Nuevo tratamiento para mantener la fertilidad en pacientes con cáncer de endometrio

Nuevo tratamiento para mantener la fertilidad en pacientes con cáncer de endometrio
3
Se lee en minutos

El cáncer de endometrio es el tumor ginecológico más frecuente en los países desarrollados. Es el cuarto tumor con más incidencia en las mujeres por detrás del de mama, el de colon y el de pulmón.

En España, se detectan anualmente 6.784 casos y supone la novena causa de muerte por cáncer en las mujeres en nuestro país.

Te puede interesar: Endometriosis: los múltiples efectos del dolor ginecológico

Aunque se presenta mayoritariamente en mujeres posmenopáusicas, la edad de presentación está disminuyendo.

Esto es consecuencia fundamentalmente, de los cambios alimentarios y de estilo de vida cada vez más patentes en nuestra sociedad occidental.

Al mismo tiempo, estamos asistiendo en los países desarrollados a un progresivo retraso en la edad media de la maternidad.

Así, las mujeres jóvenes suponen entre el 10-15% de pacientes con cáncer de endometrio diagnosticado.

Este tipo de pacientes tienen un mejor pronóstico, con tasas de supervivencia superiores al 95%, que las pacientes de mayor edad, ya que suele presentarse en estadios precoces y bien diferenciados.

Pero al ir apareciendo en edades más tempranas el cáncer de endometrio afecta a la capacidad reproductiva de las mujeres.

Una alternativa para lograr ser madre

Con el fin de dar solución al deseo de las pacientes de ser madres, el Servicio de Ginecología Oncológica del Hospital Universitari i Politècnic La Fe lidera un estudio multicéntrico restrospectivo de preservación de la fertilidad entre pacientes con cáncer de endometrio que se encuentran en edad reproductiva.

El estudio, que incluyó a 72 mujeres procedentes de 16 hospitales de referencia en Ginecología Oncológica de toda España, ha tenido como resultado una tasa global de gestación cercana al 75% entre las pacientes que responden al tratamiento de preservación de la fertilidad, y una tasa de recién nacidos vivos del 65%.

Según explica la doctora Tiermes Marina, especialista de La Fe que ha participado en el estudio y ha elaborado su tesis doctoral en base a él, «estos resultados son excelentes gracias, en parte, al uso de técnicas de reproducción asistida. Por lo tanto, para los pacientes que logran una respuesta completa al tratamiento, debe fomentarse la concepción y deben ser remitidas a la Unidad de Reproducción».

Resultados prometedores

El tratamiento estándar para este tipo de pacientes es quirúrgico y consiste en la extirpación del útero y los ovarios.

En cambio, el Hospital La Fe ofrece a las pacientes una opción terapéutica conservadora alternativa basada en tratar a la mujer con progestágenos orales o locales.

Esta opción más conservadora se considera sólo en al caso de que la paciente cumpla una serie de requisitos muy estrictos.

En concreto, explica la doctora Marina, «pacientes con diagnóstico histológico de carcinoma endometrial bien diferenciado en estadio inicial o cuando el tumor se encuentra confinado en el útero, y no existe infiltración del miometrio ni sospecha de afectación metastásica».

Los resultados oncológicos con este tratamiento, añade la doctora Marina, «también son muy prometedores, con una tasa de supervivencia global y supervivencia libre de enfermedad de las pacientes incluidas en el estudio similar a la de las mujeres tratadas con tratamiento quirúrgico estándar, lo que indica que es una opción segura si las candidatas son seleccionadas de forma rigurosa».

Es decir, a estas pacientes se les somete a una valoración previa multidisciplinar. Se les informa de que se trata de un enfoque no estándar y de que tienen que estar dispuestas a aceptar un seguimiento exhaustivo durante y después del tratamiento.

Noticias relacionadas

También se les indica de la necesidad de completar el tratamiento quirúrgico definitivo en caso de fracaso del tratamiento y/o después del embarazo.

En el Hospital La Fe, anualmente, se manejan con este tratamiento conservador una media de entre 5 y 7 pacientes menores de 45 años con cáncer de endometrio o su lesión precursora, la hiperplasia endometrial, que no han cumplido su deseo genésico o que quieren ser madres.