El final de la ronda francesa

El Tour, a 342 días del inicio de otro combate del siglo

El Tour, a 342 días del inicio de otro combate del siglo

Marco BERTORELLO / AFP

  • Jonas Vingegaard se coronó en los Campos Elíseos de París como vencedor de una carrera que fue apasionante por su duelo con Tadej Pogacar.

3
Se lee en minutos
Sergi López-Egea
Sergi López-Egea

Periodista

ver +

Jonas Vingegaard, 25 años, se coronó este domingo como el nuevo rey de un Tour 2022 que estaba escrito a la imagen y semejanza de Tadej Pogacar, el monarca que tuvo que abdicar en los Alpes destronado por una ofensiva letal como no se recordaba, que lo obligó a olvidarse de comer y a entregar la ronda francesa a su rival danés. Fue la señal para que se iniciase el mejor duelo personal entre dos corredores desde 1989 cuando Laurent Fignon perdió el amarillo ante Greg Lemond en las calles de París.

Miguel Induráin siempre destrozó a sus rivales en el arte de la contrarreloj y jamás Claudio Chiappucci, Gianni Bugno y Tony Rominger lo pusieron en los aprietos con los que Vingegaard se encontró entre los Alpes, el Macizo Central y los Pirineos. Hasta 15 demarrajes de Pogacar se recuerdan desde Alpe d’Huez a Hautacam pasando por Mende, Foix y Peyragudes. Y siempre la reacción del danés llegó al instante, sin la necesidad de tener prácticamente que contraatacar, porque un Pogacar hambriento y sediento cedió en el Granon, como luego lo hizo en Hautacam dolorido por la caída en el descenso de Spandelles. 

De aquí a Bilbao

De igual forma solo se recuerda un ataque de Jan Ullrich a Marco Pantani en La Madelaine tras vestirse 'El Pirata' de amarillo en Les 2 Alpes, en el Tour del dopaje (1998). A Lance Armstrong, en los siete Tours tachados de la historia, jamás nadie lo puso en aprietos y Alberto Contador siempre tuvo a Andy Schleck bajo control como Chris Froome a todos sus rivales bajo la tiranía de un equipo Sky tan potente como lo ha sido ahora el increíble Jumbo con un Wout van Aert que servía para todo, hasta para ganar etapas.

Por eso, ya pueden comenzar a contarse los días que faltan para que el Tour 2023 se ponga de parto el 1 de julio del año que viene en las calles de Bilbao. "Lo di todo pero enfrente me encontré a un rival más fuerte que yo y eso me motiva para el año que viene. Volveré para ganar", palabra de Pogacar. Todavía es muy pronto para saber por dónde pasará una ronda francesa que nacerá en el País Vasco. Pero da igual que primero se afronten los Alpes que los Pirineos, como ha ocurrido ahora, porque el duelo puede ser tan espectacular como el vivido estas semanas. Y si es mejor entonces se hablará de pura magia.

La entrada en París

Llegaron los ciclistas a los Campos Elíseos con el caer de la tarde. Festejaron entre risas, brindis y posados una etapa final que solo se reactivó cuando sonó la campana que anunciaba la última vuelta. El corredor belga Jasper Philipsen ganó la etapa y Vingegaard cruzó la línea de meta con sus compañeros del Jumbo para subir luego al podio como segundo danés que triunfaba en el Tour tras el controvertido Bjarne Riis.

Noticias relacionadas

El año que viene quiero volver para ganar. No me marcó lograr cinco Tours pero sí intentar otra victoria. Pogacar querrá hacerlo pero yo también". Fue el triunfo del corredor tranquilo y el que aprovecha cada instante que tiene para hablar de su pareja y su hija. "Lo esencial de mi vida es poder estar con ellas dos y por mi deporte no lo puedo hacer a menudo", dijo Vingegaard que vuelve a Dinamarca para ser recibido por las máximas autoridades de su país, con la reina Margarita a la cabeza.

Pogacar, en cambio, necesita más retos porque es el corredor más ofensivo que hay en el mundo y el más inconformista. La Vuelta está en su horizonte. "El Tour de este año me ha dado hambre para ganar más carreras porque me encantan los desafíos"… los retos para un Tadej que lo ha dado todo y que no miró en el caer de la tarde a Vingegaard en el podio con rencor sino incluso con buen humor. "Perder tampoco está mal porque la gente quiere diversidad y se cansa de ver ganar al mismo cada año". Para el próximo duelo solo faltan 342 días, ¿los empezamos a contar?