25 oct 2020

Ir a contenido

El sector TIC se consolida como el motor más potente de la economía catalana

El 72% de las empresas TIC catalanas ha cerrado el 2019 mejor que el año anterior

Cerca de un 40% prevé un crecimiento de facturación para el 2020 a pesar de la crisis de la covid-19

El ’conseller’ Jordi Puigneró durante la presentación del informe.

El ’conseller’ Jordi Puigneró durante la presentación del informe.

El sector tecnológico es actualmente el motor más potente de la economía catalana, tal como lo demuestran los datos sobre creación de empresas y puestos de trabajo y las previsiones de crecimiento y de facturación del 'Baròmetre del sector tecnològic a Catalunya 2020'. En términos de balance, el Baròmetre confirma que no solamente se han cumplido las expectativas del 2018, sino que se han superado. El 72% de las empresas TIC catalanas ha cerrado el año 2019 mejor que el año anterior e incluso un 29% lo ha hecho con un aumento de facturación superior al 5%.

Las previsiones para este 2020, en pleno contexto de crisis por la covid-19, muestran que las empresas TIC manifiestan más resiliencia que las del resto de sectores. Un 40% de las empresas TIC proyecta un escenario de facturación del ejercicio del 2020 superior al del 2019. Un 17% de estas compañías prevé que este incremento sea por encima del 5%, mientras que un 8% cree que se situará entre el 2,5% y el 5%.

A pesar de ello, el Baròmetre alerta que la falta de talento en el sector TIC puede suponer un freno para la competitividad de las empresas. Cerca del 70% de las empresas TIC incrementaría su facturación si dispusiera de más profesionales formados. Si la anterior edición del Baròmetre ya advertía que no se podría dar respuesta a las necesidades del sector sin abordar los retos del talento, la de este año consolida el talento como un elemento inseparable de la evolución del sector.

Una muestra representativa

Estas son algunas de las conclusiones de la duodécima edición del 'Baròmetre del sector tecnològic a Catalunya' elaborado por el Círculo Tecnológico de Cataluña (CTecno), un indicador que recoge las percepciones y valoraciones de una muestra representativa del tejido empresarial catalán y que ha sido presentado esta mañana por el 'conseller' de Polítiques Digitals i Adminsitració Pública de la Generalitat de Catalunya, Jordi Puigneró, el comisionado de Innovación Digital del Ajuntament de Barcelona, ​​Michael Donaldson, y el presidente de CTecno, Joan Ramon Barrera.

"Los datos del Baròmetre nos confirman que el sector TIC es uno de los más potentes del país: ningún otro sector de la economía catalana ha crecido en empleo como lo ha hecho este sector los últimos 5 años", aseguró el 'conseller' Jordi Puigneró durante la presentación del informe. "Ya sabíamos la importancia que tiene la digitalización en la economía –añadió Puigneró–, pero la pandemia ha significado la visibilización del sector TIC: ha puesto de manifiesto que no solo es aquí, que existe, sino que la transformación digital es una vía imprescindible para cualquier país para afrontar los retos del futuro". Por ello, concluyó el consejero, "la función de la administración es acelerar esta digitalización y, sobre todo, velar para que nadie quede atrás".

En cuanto a la presencia de mujeres en el sector TIC, el Baròmetre sigue evidenciando la escasez de talento femenino en el ámbito tecnológico. Así, a pesar de haber crecido ligeramente respecto de la edición anterior y a pesar del trabajo que se está haciendo en este campo, el talento femenino sigue siendo una asignatura pendiente en las posiciones técnicas, con solo el 8,60%, lo que supone un leve incremento respecto al año pasado (7,9%).

Otro dato relevante que recoge el Baròmetre es el papel esencial de las TIC en el impulso del teletrabajo. Las empresas del sector TIC tienen un 80% de los profesionales teletrabajando, dato que refleja la ventaja que suponen las TIC a la hora de garantizar la continuidad del trabajo y la facturación de las empresas.

Valoración del sector

El tejido empresarial TIC catalán se valora en 6,54 puntos sobre 10, manteniendo los niveles alcanzados durante los últimos años a pesar del contexto de crisis en que nos encontramos. Sigue siendo evidente que para superar este índice de valoración hay que impulsar mejoras estructurales que permitan dar un salto cualitativo en el sector.

En este sentido, el Baròmetre apuesta por la colaboración estrecha entre la empresa y el sector público como clave para contribuir al proceso de digitalización del país e incidir en políticas de creación de talento. Asimismo, el Baròmetre de este año muestra la importancia del fomento de la innovación también en la compra pública y en las infraestructuras y nuevas tecnologías.

Temas Empresas