Migraña: Cómo saber que viene, cómo reconocer las causas y cómo tratarla

Migraña: Cómo saber que viene, cómo reconocer las causas y cómo tratarla
7
Se lee en minutos

La migraña es un trastorno crónico que constituye la tercera enfermedad más prevalente en el mundo y la primera causa de discapacidad en adultos menores de 50 años.

Además, la migraña es una de las cefaleas primarias más habituales. Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) en España la padecen alrededor de 5 millones de personas.

Te puede interesar: Cambiar las carnes rojas por pescado azul puede disminuir la migraña.

De ellos, 1,5 millones la sufren en su forma crónica, o lo que es lo mismo, tienen dolor de cabeza más de 15 días al mes.

Esto provoca una elevada discapacidad que no es reconocida de manera suficiente y que empeora significativamente la calidad de vida.

Nadie está libre de padecer migraña. Afecta a personas de todo tipo de edades y géneros, aunque en su mayoría, son mujeres (80% de los casos, aproximadamente), de mediana edad (20 – 50 años), una etapa vital desde el punto de vista laboral y familiar.

¿Cuáles son los síntomas?

«Los síntomas de la migraña (cefalea, malestar, náuseas, vómitos, intolerancia a la luz, olores o sonidos, entre otros), producen una importante limitación en la actividad diaria de quien las sufre, obligando a reducirla en más del 50% de las ocasiones y precisando de reposo en cama hasta en el 20-30% de los casos», explica el doctor Pablo Irimia, Coordinador del Grupo de Estudio de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología.

«Por lo tanto, se trata de una enfermedad cuyas crisis de dolor de cabeza provocan un gran impacto en el paciente, tanto en aspectos físicos, emocionales y sociales, como con la familia, trabajo y relaciones sociales e incluso podrían determinar limitaciones en la educación o en el desarrollo profesional por su inicio precoz, en muchos casos en la infancia o la adolescencia», señala el experto.

No es de extrañar, por lo tanto, que la migraña sea el motivo neurológico de consulta más frecuente en nuestro país.

Me avisa el cuerpo con antelación?

A veces las migrañas avisan con tiempo, y ocurre con cierta frecuencia que uno o dos días antes de que se desencadene es posible que notemos cambios que sirven de aviso. Entre otros:

  • Estreñimiento

  • Cambios de estado de ánimo, de depresión a euforia

  • Antojos de comida

  • Rigidez en el cuello

  • Aumento de la sed y de la micción

  • Bostezos frecuentes

¿Siempre viene acompañada del aura?

Es muy frecuente aunque no siempre igual. Para algunas personas el aura puede ocurrir antes o durante las migrañas. El aura es un síntoma reversible del sistema nervioso. Generalmente, son visuales, pero también pueden incluir otras alteraciones.

Por lo general, cada síntoma comienza de forma gradual, se incrementa durante unos minutos y dura entre 20 y 60 minutos.

Ejemplos de aura de migraña:

  • Fenómenos visuales, como la visualización de varias formas

  • Puntos brillantes o destellos de luz

  • Pérdida de la visión

  • Sensaciones de hormigueo en un brazo o una pierna

  • Entumecimiento o debilidad en el rosto o en un lado del cuerpo

  • Dificultad para hablar Sensación de oír ruidos o música

  • Sacudidas u otros movimientos incontrolables

Cómo es y cuanto dura un ataque

Una migraña suele durar de cuatro a 72 horas si no se trata. La frecuencia con la que ocurren las migrañas varía de una persona a otra. Las migrañas pueden ser poco frecuentes o aparecer varias veces al mes.

Durante una migraña, podrías presentar estos síntomas:

  • Dolor generalmente en un lado de la cabeza, pero a menudo en ambos lados

  • Dolor que palpita o late Sensibilidad a la luz, al sonido y, a veces, al olfato y al tacto

  • Náuseas y vómitos

Identificación de los detonantes

Aunque la migraña es una enfermedad recurrente y episódica que no tiene cura, en general, se trata de una enfermedad que con un tratamiento adecuado puede controlarse para permitir una aceptable calidad de vida.

Y uno de los principales pasos en el tratamiento de la migraña es la identificación de los posibles factores desencadenantes de las crisis.

Aunque éstos son muy variados y complejos, son particulares de cada enfermo y no siempre originan una crisis migrañosa en un paciente determinado, los cinco factores identificados como más comunes desencadenantes de migraña son:

  • El estrés.

