A punto de estrenar

Dos informes de la UPC cuestionan un 'show' de luces de Navidad en un jardín protegido de Barcelona

Pedralbes volverá a acoger el 'show' privado de luces de Navidad cuestionado por los vecinos

Barcelona sale al rescate del ‘show’ privado de luces de Navidad que el Govern desechó

Dos trabajadores preparando la instalación lumínica del espectáculo Natura Encesa, en los jardines de Torre Girona, en Barcelona.

Dos trabajadores preparando la instalación lumínica del espectáculo Natura Encesa, en los jardines de Torre Girona, en Barcelona. / JORDI OTIX

Jordi Ribalaygue

Jordi Ribalaygue

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Un espectáculo con 800 focos de luz, láseres, proyectores y cientos de kilómetros de cable está tomando cuerpo en un parque público de Barcelona, protegido por declararse de interés urbanístico y singular por la vegetación y los animales que alberga. Tras obtener el permiso del Ayuntamiento, la empresa Naturaleza Encendida SL monta desde finales de octubre el circuito lumínico que ocupará gran parte de los jardines de Torre Girona, en Pedralbes. El ‘show’ Natura Encesa se desplegará sobre 17.538 metros cuadrados de arboleda, con exhibiciones del 20 de noviembre al 21 de enero. 

La Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) afinca su rectorado dentro de la misma zona verde y discrepa con que el recorrido se asiente pegado a su sede durante dos meses. Advierte que se trata de un paraje boscoso “frágil”. Entre otras peticiones, reclama al Ayuntamiento que el trayecto de luz “no afecte en ningún caso a la vegetación del espacio ni la fauna”. Aboga por que “si es necesario, se reduzcan aforos”. También apremia a garantizar una “mínima alteración” a la actividad universitaria, el Supercomputing center -un potente supercomputador alojado en la antigua capilla de Torre Girona- y los vecinos.

El gobierno del alcalde Jaume Collboni responde que vela “en todo momento por preservar la flora y la fauna” del lugar. Esgrime que los promotores cumplen con los requisitos exigidos. Por su parte, Naturaleza Encendida contesta que colabora con la UPC. Destaca que, al presentar su proyecto al concurso que el Ayuntamiento abrió en verano, introdujo cambios sugeridos por la universidad “para convivir de forma armónica” en el parque.

Conclusiones críticas

La UPC ha informado al distrito de Les Corts de los resultados de un informe interno y otro externo, que chequean el impacto del itinerario lumínico sobre los jardines. “Cuestionan la adecuación de la actividad propuesta a las dinámicas de uso universitario del edificio del rectorado y a la protección de la biodiversidad del espacio”, señala la universidad.

Un operario instala una de las figuras de luz del espectáculo de Natura Encesa, en los jardines de Torre Girona, en Barcelona.

Un operario instala una de las figuras de luz del espectáculo de Natura Encesa, en los jardines de Torre Girona, en Barcelona. / JORDI OTIX

EL PERIÓDICO ha podido consultar ambos dictámenes. Sus conclusiones son críticas. En su diagnóstico, la UPC alude a que “se han observado un mínimo de 65 especies y hasta 38 de ellas, especies protegidas”, a las que está prohibido perjudicar o modificar el hábitat por ley, blande. “El informe de impacto del festival obvia la riqueza y diversidad ecológica de los jardines de Torre Girona […], sin considerar la fauna nocturna, la fauna invernante y la residente todo el año, que precisamente es la que se verá afectada por las actividades nocturnas e invernales de esta instalación”, alerta el estudio de la universidad. 

“La conservación de la fauna salvaje autóctona ha requerido años” en el parque, subraya el documento. “Con la instalación y realización del festival, existe un riesgo muy alto de que la fauna existente se vea afectada en sus funciones e, incluso, que desaparezca del espacio”, previene. Cree que la iluminación de las más de 500 figuras del circuito provocará una “contaminación lumínica” que inducirá a la “alteración del normal ritmo biológico” de las aves, los mamíferos, los anfibios y los invertebrados que habitan el paraje. “Hará que no usen como ahora la zona para descansar, conseguir sus presas, etcétera, y las hará huir”, augura.

“Riesgo de incendio”

Natura Encesa programará pases diarios cada 15 minutos de 18.00 a 22.45 horas, con 200 espectadores por cada uno y un aforo total de 4.000 personas. Las entradas se venden a precios entre 14 y 30 euros. “La presencia de 4.750 personas diarias, 300.000 en 63 días, supondrá la eliminación de la vegetación a lo largo del recorrido, por la acción de las pisadas continuas durante todo el período del festival, la compactación del suelo a lo largo del itinerario y la consecuente limitación de la infiltración de humedad necesaria para el bosque”, advierte el informe de la UPC.

En paralelo, la universidad encargó otro dictamen a la consultora de servicios ambientales Aprèn. Sostiene que, de las 21 instalaciones del trayecto lumínico, “15 presentan incompatibilidades con la vegetación o la fauna”. Juzga “evidente que los jardines de Torre Girona no son el lugar idóneo” para el evento, que comportará “una aglomeración excesiva” y un “elevadísimo impacto sobre el suelo y la vegetación”.

El informe externo apunta que “el importante paso de personas y materiales” amenaza con propagar plantas invasoras ya localizadas en el parque por aún más superficie. Plantea también que se examine la "peligrosidad" de un gran cedro que "presenta riesgo de caída sobre los visitantes".  

El rectorado de la UPC en los jardines de Torre Girona, en Barcelona.

El rectorado de la UPC en los jardines de Torre Girona, en Barcelona. / JORDI OTIX

La UPC teme que la “hiperfrecuentación” conlleve un “vertido incontrolado de residuos”, “ruido” e, incluso, un “aumento del riesgo de incendio” en el parque, “lleno de hojarasca de pino” y con especies “altamente inflamables”. Agrega la “sequía generalizada” y "la posibilidad de que se tiren colillas al suelo”. 

La universidad también recela de que se cometan “agresiones a la vegetación”. Subraya que la peculiaridad del arbolado del terreno -con cuatro conjuntos catalogados- implica que “en caso de muerte de ejemplares, no se podrá compensar el impacto volviendo a plantarlos de un vivero”. Insta a que las obras para el ‘show’ no remuevan tierra ni aplanen parcelas, “ni ninguna otra acción que suponga agresiones al sotobosque”, tampoco "la eliminación de ejemplares”.

Naturaleza Encendida replica que no ha talado ningún árbol, que ha desbrozado un terreno que asegura que halló sucio y que procura “el menor impacto sobre fauna y flora”. El consistorio apostilla que la empresa presentó “medidas correctoras y compensatorias” para recabar la autorización del Departament d’Acció Climàtica. Promete un "seguimiento exhaustivo" y que la promotora deberá reparar los desperfectos si se producen.

La UPC urge a que, una vez concluya Natura Encesa, “se trabaje de forma inmediata” para salvaguardar el espacio. La universidad propone un plan de usos y aumentar el nivel de protección de los jardines.