23 oct 2020

Ir a contenido

HECHO EN CASA

Una receta en 15 minutos: ensalada Waldorf con yogur

Platos fáciles y resultones con los triunfar y perder poco tiempo

Pau Arenós

Ensalada Waldorf con yogur: foto hecha en casa.

Ensalada Waldorf con yogur: foto hecha en casa. / PAU ARENÓS

QUÉ

Manzanas fuji
Lechugas
Rama de apio
Nueces
Yogur griego
Aceite de oliva
Pimienta
Sal

CÓMO

Para las manzanas: limpia y corta gajos con el cuchillo, conservando la piel.
Para las lechugas: mezcla varias, hoja de roble y mantecosa o trocadero. Corta con las manos como un buen salvaje.
Para las nueces: pártelas por la mitad. Es como abrir cerebros.
Para el apio: elige una rama tierna y hazla pedacitos. El olor característico, que recuerda intimidades, te perforará la nariz.
Para la salsa: mezcla el yogur griego con aceite, pimienta y sal. Consigue una salsa fluida como una crema de belleza.

Emplatado: coloca en la base las lechugas; encima las manzanas y su fulgor en rojo; reparte el apio y las nueces, sal, pimienta y aceite de oliva. Salsea con el yogur enriquecido.

POR QUÉ

La ensalada Waldorf es uno de los (contados) platos universales, platos con apellido que tanto pueden aparecer en un aeropuerto, en un supermercado o en un restaurante engreído.

La receta original fue creada por Oscar Tschirky, 'maître' del Waldorf-Astoria, cuando el mejor hotel de Nueva York ocupaba el espacio donde hoy se alza el Empire State Building. King Kong no tiene papel en esta obra. Las autorías siempre son discutibles: Oscar la publicó en un libro en 1896, sin aclarar la participación del chef ejecutivo de la casa, Edouard Beauchamp.

En el recetario de Oscar, solo tres líneas: pelar y cortar dos manzanas, apio y añadir mayonesa. ¡Y ya está! Manzana-apio-mayonesa, y tira-que-te-vas. Un milagro ese triunfo, solo comprensible por la influencia del hotel y sus clientes.

Seguro que los lectores habrán encontrado una Waldorf con nueces y con un porrón de cosas más. La nuez acostumbra a estar presente en la ensalada (hay que usar más frutos secos) y ha formado parte de los ingredientes de la Waldorf que servían en el Hotel Waldorf de Nueva York (en el nuevo emplazamiento) y que se parecía muy poco a la Waldorf original.

En esta versión, la mayonesa ha sido sustituida por el yogur, más sano. Y la lechuga sirve de cojín y de ampliación de tan pobre convocatoria: manzana-apio-mayonesa.