29 nov 2020

Ir a contenido
Amy Adams: sus 10 mejores papeles

EFE / NINA PROMMER

Amy Adams: sus 10 mejores papeles

Repasamos su cine más memorable con motivo del estreno de 'Hillbilly, una elegía rural'

Juan Manuel Freire

Con su papel de madre heroinómana en 'Hillbilly, una elegía rural' (estreno en Netflix este martes), Adams podría lograr ese Oscar que tanto se le resiste. Por 'La llegada' ni siquiera fue nominada. Aquí recordamos este y otros hitos de su carrera.

1. 'Junebug' (2005)

  

Tras sorprender como la voluntaria de hospital que por poco no se casa con DiCaprio en 'Atrápame si puedes', Adams dio la justa medida de sus posibilidades en esta tragicomedia independiente sobre secretos familiares. Embeth Davidz es una tratante de arte de Chicago que viaja a Carolina del Norte para conocer a su familia política y, de paso, fichar a un posible cliente. Adams es una joven ingenua, un poco parlanchina y muy embarazada que alucina con la vida 'arty' de su cuñada. Los críticos se pusieron de acuerdo: ella era el principal gancho de 'Junebug', y, de hecho, en la portada del DVD aparecía por encima de la pareja protagonista. 


2. 'Encantada: la historia de Giselle' (2007)

  

Tras años de trabajo duro, Adams se estableció como estrella con esta comedia musical sobre una princesa Disney de dibujos animados, la Giselle del título, que cae en un pozo y emerge con forma humana por una alcantarilla de Times Square. En la película demostraba su habilidad para cantar y bailar, talentos que después ha desplegado también en las tablas: en el 2012 participó en el revival en Central Park de 'Into the woods', el musical de Sondheim y Lapine. La canción más memorable de 'Encantada', una de las dos nominadas al Oscar, debe ser 'Happy working song', esa en la que Giselle/Amy limpia el apartamento con ayuda de palomas, ratas e incluso cucarachas.


3. 'Julie y Julia' (2009)

  

En el 2002, Julie Powell huyó de su caos vital empezando a cocinar los 524 platos descritos por Julia Child en 'El arte de la cocina francesa', y contando sus triunfos, o fracasos, en un blog. Poco debía imaginar esa modesta bloguera que Amy Adams acabaría haciendo de ella en una película y que su directora y guionista, Nora Ephron, contaría en paralelo la aventura de Child en París en los cincuenta. Existe la teoría de que solo la parte de Julia (Meryl Streep) es buena, que Julie no merece ser comparada con Julia, pero no es cierto: ambas historias funcionan y son caras complementarias de una misma reflexión sobre relaciones, éxito y cocina.


4. 'The fighter' (2010)

  

¿Cómo agradeció Adams al director David O. Russell que quisiera confiar en ella para un papel sexi y malhablado, dos cualidades poco habituales en sus personajes hasta entonces? Sacrificando su salario para este drama biográfico de bajo presupuesto, en el que encarnaba a Charlene, la dura pero sensible novia del boxeador encarnado por Mark Wahlberg, el verdadero Micky Ward. Acostumbrada a lidiar con indeseables por su trabajo como camarera, Charlene ha sabido construirse una coraza, pero en el fondo es pura vulnerabilidad. Como su novio, también saca los puños, pero fuera del ring: da un par de puñetazos memorables durante una pelea con sus cuñadas.


5. 'The master' (2012)

  

Puede que Joaquin Phoenix sea el protagonista de este clásico moderno de Paul Thomas Anderson, pero la escena más memorable pertenece a Adams: es aquella en que su personaje, Peggy Dodd, echa un rapapolvo a su marido, el charlatán religioso Lancaster Dodd (Philip Seymour Hoffman), mientras le masturba sobre la pica del baño. Echando tierra de nuevo sobre su imagen de princesa más o menos apocada, Adams se presentaba en esta obra (maestra, así es) como especie de rabiosa Lady Macbeth, la mano que mueve los hilos de un imperio en la sombra. Pocos habrían pensado que aquella antigua experta en calentar los corazones iba a acabar helando la sangre.


6. 'Her' (2013)

  

Adams repitió con Joaquin Phoenix en esta fábula futurista de Spike Jonze, una especie de extenso episodio de 'Black mirror' sobre un futuro, quizá no tan lejano, en el que querríamos más a nuestros dispositivos tecnológicos que a nuestros congéneres humanos. Phoenix era Theodore Twombly, escritor divorciado cada vez más pillado por Samantha (Scarlett Johansson), voz femenina de un sistema operativo; Adams, su vecina y vieja colega de universidad Amy, quien también se ha refugiado en la tecnología tras el fin de un matrimonio. La actriz sabe encarnar, sin que se note el esfuerzo, todo el cansancio y la frustración de un alma perdida y solitaria.  


7. 'La gran estafa americana' (2013)

  

Una especie de reunión de 'The fighter': mismo director (David O. Russell) y Amy Adams y Christian Bale (hermano de Wahlberg en aquella) compartiendo cartel. Como en el filme del 2010, Russell insiste en mostrar a una Adams sexi y malhablada, pero aquí con un papel muy diferente: una estafadora que, arrastrada por su compinche de siempre, colabora con el FBI en una operación (inspirada en una verdadera) para capturar a hombres de negocios sin escrúpulos y funcionarios del gobierno corruptos. Solo por su divertida alternancia entre el acento estadounidense y el inglés, Adams ya merecía esa primera nominación al Oscar a la actriz protagonista.  


8. 'La llegada' (2016)

  

Una novela corta de Ted Chiang, 'La historia de tu vida', inspiró esta película inmensa, ejercicio de ciencia ficción a la vez cerebral y emocional. La aparición de una nave espacial en Montana es solo el principio de una odisea en la que la aventura fantacientífica se entrelaza profundamente con las cuestiones familiares de la protagonista, un poco como sucedía en la reivindicable 'Contact' de Robert Zemeckis. Aquí la heroína es Louise Banks, lingüista que recibe la misión de entender el alienígena y/o escribirlo en tiempo récord. Adams, por supuesto, hace absolutamente humano un planteamiento alucinado a la vez que, así es, alucinante. 


9. 'Heridas abiertas' (2018)

  

Esta adaptación del primer thriller de Gillian Flynn, autora de 'Perdida', no era su debut en televisión. De hecho, llegó a ser fichada como regular en una serie con Rob Lowe, 'Dr. Vegas', de la que fue despedida por, según dijo, "no ser lo suficiente sexi". Tras esta experiencia, creyó que jamás volvería a la tele, pero 'Heridas abiertas' significaba la oportunidad de volver al medio por la puerta grande. En el papel de la periodista Camille Preaker, de vuelta en el lugar donde creció para cubrir el asesinato de dos chicas preadolescentes, Adams brillaba con una oscuridad apenas vista en ella. Menudo turbio verano (del 2018) nos hizo pasar esta serie.


10. 'El vicio del poder' (2018)

  

Tercera vez al lado de Bale, éste irreconocible como Dick Cheney, el que fuera jefe de Gabinete, secretario de Defensa y, al final, durante el mandato de George W. Bush, vicepresidente de Estados Unidos. Adams era su esposa Lynne, historiadora que no hacía ascos al poder y que presidió el Fondo Nacional para las Humanidades. Incluso debajo de todo ese maquillaje (¿por qué esta obsesión de Hollywood con la caracterización extrema o el no fichar a gente mayor para hacer de gente mayor?), el talento de Adams se dejaba ver. Al parecer, su mayor inspiración fue su propia abuela, una mujer dura, luchadora y, como los ancestros de Lynne, mormona.