Extremos climáticos

¿Cuál es la temperatura máxima que puede aguantar el cuerpo humano?

El tiempo en Barcelona y resto de Catalunya, hoy: temperaturas en ascenso y última hora sobre el calor extremo, en directo

Guía para hablar de calor nocturno: ¿Qué diferencia hay entre noches tropicales, tórridas e infernales?

El calor sigue sin dar tregua y las temperaturas subiendo

El calor sigue sin dar tregua y las temperaturas subiendo / Salas

Valentina Raffio

Valentina Raffio

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El cuerpo humano está 'diseñado' para mantener una temperatura interna cercana a los 37 grados (una décima más, una menos en función de la persona y el contexto). Cuando la temperatura ambiente supera esta cifra, nuestro organismo activa una serie de mecanismos (como sudar o dilatar los vasos sanguíneos) para intentar refrescarse. ¿Pero qué pasa cuando los termómetros se disparan y llegamos a los umbrales de calor extremo? Según apunta un nuevo informe de la Universidad de Roehampton (Reino Unido), cuando el mercurio sube por encima de los 40 o 50ºC nuestro organismo alcanza "un estado crítico" que, en los casos más extremos, puede derivar en fallos multiorgánicos e incluso la muerte.

La explicación es la siguiente. Para luchar contra el calor extremo, nuestro cuerpo pone en marcha toda su maquinaria para intentar reducir la temperatura interna. Para ello, una de las primeras cosas que hace es acelerar su tasa metabólica (es decir, el mecanismo que le permite obtener energía para, a su vez, poner en marcha otros procesos de regulación térmica). Cuando el calor es moderado, estas herramientas suelen funcionar con éxito. Pero cuando los termómetros se disparan hasta valores extremos, todos estos circuitos internos empiezan a fallar y, a su vez, el cuerpo empieza a acumular daños en cascada.

Cuando los termómetros suben por encima de los 40 o 50 grados, el cuerpo entra en "estado crítico"

En los casos más extremos, las altas temperaturas pueden dañar desde las membranas celulares hasta órganos como el cerebro, los pulmones y el hígado, así como el conjunto del sistema cardiovascular. Uno de los 'circuitos' más afectados es justamente el del corazón, que para intentar mantener toda la maquinaria en marcha empieza a bombear sangre con más intensidad (lo que provoca, por un lado, un aumento de la frecuencia cardiaca y, por otro, una disminución de la presión arterial). Todo esto puede acabar derivando en una insuficiencia cardiaca o un fallo multiorgánico que, en los casos más graves, pueden provocar la muerte.

Problema de salud pública

Hace años que expertos y autoridades sanitarias han empezado a señalar el calor extremo como un problema de salud pública. Sobre todo ahora que, según advierten los estudios científicos más importantes elaborados hasta la fecha, las altas temperaturas se han vuelto cada vez más frecuentes y, en un futuro, podrían ir a más. Los pronósticos apuntan a que hacia finales de siglo en toda la zona del Mediterráneo, incluida España, los termómetros podrían dispararse entre cuatro y siete grados respecto a los umbrales actuales. Este factor, a su vez, también aumentará el riesgo de sufrir olas de calor más extremas y frecuentes.

¿Pero por qué son tan peligrosas las altas temperaturas? Según explican los expertos, "el calor es un disparador de enfermedades". En la mayoría de casos, de hecho, la gente no muere de un golpe de calor. La mortalidad durante los episodios de temperaturas extremas suele dispararse por "problemas cardiovasculares o respiratorios agravados por las altas temperaturas". El verano pasado, según cálculos del Instituto de Salud Carlos III, se registraron unas 20.000 muertes más de lo normal debido a unos meses de calor extremo en los que se alcanzaron cientos de récords de temperatura y se registraron temperaturas superiores a los 40 grados en varios puntos del país.