27 sep 2020

Ir a contenido
Nosotros, los Coppola

UNA SAGA CON PEDIGRÍ

Nosotros, los Coppola

Beatriz Martínez

Pocas sagas con tanto pedigrí. Las trayectorias de sus miembros están interconectadas  y aunque el centro neurálgico es Francis Ford Coppola, las nuevas generaciones despliegan talento. El último ejemplo, el de Gia Coppola, que acaba de convertirse en la sensación de Venecia.

Francis F. Coppola, en el Festival Lumière de Lyon. / ROMAIN LAFABREGUE (AFP)

FRANCIS F. COPPOLA

El patriarca

Es el corazón de todo un árbol genealógico con ramificaciones artísticas. Junto a sus compañeros de generación, durante los años 70, contribuyó a cambiar las reglas de Hollywood y a transformar la industria del cine. De la serie B pasó a abordar algunas de las producciones más ambiciosas de la historia sin perder un ápice de su independencia creativa, aunque esto le costara la ruina.

Su perfeccionismo le ha llevado a remontar varias veces algunas de sus películas, entre ellas, su obra magna 'Apocalyse Now' y acaba de anunciar que en diciembre presentará una nueva versión de la tercera parte de su monumental saga de 'El Padrino' con material inédito y un nuevo final para conmemorar su treinta aniversario.

Eleanor Coppola, esposa de Francis Ford y documentalista. / JEAN BLONDIN (REUTERS)

 ELEANOR COPPOLA

La matriarca

Conoció al que se convertiría en su esposo durante el rodaje de 'Dementia 13' y desde entonces le ha acompañado a lo largo de su carrera. Pero fue en el rodaje de 'Apocalyse Now' cuando su figura cobró una dimensión inesperada. Encargada de realizar el 'making of', Eleanor Coppola testimonió en imágenes todo el trasfondo de locura que acompañó la filmación de la película y compuso un documental, 'Corazones en tinieblas' , que muestra la cara B de una aventura que se convirtió en un infierno lisérgico. En el libro 'Notas de Apocalyse Now. Crónica de un rodaje maldito', aportó una perspectiva íntima a esta experiencia abrumadora en la que todos los participantes se sumergieron en una espiral de 'delirium tremens'.

Gian-Carlo Coppola, productor fallecido en accidente en 1986. /RON GALELLA (GETTY)

 GIAN-CARLO COPPOLA

El hijo fallecido trágicamente

Comenzó trabajando con su padre delante de la cámara, interpretando pequeños personajes, para pasar más tarde al terreno de la producción y dirección. Estaba preparando 'Jardines de piedra' cuando salió a navegar con uno de los protagonistas, Griffin O'Neal, hijo de Ryan O'Neal, al que se le ocurrió pasar entre dos embarcaciones unidas por un cable a gran velocidad. Gian-Carlo Coppola murió decapitado, en 1986, con solo 22 años. Su novia estaba embarazada de dos meses y poco después nació Gia. Este trágico acontecimiento marcó a la familia que siempre ha intentado mantener viva su memoria, ya sea a través de uno de los terrenos de los viñedos familiares, que lleva su nombre o en homenajes como el que le dedica su padre en 'Twixt'.

Roman Coppola ha colaborado con Wes Anderson en sus guiones. /AlFRED PROUSER (REUTERS)

ROMAN COPPOLA

El moderno del clan

El más vanguardista de toda la 'troupe'. Nació en Francia en 1965  mientras su padre preparaba el guion de '¿Arde París?' y comenzó su carrera como supervisor de efectos visuales en 'Drácula', pero su fama se consolidó como director de videoclips en la época dorada de principios de los dos mil junto a otras figuras clave como Jonathan Glazer, Michel Gondry o Mike Mills. Hizo trabajos para Green Day, Moby, Daft Punk, Fatboy Slim o Phoenix. Debutó en el largometraje con 'CQ' y ha colaborado en varias ocasiones con Wes Anderson en sus guiones. Juntos fueron nominados al Oscar por 'Moonrise Kingdom'. Es creador junto a su primo Jason Schwartzman de la serie de televisión 'Mozart in the Jungle'.

Sofía Coppola, realizadora de éxito, en el Festival de Cannes. / AJULIEN WARNAND (EFE)

 SOFIA COPPOLA

La musa 'indie'

De actriz vapuleada a musa 'indie'. En la primera etapa de su carrera solo recibió insultos: niña mimada que escribía guiones pijos e insulsos ('Mi vida con Zoe', capítulo dentro de 'Historias de Nueva York' que dirigió su padre) y pésima actriz por su interpretación en 'El Padrino III'. Pero la hija pequeña de Eleanor y Francis Ford no se desanimó, estudió cine y se integró en el burbujeante y experimental ambiente videclipero de finales de los noventa donde conoció a su primer marido, Spike Jonze. Tras firmar algunos trabajos para grupos como White Stripes debutó en el cine con 'Las vírgenes suicidas' que despejó cualquier duda sobre su talento y nos abrió la puerta a una de las creadoras imprescindibles de nuestro tiempo.

Talia Shire, acriz nominada al Oscar hoy casi retirada.

 TALIA SHIRE

De 'El Padrino' a 'Rocky'

Tuvo dos grandes papeles por los que siempre será recordada y por los que además fue nominada a los Oscar: el de Connie Corleone en 'El Padrino' y el de Adrian, la esposa de Sylvester Stallone en 'Rocky', que encarnó en cinco ocasiones. Ella misma ha confesado que se parece mucho a este personaje, tímido y exigente. Todavía Rocky, en las últimas películas, llora junto a su tumba honrando su memoria. Adoptó el nombre de su primer marido, el compositor David Shire y más tarde tendría a Robert y Jason con el productor Jack Schwartzman. En los últimos tiempos la hemos visto en algunas películas de los miembros de su familia, aunque se encuentra prácticamente retirada.

