Instalación a debate

Vecinos y hosteleros se enzarzan por las estufas en las terrazas de Barcelona

  • El Gremi de Restauració critica a la FAVB por reclamar la prohibición inmediata de los calentadores

Una estufa en la terraza de un restaurante de Barcelona.

Una estufa en la terraza de un restaurante de Barcelona. / JOAN PUIG

1
Se lee en minutos
El Periódico

El retorno de las estufas a las terrazas de Barcelona calienta de nuevo el debate entre las asociaciones de vecinos y de hosteleros. La Federació d'Associacions de Veïns de Barcelona (FAVB) y el Gremi de Restauració de Barcelona se han enredado esta semana en una discusión sobre la retirada de los calentadores: mientras que la organización vecinal ha instado a adelantar la prohibición al próximo enero, la organización representativa de los restauradores aboga por seguir dando los dos años de margen acordados ahora para que los establecimientos se adapten al veto, previsto a partir del 1 de enero de 2025.

Frente a la petición de la FAVB para avanzar la medida para reducir la contaminación y el consumo de energía, el Gremi de Restauració esgrime que el compromiso para que las estufas de combustión desaparezcan a partir de 2025 se suscribió hace cuatro años. Destaca que une al gobierno municipal, a los partidos de la oposición y al sector hostelero. De aquí a algo más de dos años, sí se permitirán las estufas eléctricas.

Noticias relacionadas

El gremio señala que la FAVB ya planteó sin éxito adelantar la prohibición de las estufas en 2018, "con la intención de sabotear el pacto de las terrazas", acusa. “Es muy curioso que la FAVB, después de haber fracasado en su intento de buscar legitimación ciudadana, pretenda ahora un pacto de despachos y de espaldas a la gente de aquellos que tanto criticaba la nueva política”, ha cuestionado el director del Gremi de Restauració, Roger Pallarols.

Por el contrario, la FAVB sostiene que las estufas de combustión contaminan "muchísimo" y son "un desperdicio energético de difícil justificación". El Gremi de Restauració ha replicado que la federación de entidades vecinales "se desacredita a sí misma" con sus posicionamientos. "La cruzada que están protagonizando contra todo aquello que huela a restauración o actividad económica contrasta con la soltura con que la ciudadanía frecuenta los bares y los restaurantes", opone la patronal.