Ir a contenido

HITO CIENTÍFICO

Katie Bouman, la joven genio que ideó la primera imagen de un agujero negro

La investigadora de 29 años creó el algoritmo que permitió obtener la foto

El Periódico

La científica Katie Bouman.

La científica Katie Bouman.

Katie Bouman tiene 29 años y una reciente graduación en el Massachusetts Intstitute of Technology (EEUU) pero, sobre todo, lo que tiene es un gran reconocimiento científico de haber sido la investigadora informática que ideó un algoritmo que ha sido clave en este hito de la astrofísica: gracias a él se pudo plasmar la primera imagen real de un agujero negro, situado en la galaxia M87, a 55 millones de años luz de la Tierra.

El algoritmo creado por Bouman ha permitido unir los datos de los ocho radiotelescopios de todo el mundo (EEUU, Chile, España, Antártida y México) que participaron en el proyecto 'Event Horizon' y procesarlos de manera que se pudiera configurar una imagen del agujero negro.

No era tarea fácil. Con estos trabajos, en los que Bouman ha trabajado mano a mano con unos 200 matemáticos, físicos, astrónomos e ingenieros, se ha logrado sacar una imagen que, trasladada a la Tierra, sería como fotografiar desde Barcelona la cabeza de una aguja situada en Groenlandia. "Ninguno de nosotros podría haberlo hecho solo. Lo conseguimos gracias a la gran cantidad de personas de diferentes orígenes", se ha quitado méritos Bouman en declaraciones a la BBC.

Tres años de trabajo 

Hace tres años que esta investigadora informática empezó a trabajar en este proyecto. Bautizado como CHIRP (Continuous High-resolution Image Reconstruction), esa técnica se basó en la sincronización de los relojes atómicos de los ocho telescopios para cronometrar sus observaciones apenas sin margen de error.

A partir de ahí se empleó la técnica de interferometría, que permite una longitud de onda de 1,3 milímetros. Con todo, los datos aportados por cada laboratorio, una inmensidad de 350 terabytes, no dieron más opciones que dedicar un buen tiempo para llegar a la 'foto finish'. Dicho de otra manera, el estudio de la imagen que se vio ayer en todo el mundo se inició en abril del 2017 y, dos años después, se ha visto plasmado el resultado.