tanto puede llevarlos un hombre, una mujer o un alien.

/ JUSTIN LANE

A la cabeza del 'genderless' están Ann Demeulemeester, Comme des Garçons, Meadham Kirchoff, Gareth Pugh, Joe Chia, KTZ, Norma Kamali o Equipment. También Rad Hourani, el primer diseñador que hace alta costura unisex y que desfila en la semana de la Haute Couture de París desde 2013. Rick Owens con su colección neutra y colaboraciones con Moncler y Birkenstock en esa misma clave. O Stefano Pilati, que introdujo la línea 'Random Identities' en 2018.

En España destacan el mallorquín Pablo Erroz y colecciones como la de 44Studio de Xavi García y Franx de Cristal

En España destaca Pablo Erroz, nacido en Palma y formado en Barcelona. Y colecciones como la de 44Studio de Xavi García y Franx de Cristal, que fundaron su proyecto en Madrid en 2015 "para crear una moda sin barreras, libre de etiquetas o géneros que la limiten. Buscamos sostenibilidad y, sobre todo, referencia y mensaje". En Barcelona hay proyectos como Pitágora, marca nacida en 2012 que apuesta por la moda unisex y la producción local para reducir emisiones y crear trabajo en su ciudad.

Zara también se ha apuntado a la moda neutra.

/ El Periódico

Otros ejemplos son la finlandesa Stockmann, que añadió una planta 'genderless' llamada One Way en 2018. Studio183 en Berlín: nació en 2015 como 'pop up' y ahora opera como tienda de diseño, moda y arte 'genderless'. O The Phluid Project, desde 2018 en Nueva York, que ha cerrado la tienda física por la pandemia, pero sigue 'online'. "Los consumidores están preparados: un 56% de la generación Z adquiere prendas distintas a su género", dice a 'WWD' el fundador de Phluid Project, Rob Smith. La pregunta es si lo están los vendedores, porque a pesar de los pasos dados, minoristas y marcas aún separan sus tiendas físicas y 'online' por género. Y solo dos: hombre, mujer.

Los más jóvenes reclaman el cambio, pero minoristas y marcas aún no están preparados: siguen separandi sus tiendas por género. Y solo dos: hombre, mujer.

De ahí que muchas voces pidan un cambio en las estrategias comerciales de los minoristas, el lenguaje de la industria y la forma de entender lo que realmente es una colección 'genderless' por parte de los diseñadores. Y así Smith habla de cinco aspectos relacionados con la identidad: el sexo asignado al nacer, la identidad de género, la expresión de género, la atracción sexual y la atracción emocional.

Un modelo fluido del diseñador Pablo Erroz, presentado en la pasarela 080 de Barcelona.

/ El Periódico

"Las partes pertinentes en moda son la identidad de género, que es con lo que uno se identifica, y la expresión de género, que es como uno se viste para expresarse», señala. "¿Por qué es importante? Porque cuando yo era joven, sexualidad y expresión iban juntos, pero ahora se trata de separar tu orientación sexual de tu identidad de género".

Y en este debate tan encendido como interminable, los consumidores no binarios (personas que no se perciben como hombre ni como mujer y que pueden identificarse con un tercer género o ninguno) "se oponen a la palabra unisex porque lleva la palabra sexo, cuando debería referirse a identidad". Lo explica Christina Zervanos, también de Phluid Project, que lidera la conversación en Nueva York. "La generación Z reclama el uso del lenguaje no binario y nos toca aprenderlo". Como dato, según un estudio de Pew Research Center, el 35% de los Z están familiarizados con los pronombres de género neutro frente al 16% de la generación X.

"Se tienden a hacer las prendas 'oversize', pero la ropa sin género es algo más profundo: es librarse de las limitaciones o categorías de género", sostiene el pionero Hourani

Otro asunto es la etiqueta 'genderless' que marcas y diseñadores usan aunque la prenda sea más masculina o femenina. "Tienden a hacerlo 'oversize', pero es mucho más profundo. No hay nada nuevo en hacer que una mujer sea masculina o un hombre femenino. Eso no es unisex, es convertir a uno en otro. Unisex es la libertad de cualquier limitación o categorización de género. Si le das a un hombre un vestido, lo estás limitando. Pero si le das a un ser humano una prenda neutra, la llevará como quiera", sostiene el pionero Hourani, que estableció su marca en 2007.

Te puede interesar

Ese grueso de Z que ya consumen fuera del género asignado empiezan a entrar en el mercado laboral y serán quienes lideren las compras del futuro

Nadie sabe qué pasará en el futuro, pero sí que ese 56% de los Z que consumen fuera del género asignado empiezan a entrar en el mercado laboral y serán quienes lideren las compras. Brigitte Chartrand, directora de compras de la canadiense Ssense, que lleva cinco años dedicada a borrar las líneas entre géneros, concluye: "Empezamos a ver cambios en la industria, como contratar a modelos transgénero o no binarios, combinar colecciones de hombre y mujer en la misma pasarela… Estoy segura de que el éxito de marcas como Telfar (creada en Nueva York por Telfar Clemens en 2005) sirve de inspiración a los nuevos creadores que veremos en los próximos años con esta mentalidad inclusiva".

Temas

Moda Feminismo