Alternativa al 'flirteo online'

Locales donde (aún) se puede ligar presencialmente en Barcelona

BARCELONA | Capital de las 'citas Tinder': quién, cómo y por qué aquí crece tanto

TESTIMONIOS | 'Historias Tinder' con final feliz: "Si estuviera soltera, lo volvería a hacer"

FUROR EXPAT | Los internacionales impulsan las 'citas Tinder': "Lo instalé en cuanto aterricé"

CONSEJOS | Dónde quedar para una primera cita tras un 'match' digital en Barcelona

Imagen de archivo de Opium, la mayor 'disco' de Barcelona, y de donde han salido muchas parejas.

Imagen de archivo de Opium, la mayor 'disco' de Barcelona, y de donde han salido muchas parejas.

Patricia Castán

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Con una aplicación puedo elegir entre un carrusel de hombres, filtrar los que no me interesan, ganar tiempo... Pero hay momentos en que echas de menos el ritual de la conquista", resume Elena H., de 37 años y divorciada hace tres. Su generación aún cultivó las largas noches de bares, tascas y "caza", que además de divertirla alimentaban su autoestima. "Y es agotador perder tiempo en citas que han mentido sobre su edad, que ponen fotos de hace años o con filtros, o sus intereses, porque te dicen que la lectura es su pasión y no saben ni qué escribió García Márquez", resume. Defiende a capa y espada una buena salida "cara a cara" en locales como Luz de Gas, dejando de lado gimnasios, cursillos, voluntariados y otros ámbitos donde también hay opciones de conocer a alguien, aunque más restringidas.

Este es uno de los tradicionales templos del ligoteo barcelonés, porque tiene un público más adulto que la mayoría de discotecas juveniles de la ciudad. Y porque además de un ambiente divertido y buenas actuaciones, abundan solteros y separados dispuestos a conocer gente. Se podría decir que es casi imposible acudir y no entablar conversación entre copas o bailes.

Desde BN Grup, que integra restaurantes y algunas coctelerías y locales en Barcelona, Adrià Bonell es un aventajado empresario y observador de la evolución del ligue en el ámbito del ocio. "Cada vez hay menos bares, menos espacios donde conocer a alguien, y más gente que se ha acostumbrado a las redes sociales y aplicaciones y tiene miedo o vergüenza de acercarse a alguien que no conoce". Como se resiste a la extinción de los modelos tradicionales y a la liturgia de la conquista, la brinda en bandeja para que muchos barceloneses superen la "pereza", prejuicios o barreras del ligue presencial. Organiza mil y una excusas en sus locales para "facilitar" los acercamientos.

Idiomas y otras 'excusas'

Por ejemplo, en la Estació de França cada viernes (de 20.00 a 24.00 horas) monta un 'intercambio de idiomas' para propiciar el encuentro de autóctonos y 'expats'. Es tan viable aprender inglés o catalán como encontrar pareja... También orquesta sesiones de 'speed dating': se cronometran tiempos para conocer individualmente a otras personas, en citas cruzadas, y al final si hay coincidiencias en la elección, se abre una puerta al ligue. Además orquesta sesiones de cata de vinos y otras 'excusas' para la interacción en cualquiera de sus tres Jardinets (Aribau, Gràcia o Born), coctelerías-bar muy coloridas que propician conocer gente. Y escenario de muchos flechazos, especialmente en Aribau.

Buenas plataformas físicas de conquista las brinda también la discoteca Opium, la mayor de Barcelona y con una enorme proporción de turistas dispuestos a añadir una experiencia a su estancia en Barcelona, a la vez que se disfruta de una de las mejores pistas de baile. Muy cerca, Carpe Diem ofrece la versión en pequeño formato, con mucha gente guapa, modelos, y un espectro de edad un poco más alto. Y en la calle de Tuset, los más jóvenes interactúan sin piedad en Bling Bling y Sutton.

En algunos locales organizan actividades para 'singles' a sabiendas de que hay gente que rechaza el ligue digital pero a la que da vergüenza el ritual de conquista física

No obstante, el modelo de noctámbulo local a la caza tiende a la extinción. "Cada vez más la gente sale con su propio grupo, incluso con la pareja, y busca el mejor discjoquei, diversión, mesas privadas, baile...", señala un empresario de la zona.

Para quienes prefieren un marco tranquilo pero propicio, no hay que perder de vista locales como Alquimia Barcelona, donde en sus sesiones de tarot y quiromancia uno puede acabar encontrando 'señales' del destino y al amor de su vida en la mesa de al lado, al calor de un buen cóctel.

Meetic, de hecho, organiza encuentros (sin coste) para favorecer la interacción de los más tímidos, con un animador. El próximo será este jueves, a partir de las 19.00h, en el Snooker del Eixample, con el gancho de una noche de billar y copas.

Ambiente en la reciente reapertura de La Paloma, donde es posible bailar y conocer personas de todas las edades.

Ambiente en la pista de La Paloma, en su sesión dominical de bailes de salón, donde el público maduro puede divertirse y conocer gente. / La Paloma

La ruta LGTBI ha perdido escenarios históricos, pero atrinchera sesiones 'disco' infalibles como la de los viernes noche en City Hall, con mucha purpurina y ambiente muy divertido (Dirty Disco), y con una versión algo más picante los domingos (The black room). Pero para aproximaciones presenciales también hay muchas oportunidades diurnas en verano en la playa de la Mar Bella.

Incluso el público de más edad, como los jubilados con espíritu festivo, han engrosado recientemente sus posibilidades de conocer a potenciales parejas a ritmo de baile de salón, con la recuperación de las míticas sesiones de La Paloma, ahora los domingos, con orquesta incluida.