  • El ayuno.

  • Los cambios atmosféricos.

  • Los factores relacionados con el sueño.

  • Los cambios hormonales en el caso de las mujeres.

La falta de diagnóstico y la automedicación provocan cronificación

Los porcentajes que aportan los neurólogos sobre la migraña ponen de manifiesto la importancia de esta patología.

Más del 80% de los pacientes con migraña sufre algún grado de discapacidad, más del 50% presenta una discapacidad grave o muy grave. Además, es la principal causa de años vividos con discapacidad en personas menores de 50 años.

Y a pesar de ello, desde la SEN señalan que más de un 40% de las personas que padecen migraña en España están aún sin diagnosticar y al menos un 25% de los pacientes no ha consultado nunca su dolencia con el médico.

«La falta de diagnóstico y, por consiguiente, la automedicación es uno de los principales motivos de cronificación de la migraña. Cada año, un 3% de las personas de las personas que padecen migraña relativamente poco frecuente o episódica, pasan a desarrollar una forma crónica de esta enfermedad (con dolor casi a diario), con lo que esto supone para los pacientes: mayor discapacidad y pérdida de productividad, un mayor número de consultas médicas, hospitalizaciones, … «, explica el doctor Pablo Irimia

«Por lo tanto es fundamental que los pacientes obtengan un diagnóstico correcto de su enfermedad, lo que permitirá analizar y evitar los factores modificables que pueden influir en la cronificación de este tipo de cefalea, así como actuar sobre ellos para modificar su curso evolutivo».

Y es que la migraña es el tipo de cefalea que con más frecuencia deviene en abuso de medicación. Pero no sólo la automedicación contribuye a la cronificación de las migrañas, sino otra serie de factores como:

  • La obesidad.

  • Los trastornos afectivos.

  • La existencia de roncopatía y/o síndrome de apnea del sueño.

¿Qué hacer para evitar la migraña?

Por lo tanto, mantener unos hábitos de vida regulares, realizar ejercicio físico, evitar el ayuno y tratar de evitar aquellos desencadenantes que se hayan identificado para cada paciente como generador de crisis, son el primer paso para observar una mejoría en la enfermedad.

«En todo caso, en muy pocas ocasiones será posible controlar la migraña solo con estos consejos. El tratamiento sintomático de las crisis suele ser obligatorio para casi todos los pacientes con migraña y éste ha de ser individualizado para cada paciente y para cada crisis: no todos los pacientes requieren el mismo tratamiento para todos los episodios, por lo que encontrar una medicación efectiva puede ser relativamente sencillo en pacientes con crisis leves o moderadas, o precisar varios intentos antes de encontrar un tratamiento satisfactorio en pacientes con crisis más severas» comenta el doctor Irimia.

«Lamentablemente, y según datos del último estudio realizado por el Grupo de Estudio de Cefaleas de la SEN, en España, sólo un 17% de los pacientes utiliza una medicación correcta para el tratamiento sintomático de las crisis de migraña”, lamenta el especialista.

Tratamientos preventivos

Pero en muchos casos, el tratamiento sintomático que se inicia cuando aparecen los primeros síntomas de la migraña, no es suficiente.

Se calcula que al menos un 25% de los pacientes que consultan por migraña al especialista de neurología necesita tratamiento preventivo.

Éste tiene como objetivo fundamental reducir la frecuencia de las crisis, el número de días con cefalea y hacer que éstas sean más leves y, por tanto, más fáciles de manejar.

Sin embargo, el tratamiento preventivo es la asignatura pendiente en este campo: se calcula que solo lo recibe alrededor del 15% de los pacientes que consultan al médico de atención primaria en España.

¿Y quién es candidato a estos tratamientos preventivos? Pues todos aquellos pacientes que sufran al menos tres o más crisis de migraña al mes, o en pacientes con menos crisis pero que sean de varios días de duración, intensas y con pobre respuesta o intolerancia a la medicación sintomática.

Noticias relacionadas

Finalmente señalar que, en los últimos meses han surgido algunas dudas por parte de pacientes, médicos de familia y neurólogos sobre la posibilidad de que algunos de los fármacos que habitualmente se utilizan en las cefaleas puedan facilitar o complicar la infección por el SARS-CoV-2.

Actualmente no existe ningún argumento científico robusto para contraindicar formalmente ninguno de los tratamientos que se emplean.