NUEVO PROYECTO

Adiós Carrie, hola Frances

Sarah Jessica Parker intenta dejar atrás definitivamente a la triunfadora protagonista de 'Sexo en Nueva York' poniéndose en la piel de una mujer perdedora en la serie 'Divorce', con la que vuelve a la tele.

Sarah Jessica Parker, en la serie ’Divorce’.

Sarah Jessica Parker, en la serie ’Divorce’.

Se lee en minutos

MARTA ALTARRIBA

Sarah Jessica Parker vuelve. Ha tardado 11 años, pero vuelve a la pequeña pantalla. Pero que nadie se engañe: la que vuelve no es Carrie Bradshaw, sino, Frances, una mujer que es la antítesis de la protagonista de 'Sexo en Nueva York'. La actriz norteamericana acaba de estrenar en la cadena HBO el primer capítulo de su nuevo proyecto, 'Divorce', una serie que protagoniza y produce a través de su propia empresa, Pretty Matches Productions. El pasado 9 de octubre pudimos ver el primero de los 10 capítulos de que consta.

Frances es una mujer acomodada, de unos 50 años, con dos hijos adolescentes y un matrimonio que vive sus horas más bajas. Porque aunque la serie se titule 'Divorce', habla del matrimonio. Concretamente de sus miserias y su parte más tediosa. Y de las infidelidades que marcan el fin del camino. Carrie, el personaje que tanto ha marcado a Sarah Jessica Parker, ya no existe. Aquella mujer ha evolucionado, ha madurado, ha vivido, ha sufrido y tiene una relación completamente diferente con los hombres. Ya no es una treintañera de éxito que todavía cree en el príncipe azul y que hace lo que quiere con los hombres, sino una perdedora que intenta divorciarse para irse con su amante y al final se encuentra sola. Una apuesta de riesgo y temeraria por parte de la actriz: interpretar un personaje que está en el polo opuesto de aquel con el que el público la identifica. ¿Será bien recibida?

19 AÑOS CASADA

Frances es una mujer de mediana edad como ella, aunque en la vida real Sarah Jessica Parker parece (al menos lo parece) feliz en su matrimonio con Matthew Broderick, junto a quien lleva 19 casada y es madre de tres hijos: James y las gemelas Marion Loretta y Tabitha. Pero… ¿fuera de casa? Las cosas profesionalmente no le van todo lo bien que ella desearía desde que su adiós a Sexo en Nueva York, en el año 2004.

CARRERA DISCRETA

A sus 51 años, Parker necesita relanzar una carrera que quedó atorada después del éxito arrollador de la serie. Tras su fin, ha trabajado más bien poco y de forma discreta. Una forma de alejarse de Carrie. En 2005 protagonizó 'La joya de la familia' y un año después 'Novia por contrato'. Le seguiría la adaptación a la gran pantalla de la serie que la había catapultado. Un éxito asegurado, una apuesta por el caballo ganador. Y después de un largo paréntesis, en 2012 participó en dos capítulos de la cuarta temporada de 'Glee'. La suerte le sonríe. Trabaja poco pero todo lo que hace es un éxito. Y eso, aunque le duela, es gracias al personaje de Carrie. La misma que le brindó cuatro Globos de Oro y un Grammy.

Aunque en la vida real parece  feliz en su matrimonio con Matthew Broderick, en lo profesional no le ha ido tan bien

ZAPATOS

Noticias relacionadas

Aparcada casi por completo durante una década su faceta como actriz, Parker ha puesto todo su empeño en promocionar su propia marca de zapatos, que valen la friolera de más de 300 euros el par. Como empresaria, también ha apostado, como tantos otros famosos, por el mundo del perfume. Hace unos meses lanzaba la que ya es su cuarta fragancia, un producto unisex que se comercializa tras el nombre de STASH.

Y mientras espera a los resultados de audiencia de los primeros capítulos, Sarah Jessica Parker brinda por el éxito de su divorcio de Carrie con un vino español, que seguramente conoció el pasado verano, durante sus vacaciones aquí. Concretamente lo hace con Siendra, un tinto DO Calatayud que cuesta 15,99 euros la botella. «Recomendado por el vendedor de nuestra bodega local», aseguraba en Instagram, donde colgó una foto con el vino. ¡Salud y suerte!