La relación del manga y el anime con la comida

De Goku a Doraemon, cómo la cocina japonesa nos entró por los ojos

  • Los episodios de 'Dragon Ball' fueron para muchos el primer contacto visual con recetas como los onigiris, el ramen o incluso el sushi

  • La gran mayoría de cómics y series de animación procedentes de Japón confieren a la gastronomía un papel relevante, sea cual sea su temática

  • El salón Manga Barcelona organiza diferentes talleres para aprender a cocinar los grandes clásicos de la cocina japonesa

Goku disfruta de un buen banquete, acompañado de los personajes de la primera temporada de ’Dragon Ball’.

Goku disfruta de un buen banquete, acompañado de los personajes de la primera temporada de ’Dragon Ball’. / Dragon Ball Cafe & Dinner

6
Se lee en minutos
Eduard Palomares

Sushi, ramen, yakisoba, udon, mochis… Aunque ahora parezca mentira, hace 30 años prácticamente nadie hubiera sabido si se trataba de platos o llaves de alguna arte marcial. Sin embargo, hace un poco más de tres décadas también se producía un acontecimiento que bien podría considerarse como el sutil inicio del enamoramiento con la comida japonesa: el estreno de ‘Dragon Ball’ ('Bola de Drac' en Catalunya), que se convertiría en un éxito masivo. Porque Goku se ponía hasta arriba cada vez que podía, y por la pantalla desfilaban recetas que todavía no tenían nombre para la mayoría de espectadores, pero que sin duda entraban por los ojos.

No es el único ejemplo, porque en prácticamente cualquier historia que llega de Japón la comida puede tener un protagonismo más o menos relevante, pero siempre está presente, como se podrá comprobar en Manga Barcelona, que se celebra del 29 de octubre al 1 de noviembre. “El manga y el anime tienen mil temáticas y mil clasificaciones distintas, pero la comida suele ser un tema recurrente, ya sea una historia de acción, bélica, romántica o de cualquier otro tipo, porque forma parte indisociable de la vida cotidiana”, asegura Roger Ortuño, creador de la web Comer Japonés y organizador de los talleres culinarios del salón.

Goku sorbiendo los fideos de un ramen.

/ Archivo

Y eso, poco a poco, fue calando desde la llegada de las primeras series de animación, quizás de forma inconsciente, para que años después se produjera esta ‘boom’ nipón. Incluso Musculman –una serie que solo se emitió en TV3 y Canal 9 en los años 90– necesitaba ajo para activar sus superpoderes y tenía una canción propia para proclamar cada dos por tres su amor por la carne, en concreto, por un estofado de carne y cebolla sobre una base de arroz denominado gyudon. Una canción que, por supuesto, se convirtió en lo que ahora se denominaría viral por los patios de las escuelas.

Doraemon, pasión por los dorayaki

Otro caso paradigmático fue el de Doraemon, fanático del dorayaki, un dulce redondo formado por dos capas de bizcocho y un relleno de pasta de judías. Si cuando se empezaron a emitir las aventuras del gato cósmico en 1994 era un sueño imposible conseguir uno de esos, ahora no es difícil comprarse un buen dorayaki en ciudades como Barcelona.

Montaje con una figura de Doraemon y sus amados dorayaki.

/ Shutterstock

Pero volviendo a Goku, su pasión por la comida (o más bien la de su creador, Akira Toriyama) queda demostrada desde el mismo momento que decide poner a su primer hijo el nombre de Gohan, que es el nombre japonés para designar el arroz cocido. Por si fuera poco, la voz japonesa ‘gokú’ sirve para designar la cantidad anual de arroz que una persona necesita para alimentarse. De hecho, una de las especialidades que no suelen faltar en sus banquetes son los onigiris, bolas de arroz rellenas de carne o pescado, con una tira de alga en la base para comerlas con las manos.

“Recuerdo que me llamaba mucho la atención ver a Goku comiendo los onigiris, que también reciben el nombre de omusubi y que son un plato muy sencillo y típico, pero que aquí no se conocía entonces y mucha gente lo vio en la pantalla por primera vez”, comenta Ortuño. Los personajes de Pokemon también son adictos a estas bolas de arroz, por cierto.

