Tragos de experto

6 consejos para disfrutar a tope de un buen vermut

  • Estas son las recomendaciones de Andreu Culleré, técnico de producción de la cooperativa Tres Cadires, es uno de los artífices de Caràcter, el único vermut ecológico que se vende en Catalunya

Vermut ecológico Caràcter.

Vermut ecológico Caràcter.

Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

Andreu Culleré, técnico de producción de la cooperativa Tres Cadires, es uno de los artífices del único vermut ecológico que se vende en Catalunya: Caràcter. Un nombre muy bien escogido, dado que refleja bien las tierras de Ponent (lleva olivas arbequinas entre sus ingredientes), exhibe un perfil propio de lo más interesante y sus 17 grados alcohólicos le aportan una fuerza poco vista en este tipo de bebidas. Antes de su presentación a través de una gira por toda Catalunya hasta el 3 de julio (puedes consultar la agenda en su web), el experto nos ilustra con seis consejos para disfrutar mejor de un buen vermut.

Andreu Culleré, de la cooperativa Tres Cadires, que acaba de lanzar el vermut ecológico Caràcter.

/

1. La copa

"Para no complicarse la vida, recomiendo un vaso 'on the rocks' o una copa de vino; si quieres tomarlo con hielo, usa el primero porque te será más cómodo, y si lo quieres tomar sin, elige la segunda. Lo suyo es que, según el amargor o los ingredientes, la copa varía de forma para disfrutar de todos sus matices, pero eso solo sucede con copas 'premium' que solo tienen en los restaurantes de alta cocina".


2. El hielo

"Si por mí fuera, no pondría hielo al vermut porque apaga el amargor, los sabores... Además, lo agua. Y el agua es un elemento que entra en juego cuando lo bebes pero que no estaba en los ingredientes del vermut. Así que yo recomiendo servirlo frío, recién salido de la nevera, a una temperatura de entre 8 y 10 grados, en vez de poner cubitos, sobre todo en el caso de los vermuts más complejos, para poder encontrar su esencia en cada trago".


3. El limón o la naranja

"Igual que el hielo no me gusta, una rodajita de limón o naranja no me parece un mal añadido. Al contrario, lo veo interesante. ¿Por qué? Pues porque la piel de estas frutas suele formar parte de los ingredientes con los que se elabora cualquier vermut. Así que, al ponerlos, aportas un plus cítrico al trago. Al fin y al cabo, se trata de encontrar un equilibrio entre el cítrico, el frío y el propio vermut".


4. El maridaje

"Lo típico es acompañarlo con patatas 'chips', con aceitunas... Al ser amargo, puede servir para acompañar un postre dulce, como contraste, como complemento, porque el azúcar que puedes echar en falta en la bebida lo encontrarás en un helado, en un bizcocho... Según los botánicos que lleve el vermut, le irá mejor un bocado u otro. Por ejemplo, los que son más amargos funcionan bien con una granada, incluso con un hilo de vermut por encima, para jugar con el dulce de la fruta y el amargo de la bebida".


5. El momento de beberlo

"El aperitivo es el lugar natural del vermut porque estamos acostumbrados a los tintos tirando a dulces que se usan para ese momento del día, y porque el amargo de sus botánicos abre el apetito. Pero no solo hay que pensar en esta bebida solo para el aperitivo. Los hay para muchos otros momentos, los hay incluso que se toman solos debido a su complejidad, como es el caso de Caràcter, que está pensado para que hable de su territorio a través de sus aromas y su sabor".


Noticias relacionadas

6. La conservación

"Cualquier vermut se puede guardar tranquilamente en casa durante bastante tiempo porque los botánicos son conservantes, y si el grado alcohólico es más o menos alto también ayuda a que dure más, igual que la cantidad de azúcar (a mayor cantidad, mayor guarda). Pero ojo, estos tres elementos tienen que estar bien equilibrados porque si no es así, se estropeará. Por suerte, hoy en día se hacen muy buenos vermuts y eso no suele suceder. Cuanto más tiempo pase en la botella, más redondo, mejor integrados aparecerán los sabores".