En territorio guiri

Restaurante Canaletes: una 'masía' (internacional) en la Rambla

  • El restaurante Canaletes, enfrente de la fuente homónima, ofrece platos con buenos productos de temporada y proximidad pasados por la brasa con algún que otro guiño internacional 

Un poco de aceite para dar el remate final a uno de los platos de Canaletes.

Un poco de aceite para dar el remate final a uno de los platos de Canaletes.

1
Se lee en minutos
Ferran Imedio
Ferran Imedio

Periodista

ver +

El cartel a pie de calle de Canaletes avisa: 'We are not another paella restaurant'. Hay que tener valor para ponerlo justo en ese sitio tan turístico, en La Rambla, delante de la emblemática fuente. Es pronto para saber cómo van a tomar los guiris (abrió en julio) pero los locales se alegrarán de encontrar un sitio con su filosofía gastronómica: producto de temporada que llega de los propios payeses y granjeros y que cocinan en la brasa con algún guiño internacional. "Como una masía en el centro de la ciudad", susurran. Pero cosmopolita, añadiríamos. Así es. 

Las parrillas y el horno de carbón de encina y su aroma de humo te dan la bienvenida en este local de aires rústicos, con una barra bajita junto a los fogones. El producto es top, como ese sensacional contramuslo de pollo a baja temperatura que rematan en la brasa. El pan es realmente de payés, y excelente, lo que justifica uno de sus lemas, 'Say yes al pa de pagès'. El 'hot dog' catalán tamaño XXL (lleva un guiso de butifarra con 'mongetes', 'allioli' suave y cebolla crujiente) justifica la visita. Y son innumerables los platos con ingredientes escalivados.

Salsas ligeras y trabajadas

Noticias relacionadas

Otro detalle destacable es cómo juegan con las salsas, que suelen ser ligeras y trabajadas: la vinagreta de judías de Santa Pau en los puerros pasados por el fuego como si fueran 'calçots', la maravillosa salsa de almendras tostadas en los 'ceps' confitados en el horno de carbón y marcados a la brasa o la 'teriyaki' en la berenjena blanca con copos de amaranto fritos, un guiño al cosmopolitismo del lugar. 

Para acompañar, patata al 'caliu' (enterita) con salsa brava, tomate con aceite y sal, piparras del Maresme confitadas y salteadas, macarrones con queso gratinados… En fin, como en cualquier masía en medio de la Rambla.