Ir a contenido

Patrocina:

la etapa reina

Carapaz se refuerza en el Mortirolo

El ciclista ecuatoriano sale más líder del Giro tras una etapa en la que el Movistar neutraliza el ataque de Nibali y Roglic cede 1.23 minutos más

Sergi López-Egea

Richard Carapaz, de rosa, con Mikel Landa y Vicenzo Nibali, en el Mortirolo.

Richard Carapaz, de rosa, con Mikel Landa y Vicenzo Nibali, en el Mortirolo. / Luk BENIES / AFP

Hay algunas cosas que ya han quedado claras en el Giro y más tras la etapa reina de este martes con el Mortirolo como gran obstáculo de la jornada. Richard Carapaz está muy fuerte, es un veterano pese a tener 26 años recién cumplidos, el Movistar, que recuerda al gran Sky del Tour, es un equipo consistente con piezas suficientes para solucionar cualquier contratiempo a su líder ecuatoriano y Mikel Landa se sitúa en la recámara. Están en una posición de fábula para ganar el domingo la carrera en Verona.

Pero a la vez, con las cartas boca arriba, el Movistar ya sabe el nombre y el apellido del gran rival, del que no se pueden fiar, el que atacará hasta el último aliento y del que ya ha quedado que también está en un extraordinario momento de forma. Se trata de Vincenzo Nibali, el mismo que buscó romper la carrera, como tenía que ser, en el Mortirolo, pero el corredor que, trabajando en equipo y con la colaboración de un extraordinario Antonio Pedrero, el ciclista de Terrassa, el Movistar consiguió neutralizar en la ascensión.

La peor montaña de este Giro, la joya de la etapa reina, dejó a la luz las fortalezas y las miserias de los corredores. El Mortirolo evidenció que si Primoz Roglic fue el mejor de la clase en los dos exámenes de contrarreloj realizados en la primera semana, en la montaña no es tan fiero como se presumía, es batible y mucho más después de dejarse 1.23 minutos en una jornada marcada también por la lluvia y el frío.

Pendientes del 'Tiburón'

El ciclista esloveno cedió la segunda plaza de la general a Nibali. Y por ello, ahora, El 'Tiburón' es el rival, el contrincante, el que amenaza a Carapaz y el que no cesará porque él es así, toda la vida lo ha sido cuando está bien de forma.Y, además, corre en casa aupado por miles de italianos que quieren verlo ganar un Giro por tercera vez en la vida.
Sin embargo, la prueba se mueve al compás de los pedales de los corredores del Movistar. Carapaz es el que manda, pero Landa está en la retaguardia. Si el ciclista ecuatoriano no sufre ninguna crisis grave, lo que por ahora no parece que vaya a suceder, correrá con el freno de mano puesto y dispuesto a ayudarlo como sucedió en la fase final de la captura a Nibali, en el Mortirolo, después de que Pedrero lo controlara a poca distancia, sin perder nunca el contacto visual con el ciclista siciliano. Pero Landa está ahí, cuarto de la general, con posibilidades de subir al podio si Roglic sigue perdiendo tiempo y, sobre todo, sin olvidar que después del Giro llega el Tour y tampoco es plan de dejarse el alma en las carreteras italianas de aquí al domingo.

El árbol del Giro

Nibali movió el árbol del Giro para descubrir qué corredor estaba maduro. Vio la fragilidad de Roglic, observó que 'Superman' López no está tan fresco como amenazaba, que Rafal Majka corre en nivel más bajo y que si Carapaz tuvo en algún momento síntomas de crisis, que pudo tenerlos, se sobrepuso y supo disimularlos lo mejor que pudo y supo. Y cuando un líder no está tan fresco como creía pero supera el bache sin daños colaterales y además se beneficia del desgaste de los contrincancantes, como fue el caso, no puede hacer otra cosa que celebrar el día.

Pasó el Mortirolo, que no despejó la general como podía haber ocurrido, en un día que pudo haber sido más duro de no haberse suspendido el Gavia por la nieve, pero todavía quedan tres etapas de montaña (este miércoles, el viernes y el sábado). Queda espectáculo en un Giro intenso (este martes triunfo de Giulio Giccone, el líder de la montaña) en cuanto ha comenzado la montaña, tras el tedioso inicio. El Movistar hace de director de carrera. Maneja los cables y tiene, por ahora, al primero, al cuarto de la general y la clasificación por equipos. Una fiesta para el conjunto telefónico.

Todas las clasificaciones en la página oficial del Giro.