Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Narices ¿por qué son cómo son?

Unos investigadores han analizado si las diferentes formas tienen alguna explicación evolutiva

Pere Puigdomènech

Un perfil femenino.

Un perfil femenino.

La nariz no es solo el conducto por donde entra aire hacia los pulmones. Define nuestra fisonomía y nos diferencia de los demás. Una investigación ha tratado de saber si hay alguna razón para que la forma de la nariz haya servido para que los humanos se hayan adaptado bien a ciertos entornos. La respuesta es matizada.

En el estudio, realizado por grupos de investigación de Estados Unidos, se ha analizado la forma de la nariz de más de 4.200 personas de diferentes orígenes geográficos: África del Sur y del Oeste, Sur y Este de Asia y dos regiones europeas, Irlanda y Polonia. Se ha hecho un análisis informático de diferentes propiedades de la forma de la nariz como la longitud, la anchura o el color. En la mayoría de los rasgos analizados no se observan grandes diferencias entre los grupos, pero sí en la anchura de las alas de la nariz y en el color de la piel, que no son los mismos entre las poblaciones de África y  Europa.

La pregunta que se hacen los investigadores es si estas diferencias pueden estar relacionadas con la adaptación de las poblaciones humanas a los diferentes climas, teniendo en cuenta que la temperatura o la humedad del aire no son las mismas en los trópicos que en el norte de Europa. Efectivamente, han observado que la nariz ancha es más frecuente en las poblaciones que viven en climas húmedos y cálidos. La conclusión sería que las poblaciones que habitaron el norte de Europa desarrollaron una nariz más pequeña y estrecha que les permitía adaptarse mejor a un entorno más frío y seco.

La nariz es un órgano esencial para nosotros. Gracias a ella percibimos los olores y a través de ella nos llega el aire que necesitamos para respirar. En su paso por la nariz, el aire se calienta y se limpia de partículas de polvo y de microbios que podrían infectar bronquios y pulmones. Puede que la forma de la nariz haya permitido una buena adaptación a los climas fríos, pero es también un factor importante para la estética de la cara. Es una de las operaciones de cirugía estética más frecuentes y podría ser que una nariz fina facilite encontrar una pareja. Es otro tipo de ventaja selectiva.

Temas: Genética

0 Comentarios
cargando