Nicholas Cage, actor con un toque lunático. /GONZALO FUENTES (REUTERS)

NICOLAS CAGE

El sobrino 'outsider'

El sobrino de Francis Ford Coppola siempre ha ido un poco por libre, quizás por esa razón se cambió el apellido para evitar acusaciones de nepotismo. Trabajó con su tío en tres ocasiones, sin embargo, comenzó a brillar en el cine de autor de culto de la mano de los hermanos Coen y David Lynch. Nunca se ha sentido demasiado cómodo en la piel de galán (aunque resulte imposible olvidar 'Hechizo de luna', junto a Cher), así que se especializó en papeles con un toque lunático. En todos los géneros ha dejado huella con su estilo, desde 'Leaving Las Vegas', por la que ganó el Oscar, hasta su icónica (doble) interpretación en 'Adaptation'. En los últimos años se ha convertido en padrino de producciones de terror tan audaces como 'Mandy'.

Christopher Coppola, hermano de Nicholas, se dedica a la distribución alternativa.

CHRISTOPHER COPPOLA

El 'underground'

Además de ser el más fornido de la familia, comenzó a hacer películas caseras con su hermano Nicolas Cage como protagonista cuando ambos eran muy jóvenes. Estudió composición musical y cine y fundó su propia compañía, CRC Productions. También ejerce la enseñanza de cine en San Francisco y es el responsable del festival digital PAH-Fest, especializado en la distribución alternativa y las plataformas interactivas. Su lema es educar para sacar el mejor partido a las herramientas artísticas y que no resulten inaccesibles. Debutó en 1988 con 'Condesa Drácula', protagonizada por Sylvia Kristel y siempre se ha movido en los circuitos más 'underground'.

Marc Coppola probó en el cine, hizo carrera en la radio y se mueve en el circuito de los DJ. /arCHIVO

MARC COPPOLA

Más 'dj' que actor

Como marca la tradición, el hermano de Nicolas y Christopher también tuvo su primera aparición en pantalla en una de las películas de su tío Francis, en 'Apocalypse Now' (interpretaba a un locutor de las Fuerzas Armadas), en la que además trabajó en el departamento de 'casting'. Su carrera como actor se reduce a participaciones más o menos anecdóticas en películas vinculadas a su familia, desde 'Condesa Drácula' a 'The Blig Ring', de su prima Sofia, pasando por 'Leaving Las Vegas', junto a su hermano Nicolas Cage. Comenzó de forma paralela una carrera radiofónica que le llevó a alcanzar cierto reconocimiento como 'dj' (su alias era 'The Cope').

Jason Schwartzman, actor fetiche de Wes Anderson. / ARCHIVO

JASON SCHWARTZMAN

El más familiar 

Con 17 años debutó como intérprete en 'Academia Rushmore', el segundo largometraje de Wes Anderson, convirtiéndose a partir de ese momento en uno de los actores fetiches del cineasta hasta el punto de aparecer en la mayor parte de sus películas (tiene pendiente de estreno su última colaboración, 'La crónica francesa'). Su estilo es opuesto al de su primo Nicolas, ya que su comicidad parte de una gestualidad mínima. La música es otra de sus pasiones, fue batería de la banda Phantom Planet y creó el proyecto Coconut Records. También ha compuesto algunas bandas sonoras y la cabecera de la serie de HBO 'Bored to Death'. Ha trabajado prácticamente con todos los miembros de su familia convirtiéndose en elemento aglutinador.

Robert Carmine Coppola, músico y creador extravagante. / ARCHIVO

ROBERT CARMINE COPPOLA

El extravagante

El hermano de Jason Schwartzman, cuando era 'teenager', formó una banda de rock Rooney que todavía sigue en activo. Pero también tenía inclinaciones cinematográficas y en el 2016 estrenó su ópera prima, 'Dreamland', en la que demostró que poseía un mundo propio que plasmar en imágenes, entre la comedia estrafalaria y la estética pop. Le seguiría 'The Unicorn', otra extravagancia y acaba de estrenar en Estados Unidos 'The Argument', en la que, como ocurre en las anteriores, disecciona las relaciones amorosas en clave posmoderna. Consciente de las dificultades que tienen los nuevos creadores a la hora de hacerse un hueco en el mercado, ha creado Utopia Media, una plataforma de distribución que incluye todos los apartados del negocio para conseguir monetizar los proyectos.

Gia Coppola,  / ETTORE FERRARI (EFE)

GIA COPPOLA

La benjamina de la familia

La benjamina del clan pasó parte de su infancia en los 'sets' de rodaje de su tía Sofia. Estudió fotografía y comenzó a dirigir 'fashion films' para firmas de ropa. Su ópera prima, 'Palo alto', estaba basada en una colección de historias cortas escritas por James Franco. Al igual que Roman Coppola, también ha experimentado con el formato del videoclip junto a músicos como Blood Orange, Carly Rae Jepsen o Soko.

Acaba de presentar en la Mostra de Venecia su segundo largometraje, 'Mainstream', una sátira pop en la que indaga alrededor de la identidad en la era de las redes sociales, protagonizada por un triángulo amoroso formado por Maya Hawke, Andrew Garfield y Nat Woff y en la que también aparece  el primo de su padre e hijo de Talia Shire, Jason Schwartzman.