El libro de recetas de ‘Dragon Ball’

Aunque no lo pareciera entonces, tan concentrados como estábamos en los ‘kame-hame-ha’, en ‘Dragon Ball’ aparecen decenas de recetas, muchas de las cuales se han convertido en algo tan habitual como el mismo ramen. Goku sorbía los fideos como si no hubiera mañana y el espectador, sin saberlo, estaba empezando a construir su relación de amor con esta sopa hipernutritiva. Un libro publicado en Francia en el 2019 por el chef Thibaud Villanova recoge todas las recetas que parecen en la serie y las descodifica para poder prepararlas en casa.

Así, en ‘Les recettes légendaires de Dragon Ball’ aparece desde la sopa wonton que Muten Roshi (el ‘follet tortuga’ para los espectadores catalanes) les prepara a sus discípulos después de un entrenamiento hasta un shabu-shabu (la versión japonesa del ‘hot pot’), un curry con buey, un yakimeshi (arroz frito), un takoyaki (bolas de trigo y pulpo)…

Tienda dedicada a Naruto en las Galerías Maldà de Barcelona, con la reproducción de un bar de ramen.

/ Vanesa Carrasquilla

La relación del manga y el anime con la gastronomía no ha aflojado con el paso del tiempo. Uno de los títulos más populares del siglo XXI es ‘Naruto’, que comenzó en formato cómic y tiene también su reflejo en forma de serie y varias películas. Su protagonista homónimo –un chico que quiere convertirse en ninja para aprender a controlar los poderes que le confiere un demonio que tiene en su interior– prácticamente solo se alimenta de ramen de miso. En este sentido, ¿alguien sabe cómo se denomina ese ingrediente del ramen con una espiral dibujada? Naruto, precisamente, y es una pasta prensada de pescado.

Manga gastronómico

Si en ‘Dragon Ball’ o ‘Naruto’ el tema principal son las artes marciales, también existen animes cuya temática es 100% gastronómica. Uno de los primeros en llegar a las televisiones autonómicas fue ‘Mr. Ajikko’, que en catalán se tradujo como ‘El petit xef’, quien rivalizaba con otros cocineros para lograr los mejores platos, que despertaban en sus comensales todo tipo de emociones, recuerdos y estallidos de felicidad. Más actual es ‘Food Wars!: Shokugeki no Sōma’, en el que su joven protagonista estudia en la academia de cocina más dura del mundo para ser mejor chef que su padre. Y en caso poco habitual, también hay un manga que no se ha reconvertido en anime sino en una serie con personajes reales: ‘Gourmet of Solitude’, que se podría traducir como el ‘gourmet solitario’.

Noticias relacionadas

La pregunta que queda por responder es la siguiente: ¿Hubiera triunfado tanto la comida japonesa si las series de animación no hubieran actuado primero de punta de lanza? Seguramente sí, aunque quizás en el subconsciente colectivo quede la idea de que llegaremos a ser tan fuertes y valientes como Goku si nos atiborramos de ramen. Y si no es así, al menos disfrutaremos igual que él.

Dominar el arte de la cocina en Manga Barcelona

Otra prueba más de la relación del manga y el anime con la gastronomía queda reflejada en el programa de actividades de Manga Barcelona, que se celebra el próximo fin de semana y que cuenta con un apartado dedicado exclusivamente a los talleres culinarios, de la mano de algunos de los mejores especialistas. Por ejemplo, Shizue Kusano, del restaurante especializado en onigiris Musubiya, enseñará a preparar estas bolas de arroz que tanto le gustan a Goku. También se podrá aprender a cocinar todos los ‘grandes éxitos’ de la cocina nipona: sopa de miso, yakisoba, curry japonés, gyozas, diversos tipos de sushi, okonomiyaki y, por supuesto, ramen.

De hecho, uno de los grandes momentos del salón suele ser el concurso Slurping Ramen, es decir, de sorbedores de fideos. También habrá espacio para el dulce de la mano de las especialistas del Oyatsu Lab, con talleres dedicados al ‘cotton cheesecake’ –el pastel de queso propio de Japón, más esponjoso y tembloroso– o a los mochis. Y tampoco faltará la degustación de sakes. Todo el programa para dominar el arte de la cocina japonesa y los horarios se pueden consultar en su página web.